Adiós a Julita

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 21 abril, 2019 |
2

Bayamo despide este domingo 21 de abril a una de sus más fieles y aguerridas hijas: Julia Guevara Casate, a los 80 años de vida y más de seis décadas dedicadas a la Revolución y a construir una sociedad justa.
Conocida como La Soraya bayamesa, tuvo una hoja de vida destacada como miembro del movimiento 26 de julio, y como guerrillera en la zona urbana de Bayamo y en el frente de la avanzada en Camagüey, enviada por el Comandante Fidel Castro donde protagonizó valerosas acciones combativas, despertando la admiracion de los guerrilleros y el temor del enemigo.

Menuda de cuerpo, ágil de pensamiento y acción, formó junto a su compañero, el mártir Roberto Reyes un dueto valeroso para la lucha insurreccional en el llano durante los años 1957 y 1958, los más intensos de la guerra contra la dictadura batistiana.

La despiden hermanos, sobrinos, compañeros de lucha, amigos y vecinos, entre recuerdos imprescindibles y la evocación del carácter firme y amistoso que amoldó.

La bandera cubana cubre su féretro, símbolo patrio que honró Julita con hidalgía en todo momento y con gallardo gesto enarboló durante décadas en el Batallón de ceremonias de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Dar a conocer su vida y sus muchas anécdotas heroicas, ejemplo de abnegación e incondional amor por su Patria y la Historia de Cuba, es un imperativo para quienes conocemos de este caudal de valores heroicos.

Julita, sepultada en el panteón familiar, por decisión personal, fue una leyenda viva de la Revolución y Bayamo está obligado a no olvidarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Mis condolencias a sus familiares y allegados. La conocí en la etapa en que trabajó en la CTC Provincial, como la guerrillera que fue desarrolló un admirable trabajo, entusiasta y cariñosa. Conocí de su admirable trayectoria por un libro que escribiera Orestes Adán, ella nunca se vanaglorió de sus hazañas. En la calle nunca pasó sin el saludo afable y cariñoso. Gloria eterna a la brava Soraya Bayamesa como la calificara nuestro Comandante en Jefe.