Agricultura en Bayamo: De lo diferente y lo racional

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 30 enero, 2019 |
0
Suigéneris casa de posturas a lo rudimentario, pero con asombrosa eficiencia.  FOTO/ Rafael Martínez Arias

La finca de Ricardo Serrano siempre suele ser noticia. Lo han sido su gestión ingente y persistente por provocarle desde siempre partos fértiles a la tierra, en las 40 hectáreas de  La Victoria (igual número de trabajadores), en las cercanías de Bayamo.

También, su manejo en los cultivos, las buenas prácticas para la producción de semillas categorizadas, su liderazgo nacional en la producción de frutales, y en correspondencia con el esfuerzo y los elevados resultados productivos, el haber convertido su unidad productiva, piloto en los programas de informatización en Cuba, o lo que es igual, uno de los proyectos de conexión a internet en fincas campesinas.

Con esas señas volvieron los medios de prensa del territorio a aquel sitio cultivable, para encontrarse con un indescifrable ir y venir a través de la ciencia y la técnica, en un ir de lo novedoso a lo rudimentario, y viceversa, con la noble intención de hacer más por la alimentación del pueblo.

SUIGÉNERIS CASA DE CULTIVO

Bambú, marabú y mangueras, se integran en la estructura de un túnel protegido, diseñado para la producción de posturas que, ignorando las modernas barras de aluminio, ha conseguido superar a las casas construidas con esos nuevos medios, en población y supervivencia de posturas.

El destacado productor, que ha sabido sacarle buen provecho a la instalación de la tecnología wifi, para mantenerse actualizado con lo que sucede en el sector a nivel mundial, compartir sus propios resultados y compararse con otros productores que laboran en la misma rama de producción de semillas de frutales y cultivos proteicos destinados a la ganadería, muestra esa nueva inventiva como el más preciado tesoro.

“De septiembre a la fecha le hemos extraído tres cosechas en la campaña de frío, mediante la utilización de 333 bandejas en las que caben posturas para 3,9 hectáreas”, expone.

“Esta iniciativa, con materiales de bajo costo y reciclados optimiza, porque además utilizamos tubetes con mangueras de polietileno fraccionadas, en sustitución de las bandejas que tradicionalmente se han importado para las casas de posturas.

“Las mangueras no se cristalizan con el tiempo como las bandejas, y además conseguimos en aquellas duplicar las posturas y con más garantía a la hora del trasplante”, agregó.

Con un sistema de espalderas las plantas de pimiento de sujetan a ambos lados cada 25 centímetros y son capaces de dar estimable volumen productivo/ FOTO Rafael Martínez Arias

Muy cerca de esa suigéneris casa de cultivo, tomates y ajíes pimientos crecen asistidos por técnicas de tutoreo, con cordeles elevados y a ambos lados, indistintamente, “para que no crezcan revolcaos en el suelo y se expongan a devastación por hongos y aguas estancadas de las lluvias”.

CUANDO EL ACAPARAMIENTO ES BONDAD

A Víctor Ismael Armas Aguilar, bien puede acusársele de acaparador. Solo que, en su caso particular, ese calificativo tiene, contrario a la acepción que todos manejamos, un noble propósito.

Presidente de la bayamesa Cooperativa de Créditos y Servicios Israel Oliva Montejo, tiene bajo su responsabilidad la mayor parte de las producciones comprometidas por su organización productiva, la cual entrega volúmenes anuales de alrededor de 750 toneladas de productos diversos, entre viandas, hortalizas, granos, carne y leche.

La CCS ha desterrado el estigma de que la cebolla solo se logra en las rojizas tierras de la costa granmense, y se ha comprometido sembrar este año 20 hectáreas de esa codiciada planta herbácea.

“Nuestra cooperativa, con 92 miembros, destaca Víctor Ismael, se ha hecho el firme propósito de incrementar la producción de cada año, y hasta ahora lo hemos logrado, porque damos importancia a las estrategias generales, en las cuales potenciamos el riego, la útil aplicación de materias orgánicas, y el aprovechamiento de máquinas cosechadoras, sembradoras y fertilizadoras, obtenidas como parte de proyectos de colaboración.

CONEJOS QUIEREN COPAR LA CIUDAD

La también ingeniera agropecuaria Anelis Collejo Milanés, directora de la Unidad Empresarial de Base de Alimento animal, en la Empresa Agropecuaria Bayamo, recuerda que su organización se creó a partir de una petición del país, de aglutinar todo lo relacionado con la producción de alimento animal de las empresas ganaderas, y tiene a la vez el encargo del programa cunícula.

Con la cunicultura, Bayamo busca desarrollar programas agropecuarios diferentes/ FOTO Rafael Martínez Arias

Por iniciativa de las máximas direcciones del Partido y el Gobierno en la provincia, en el 2017, se inicia este último, con estudios de mercado y de las posibilidades reales para potenciarlo.

“Su primer impacto fue a la población, a los mercados, a las ferias agropecuarias, y hoy tenemos el resultado, pues cerramos el 2018 con l0 toneladas, más de dos mil animales, en tanto en el 2019 pensamos crecer hasta 13,2 toneladas y un ingreso por concepto de ventas de 537 mil pesos.

“Contamos con cinco variedades, y se hacen cruzamientos para buscar resistencia, adaptación a nuestro clima, y a la vez producción, para poder llegarle a las demandas de la población

El gran reto de la UEB es apoyar a productores que tienen interés en la reproducción de este tipo de especie, en aras de que se cree una cultura de su consumo, por los valores nutritivos de esta carne, una de las más finas, rica en proteínas, baja en grasas, y sobre todo de rápida obtención, en tres meses, con una alimentación alternativa para los animales.

“Esa alimentación alternativa, detalla la ingeniera, consiste en aprovechar todo lo que está disponible en 10 kilómetros alrededor de la productora, como es el bagazo de caña presecado, molinado y convertido en harina, los residuos de frijol, maíz y sorgo, e incluso residuos de la industria alimentaria que se molinan, para una dieta que se enriquece con sales y premezclas vitamínicas que requieren los animales en su alimentación.

“Hemos obtenido muy buenos resultados, favorecidos por los vínculos con la Universidad, el Instituto de Investigaciones Jorge Dimitrov, y el Instituto nacional de pastos y forrajes.

¿Proyecciones más ambiciosas? “Nuestra primera misión es llegarle al pueblo, y luego, porque tenemos un estudio de mercado, a partir de la recuperación de tecnologías, y el aumento de la producción, posicionarnos en la gastronomía y llegarle al turismo, como fuente de ingresos para ascender en el desarrollo de este programa, diferente a los que tradicionalmente Bayamo ha emprendido, en su búsqueda por satisfacer el básico objetivo de la alimentación de popular”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *