2018, buen año para el cine cubano

Share Button
Por | 27 diciembre, 2018 |
0
La Habana (PL).- Los largometrajes cubanos de ficción ¿Por qué lloran mis amigas? y Sergio & Serguei conquistaron los corazones del público en 2018 dentro y fuera de la isla.

La primera mitad del año sin dudas, estuvo marcada por la eficiencia de ambas realizaciones para conectar con públicos de distintas generaciones y procedencias.

Para todos resultó evidente que la cineasta Magda González concibió ¿Por qué lloran mis amigas? desde la honestidad y a favor de la diversidad de criterios y la amistad.

Aunque protagonizada por grandes actrices cubanas como Luisa María Jiménez, Edith Massola, Amarilys Núñez y Yasmín Gómez, la obra no se centró en problemáticas de género pues la directora logró compartir reflexiones sobre temas que tocan a la humanidad.

Tras cosechar varios lauros en eventos internacionales Sergio & Serguei, de Ernesto Daranas, llegó a los principales cines del país con un hermoso alegato sobre la amistad, la solidaridad y el humanismo, por encima de cualquier creencia política o necesidad material.

Al elegir como narradora a una niña, el realizador evitó que la precariedad económica de la década de 1990 y el trauma que significó la desaparición de la Unión Soviética para la generación cubana adulta del momento, condujeran al espectador a una depresión; por el contrario, ponderó los valores humanos y el optimismo.

Gracias al desempeño actoral de Tomás Cao, Héctor Noas, Mario Guerra, Yuliet Cruz, Ana Gloria Buduén, Armando Miguel Gómez, Camila Arteche y Ailín de la Caridad Rodríguez, y al guion de Daranas, el espectador consigue identificarse con la mayoría de los personajes.

Vale destacar la actuación especial del actor estadounidense Ron Perlman en el papel de un periodista judío residente en Nueva York cuyas investigaciones revelan diferentes formas de corrupción de su propio gobierno.

El personaje de Peter conforma una tríada con el cubano Sergio y el ruso Serguei que permitirá resolver, con final feliz, uno de los conflictos del drama.

Por otra parte, tres obras de la muestra cubana presentada en el 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano recibieron -compartido- el Premio Especial del Jurado del certamen, ellas fueron Insumisas, de Fernando Pérez y la realizadora suiza Laura Cazador; Inocencia de Alejandro Gil y Nido de Mantis, de Arturo Soto.

A partir de sucesos reales, Insumisas se adentra en la vida de una mujer suiza que llegó a la oriental ciudad cubana de Baracoa, a principios del siglo XIX, vestida de hombre, y bajo el nombre de Enrique Faber ejerció con éxito la medicina, e incluso llegó a casarse con una joven local.

La carrera de cirujano estaba vedada a las mujeres en aquel entonces y la Faber adoptó una identidad masculina para poder estudiarla en París, donde se apegó a los ideales de la Revolución Francesa (Libertad, igualdad, fraternidad).

Tras poner en práctica su profesión en las guerras napoleónicas, Faber se subió en un velero rumbo a América y se estableció en Cuba, donde ‘el doctor francés’ despertó la envidia de los locales y recibió presiones de todo tipo.

Además, trascendió disímiles limitaciones sociales y morales de la época, para intentar vivir en paz, a su gusto y ayudar a otras personas.

La película de 92 minutos contó con un reparto integrado por la actriz francesa Sylvie Testud y los cubanos Yeni Soria, Mario Guerra, Héctor Noas, Giselle González y Corina Mestre, entre otros artistas.

El filme obtuvo una Mención Especial del Premio Glauber Rocha, auspiciado por la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina y el Premio Súmate de la campaña ‘Por una vida sin violencia’.

Quizás para saldar una de las deudas que el cine cubano tiene con la historia del país caribeño, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) apoyó la creación de una película inspirada en el injusto fusilamiento de ocho estudiantes de Medicina, en 1871, por las autoridades coloniales españolas en La Habana.

En sintonía con el conmovedor suceso, el filme se titula Inocencia y el director se entregó a una laboriosa investigación de textos, cartas y prensa de la época, entre otros documentos, por ello la obra clasifica como largometraje de ficción basado en hechos reales.

Baste decir que los estudiantes Alonso Álvarez de la Campa, José de Marcos y Medina, Carlos Augusto de la Torre, Eladio González y Toledo, Pascual Rodríguez y Pérez, Anacleto Bermúdez, Ángel Laborde y Carlos Verdugo, tenían tan solo de 17 a 21 años de edad cuando fueron sentenciados sin pruebas de delito alguno.

La cinta narra dos historias en paralelo: la acontecida en 1871, que culmina en el fusilamiento, y la transcurrida 16 años después, cuando Fermín Valdés Domínguez, otro estudiante de medicina igualmente acusado pero condenado a prisión, lucha por demostrar la inocencia de aquellos jóvenes.

Inocencia conquistó el Premio del Público de la 40 edición del Festival, entre otros galardones.

Ahora, el público cubano espera el estreno en salas de todo el país de la película, igual que de Insumisas, Nido de Mantis y Yuli, otra coproducción del Icaic con entidades de España, Francia, Alemania y Reino Unido, distinguida con cinco nominaciones a los Goyas.

El comité organizador del recién acontecido 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano tuvo que hacer una excepción con Yuli y proyectarla más veces de lo previsto. Aún así, mucho público se quedó afuera de los cines en La Habana, sin poder ver el filme inspirado en la vida del bailarín cubano Carlos Acosta.

Si algo dejó claro el Festival de 2018 fue un buen año para la cinematografía cubana. Las colas alrededor de las propuestas nacionales recuperaron ingredientes de antaño, cuando la única posibilidad de disfrutar ciertos filmes era yendo al cine.

Los estrenos generales están previstos para 2019, año en el cual debe concluirse en Cuba una cinta de ficción que recrea hechos reales de mediados del siglo XIX y gira en torno a una de las personalidades de la lucha independentista, Ignacio Agramonte, cuyo apodo da nombre al filme: El mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *