Al cirquero, lo prefiere el imperio

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 23 enero, 2020 |
0
FOTO/ YURI CORTEZ (AFP)

Juan Guaidó anda por Europa en una desesperada gira para ganar apoyo para “su” causa, pero ya en Londres  a pesar del espaldarazo  oficial, percibió el rechazo del activismo pro-venezolano.

Si en su país ya nadie quiere saber del  político devenido acróbata, muchos se preguntan  por qué  los yanquis lo apuntalan como a un mono de cartón,  aún contra todas las evidencias en su contra.
Las razones sobran. Evidentemente lo hacen sedimentarlo como otro elegido, un dechado de virtudes, en pos de mantener la concordia y prosperidad en esa noble  tierra.

El  ingeniero es visible  solo porque así  lo “venden”  las trasnacionales de la información y sus subsidiarias latinoamericanas.

Pero si fue alguien, ya no lo es, el mundo vio como  en una acalorada discusión los miembros del Parlamento Venezolano (en desacato) lo repudiaron.

Guaidó afirmó ser víctima de un golpe de estado ¿qué golpe,  qué estado?, ¿en serio cree que sus repetidas  autoproclamaciones  sirvieron de algo? Sí, ¡para desenmascararlo!

Pero los norteños no quieren saber de este desprecio, a ellos les conviene ese caldo turbio  cocinado por  su títere  a cada paso.

Ahora hay un nuevo presidente de la Asamblea Nacional (sigue en desacato) pero  al emergente Luis Eduardo Parra  no lo quieren  los yanquis  pues desea  un camino venezolano para el progreso.

Parra fue un  antiguo miembro del partido Primero justicia, pero él y sus seguidores  se cansaron de los mal disimulados  actos de delincuencia común del hombre de la boca grande y  mentirosa.

Todo el  domingo 5 de enero último  fue una maquinación: Guaidó fue grabado en las afueras,  sin entrar al Parlamento para impedir el inicio de  la sesión y dijo ser bloqueado, pero globalmente pudo apreciarse como la guardia bolivariana, en este caso mujeres, no impidieron la entrada a nadie.

Él en cambio intentaba trepar por las rejas y es doblemente notable  que la Santa Biblia refiere comportamientos así en Juan 10:1.

“En verdad, en verdad os digo: quien no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador”.

Los parlamentarios se declararon en rebeldía contra Guaidó por haber utilizado la presidencia del parlamento como un proyecto personal para enriquecerse y enumeraron los robos millonarios del comediante pro-norteamericano.

“(…) Fuiste la esperanza del país, hoy eres la mayor decepción, pudiste ser el futuro, pero hoy eres y serás el pasado, fuiste un sueño convertido en pesadilla, Juan Guaidó a partir de hoy tu tiempo terminó”, indicó el diputado opositor de derecha, José Brito.

El rey del auto bombo, fuera de la sede del Parlamento,   ante  diputados vía internet,  en usurpación de todo lo legítimo  se autoproclamó presidente del parlamento   y de la presidencia venezolana, ¡le zumba el merequetén!

Su  contrahecha presidencia se consolida como única estrategia  trumpista pese a los  múltiples fracasos durante 2019.

Esas son  las payasadas del “hombre de plastilina” quien  solo les interesa a los dueños del circo, (Trump, Mike Pompeo, Elliot Abrams y otros halcones)… a algunos accionistas,  perdón quisimos decir represores  como Iván Duque y Sebastián Piñera;  los golpistas de Ecuador  y Bolivia y algún otro trasnochado.

Este comentario no  pretende demonizar a Guaidó, él solo se las arregla para que   sepan de su mala calidad humana…  a manos viene  aquel dicho y de buena tinta los pueblos pueden emplearlo:  ¡“Conocemos al pájaro por la cag….”!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *