Aclaran situación médica del pelotero granmense Gerardo Casí

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 16 julio, 2019 |
0

Ante el revuelo por la exclusión de Gerardo Casí Reyes de la nómina de Granma para la 59 Serie nacional de béisbol, se ofrecieron detalles sobre la situación del atleta, este martes, en la ciudad de Bayamo.

Casí Reyes no hizo el grado con los Alazanes debido a una arritmia cardiaca. Así lo refirió el doctor Juan Orlando Arzuaga López, director del Centro provincial de Medicina del deporte (Cepromede) en Granma.

El especialista precisó que los síntomas iniciales de esa afección aparecieron en febrero de 2015, cuando se alistaba en Manzanillo con la preselección de softbol granmense, de cara al Campeonato nacional de ese año.

Días más tardes, además de recibir la orientación de detener el entrenamiento, el médico Luis Ramírez indicó electrocardiograma y ecocardiograma, aunque para precisar un diagnóstico, necesitaba realizar otros exámenes de rigor.

De esa manera, sugiere el estudio electrofisiológico, que solo se realiza en el Instituto nacional de cardiología (INC), en La Habana, “pero la mamá argumenta que no tiene nada y asumen la responsabilidad”, acota.

Gerardo se incluyó luego en la selección de Isla de la Juventud para la edición 56 de los clásicos beisboleros cubanos y por su rendimiento repitió en las dos próximas versiones, pero se desconocen bajo qué criterios médicos pudo jugar, riesgo que en Granma no quieren correr, sobre todo, por preservar la salud del atleta.

Arzuaga López reveló que el bayamés presentó otro cuadro clínico similar en el 2017, “que también precisó de cardioversión para reanimarlo y estabilizar su ritmo cardiaco”, añade.

Al concluir la serie anterior, Casí Reyes decidió regresar al territorio y, desde el primer momento, mostró interés de sumarse a los Alazanes, objetivo alcanzable por el rendimiento en el último Campeonato provincial, que le garantizó un puesto en la preselección granmense.

Con su incorporación aparecieron palpitaciones, por lo que fue atendido en el hospital Carlos Manuel de Céspedes, con evolución favorable, “pero en la semana próxima tuvo mareo y palidez durante el ejercicio físico intenso”, apuntó Juan Orlando.

Casí Reyes dijo no estar acostumbrado y refirió que en valoraciones médicas anteriores le sugirieron hacer actividad física, pero sin sobrepasar los 140 latidos por minuto, “ni un calentamiento, no estaba preparado”, recalca.

Mario Sánchez Medina, preparador físico del equipo, manifestó en el informe que no soportaba las cargas de entrenamiento, por lo que hicieron cambios en su plan individual, con bajas intensidades de trabajo, entre otros reajustes.

Ante la resistencia del atleta y su familia y la necesidad de realizar el estudio, por el que abogan hace cuatro años los especialistas del Cepromede, se envió la documentación al Instituto nacional de Medicina deportiva y al INC.

Además, se creó una comisión médica en la provincia para evaluar el caso y seguirlo de cerca, a la espera de un acuerdo, cuyas primeras valoraciones llegaron a principios del presente mes.

El reconocido cardiólogo Jesús Orta Miranda, del INC, comentó que la carga intensa de entrenamiento deportivo puede ser un desencadenante, por lo que urge evitar todo tipo de riesgo.

Por tal motivo, sugirieron que el atleta no debía continuar practicando deporte de alto rendimiento, hasta realizar el estudio electrofisiológico; en ese diálogo estuvieron presentes los máximos directivos del equipo, junto a los del béisbol y el deporte granmense.

“Intentamos explicarle a él y a su familia, que si estuviéramos en un error, lo hacíamos por su salud, pero no comprendieron argumentando que formábamos parte de un complot.

“Aquí hay elementos suficientes para indicar un estudio”, explicó el especialista, antes de apuntar que Gerardo debía salir en las primeras horas de este miércoles hacia el INC.

“Él quiere hacer equipo a toda costa, pero lo primero es la salud del ser humano; por eso siempre hemos actuado fieles a los principios éticos y humanistas”, concluyó Arzuaga López.

Así el fornido atleta quedó sin posibilidad de insertarse en la cercana temporada beisbolera, al menos, con los Alazanes, y de certificarse su aprobación, tendría que esperar la edición 60.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *