Admirar con rabia

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 19 febrero, 2020 |
1
Desde 1959 las transnacionales de la información opacan los  grandes logros de Cuba FOTO/ Luis Carlos Palacios

Todo lo que suceda entre el suelo y el firmamento cubanos tiene inmediata repercusión en el mundo, siempre ha sido así, para bien o para mal.

Pero, desde 1959 las transnacionales de la información opacan los  grandes logros de la medicina,  cultura,  deporte, turismo y otras esferas  de la vida nacional,  los ocultan, minimizan  o fabrican preeminencia artificial  a sucesos irrelevantes, para restar brillo a nuestros éxitos. No es paranoia, hablamos con toda propiedad, una mirada  retroactiva de 60 años lo confirma.

Con  nuestras desgracias sí hacen el pan, por ejemplo: si pasa un ciclón por zonas agrícolas de Baracoa u  hoteles en los cayos y arrasa, o si un tornado  prácticamente borra  sectores de tres municipios de la capital  hacen fiesta, nunca hablarán de los esfuerzos estatales para resarcir daños materiales y espirituales. ¡No, qué va!

Inclusive tratan de empañar la imagen de nuestras autoridades   con burdos montajes, demolidos  por usuarios de las redes,   conocedores de la verdad y amigos de verdad.

Pero no dicen  que en solo pocos meses dichas autoridades, junto al pueblo, protagonizan  recuperaciones sin precedentes.

Asimismo difunden imágenes pre revolucionarias con imágenes placenteras y otras supuestamente actuales donde todo es  caótico y obvian  la realidad de que las masas sufrían hambre, pobreza, insalubridad, parasitismo galopante y aquello idílico solo era un delgado barniz.

Las redes sociales, tan útiles  en múltiples sentidos, implementan  campañas similares cuando  las cuatro letras gloriosas de nuestra nación son mencionadas, con una sustancial diferencia: en los casos de las publicaciones periódicas, aunque malvada, hay profesionalidad, pero en  la “telaraña mundial”  existe de   todo: desde el intelectual hasta el ignorante.

Muchos de los detractores  nacieron aquí; unos  de padres pudientes, pero los más,  surgidos de  familias modestas o pobres que recibieron beneficios y cambios sustanciales en sus modos de vida al triunfo de la Revolución social encabezada por Fidel.

A muchos de ellos sus mayores no les explicaron  dolorosas verdades: los ricos apenas miraban a los pobres, había de todo pero para todos…ahora  fuera de aquí quieren equipararse a los acomodados.

Las telenovelas latinoamericanas tienen un gran valor  al reflejar que  los pobres deseosos de empinarse por encima de su status son fulminados con un  adjetivo  de fuerza devastadora: ¡igualados!

A esos mismos arribistas foráneos o asalariados del patio  les da “dentera” cualquier logro  de la sociedad cubana, por ejemplo el  bayamés Paseo de Los Alazanes, ha sido vitoreado mayoritariamente, pero vilipendiado por unos cuantos que apetecerían  disfrutar del entorno y la brisa proveniente del sureste oriental.

A nuestro juicio, amén de otras motivaciones hay una poderosa razón, les “pica y mortifica”, como resume la expresión del prestigioso escritor radial y cinematográfico, actor, poeta, narrador  y activista social  cubano Félix B. Caignet: “Envidiar es admirar con rabia”, El precursor de la telenovela en América Latina combatió en sus obras la droga, la discriminación  racial y la niñez desamparada de las calles. “O sea –puntualizó- escribí cosas que la Revolución después llevaría adelante”

Esos mismos males que los hipercríticos de la Revolución quisieran entronizar  aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *