Agricultura cubana necesita adaptarse al cambio climático

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 7 mayo, 2016 |
0

Camagüey.-Para aumentar de forma sostenible la producción de alimentos, la actividad agrícola en Cuba debe adaptarse a los impactos del cambio climático, lo cual requiere de la aplicación de la ciencia.

Así aseveró a la ACN Rudy Montero Mata, jefe del Grupo Nacional de Evaluación de Riesgos de la Agencia del Medio Ambiente, durante un taller de capacitación a especialistas de los órganos de la Defensa Civil en la provincia de Camagüey, antes de la celebración del ejercicio Meteoro en el territorio.

El experto comentó que evidentemente en los últimos años este sector económico se ha visto muy afectado, fundamentalmente por períodos de intensa sequía, ya sea de tipo meteorológica, agrícola o hídrica, los cuales pueden comprometer en un futuro la subsistencia de comunidades rurales.

Entre otros impactos negativos de este fenómeno en la agricultura de la nación se ubican la reducción de los rendimientos de cultivos como la papa y el arroz, la proliferación de la enfermedad de la pata prieta del tabaco, y el incremento de la muerte de cerdos por infartos.

Con el objetivo de enfrentar en el ramo las variables del clima, Montero Mata aconsejó la introducción de una gestión agrícola orientada a la conservación, mediante un manejo sostenible de la tierra, diversificar los cultivos, desarrollar sistemas de riegos integrales, y contrarrestar factores limitantes como la salinización de los suelos.

En este sentido recalcó las acciones de reforestación de manglares en las zonas costeras, una preparación única del terreno sin arados sucesivos, la rotación de siembras para fomentar la materia orgánica existente en las áreas y el empleo de sustancias menos dañinas para la fumigación.

Los asistentes a este curso de capacitación coincidieron en que las acciones de adaptación y mitigación del cambio climático, entendidas como el enfrentamiento a los efectos y las causas de este evento, son específicas para cada lugar y contexto, por lo que estos precisan primeramente de estudios de vulnerabilidad y de riesgos.

Una de las causas fundamentales de la aceleración de este fenómeno natural son las continuas emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, por lo que atenuar su impacto requiere de la cooperación internacional, fundamentalmente de los países desarrollados, principales fuentes contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *