#1JPJ: Revancha y monólogo brasileño sobre la arena

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 4 diciembre, 2021 |
0
Reyes y Díaz dejaron tremenda impresión, a pesar del revés en la final / FOTO Roberto Morejón (Jit)

Muy lejos de sus presentaciones anteriores, quedó la dupla cubana de Luis Enrique Reyes Rodríguez y Noslen Díaz Amaro, en la final del voleibol de playa, de los I Juegos panamericanos júnior Cali-Valle 2021.

Cuatro victorias al hilo hasta llegar a la disputa del título, de esta tarde, habían eslabonado Reyes y Díaz, quienes volvían a verse las caras con los hermanos Rafael y Renato Lima de Carvalho, de Brasil. Coincidentemente, frente a los mismos rivales que sudaron muchísimo para imponerse en time break, en el segundo encuentro de la fase de grupos.

Ese sonado triunfo llenó de optimismo a los parciales antillanos, porque se había conseguido sobre la pareja más laureada y experimentada que participaba en la lid. Pero el revés no restaba a la condición de principales candidatos a la medalla de oro de los brasileños.

Apenas unos minutos -32, según la anotación oficial- les alcanzó para demostrar con un monólogo ese favoritismo sobre la improvisada cancha, ratificado con un juego más exacto e inteligente que sus contrarios de turno.

Pizarras de 21-17 y 21-15 evidencian la superioridad con el que los Lima de Carvalho tomaron desquite. Y la revancha fue más fácil de lo imaginado, nada que ver con el resultado anterior (21-18, 20-22 y 15-17).

Asimismo, impresionaron la movilidad y buen posicionamiento de los vencedores sobre el terreno, sin dejar brechas ante la ofensiva antillana que, además, no encontraba recursos para salir airosa.

Continuos errores tácticos y no forzados marcaron el accionar de Luis Enrique y Noslen, desde el mismo comienzo del partido; sin olvidar, la muralla que a ratos colocaba Renato sobre los ataques del espigado Díaz.

Así concluía la aventura cubana en el “voli” playero de la arena caleña, que deparó un segundo lugar para los varones, mientras las muchachitas quedaban eliminadas. Sin embargo, lo visto allí confirma que hay talento por arrobas. Solo resta pulirlo y buscarle más oportunidades, sobre todo, más allá de nuestras fronteras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *