503 Aniversario de Bayamo: ¡Confesiones!

Share Button
Por Redacción La Demajagua | 5 noviembre, 2016 |
0

BayamoHoy quiero confesarles uno de mis grandes secretos. ¡Amo a Bayamo!, con ferocidad y dulzura, con paciencia y desespero… más allá de la alegría y del dolor.

Lo amo desde que infante venía a sus hospitales –de la mano de mi madre- a curarme de una crónica enfermedad y se me desorbitaban los ojos de ver tantos y tantos “Aquí nació…”, “Aquí se cantó por primera vez…”, “Aquí vivió…”, “Aquí se fundó…”, como un semillero de historias atrapadas en mármol y tinta.

Lo amo porque me estremece cada vez que miro el pasado a través de sus patios interiores, del canto de un ave o el gemido del río… del río que ya no es.

Lo amo porque esta tierra de indios pretéritos, mambises dibujados en historias inmortales, de prosa y poesía, de canto y llanto resurgió del polvo para erigirse Altar.

Lo amo porque es de todos: del negro y del blanco, de cristiano, el laico o el protestante; del que está aquí o no, del vivo y del muerto… de todos… de todos.

Porque fue indígena y nutrió de belleza y sensualidad a las mujeres, de virilidad a los hombres y sencillez al pueblo; porque de criollo, nos hizo libertarios, y de rebelde, soñadores.

Lo amo porque Bayamo es un pedazo de tierra repartido por el mundo en un Himno, en una bandera o en las divinas huellas que deja el tiempo en el alma… en los recuerdos.

Porque es el Bayamo de la Patria y se me ponen los pelos de punta y la garganta se precipita y estos benditos ojos me traicionan cada vez que escucho, canto o leo ¡Al combate corred bayameses que la Patria os contempla orgullosa!

Lo amo porque trenza las raíces de Cuba en sus entrañas, la vivifica y la hace eterna. Porque es de esta Isla simiente.

Bayamo es mi amor… en el amanecer y el ocaso. ¡No lo dudo! Y me voy con él a la tumba. (tomado del blog Espacio Vital)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *