Al estilo de Iván Cambar

Las pesas de Granma consiguieron el primer lugar nacional en el ciclo recién concluido y  repitieron el reinado del período anterior, para reafirma al deporte como uno de los mejores de la provincia
Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 22 enero, 2021 |
0
FOTO/ Roberto Morejón (Jit)

Trescientas medallas podrían traducir en números el dominio del levantamiento de pesas en Granma durante el último cuatrienio; sin embargo, ese puñado de preseas jamás bastaría para reflejarlo, en toda su dimensión.

Pero el notable desempeño traspasó esas cifras, al alcanzar el primer lugar nacional en el sistema competitivo, uno de los cinco deportes que se alzó en la provincia (junto al béisbol, softbol, triatlón y pentatlón).
“Además, repetimos la actuación del ciclo anterior (2013-2016), lo que evidencia que desde hace varios años estamos en la élite de las pesas en Cuba”, revela Ramón Leonel Atilano Arévalo, metodólogo provincial.
“Estamos muy contentos con los resultados, ha sido un logro tanto en el orden colectivo como en lo individual, para contribuir al tercer escaño integral a nivel de país, que mereció la provincia”, precisó.
El especialista recuerda que en el período 2017-2020 el territorio casi siempre se ubicó en escaños de privilegio en los eventos nacionales, “eso justifica la cantidad de preseas, entre las 300, hubo 132 doradas”, acota.
Asimismo, destacaron las dos coronas en juegos escolares (2017 y 2019), similar ubicación conquistaron juveniles y mayores en el 2017, además del segundo lugar en las copas pioneriles de 2018.
En ese obligado recuento, Atilano Arévalo no olvida la promoción a los centros nacionales, “son siete los atletas que integran esas matrículas, tres hembras y cuatro varones”, apunta.
De hecho, le resulta imposible resaltar a la joven Ludia Montero Ramos, primera cubana en subir al podio de un Campeonato mundial, cuando se agenció par de metales de plata en Tailandia 2019; la riocautense se encuentra inmersa en el proceso clasificatorio rumbo a los Juegos olímpicos de Tokio, al igual que la bayamesa Melisa Aguilera Peña.
También despunta Leidys Rodríguez Rodríguez, monarca parapanamericana en Lima 2019 y subcampeona del orbe en la edición, que acogió México dos años antes.
Al decir de Ramón Leonel, una de las principales fortalezas de las pesas granmenses radica en la fuerza técnica, “contamos con entrenadores altamente capacitados, lo que ha sido reconocido por la comisión nacional”, expuso, y significó quesobresale un Máster en Ciencias entre los seis profesores de la Eide Pedro Batista Fonseca.
De todas maneras, reconoce las carencias materiales que enfrentan hace tiempo, en las que influyen muchos factores, “pero no hemos dejado de trabajar y estamos consciente del desafío que eso impone, de ahí los notables resultados”.
Atilano y el colectivo técnico encaran la inexistencia de implementos, como discos y barras, “en ocasiones se cumplen los volúmenes de trabajo, pero no con las intensidades requeridas y eso incide en la calidad de la preparación”, argumentó.
Igualmente, resaltó la acertada estrategia con la selección de talentos, “es un proceso colectivo, aunque siempre nos quedan atletas con aptitudes en los municipios, que no pueden entrar a la Eide y pasan a formar parte de la reserva”, detalló.
Ojalá los forzudos granmenses continúen con ese empuje sobre las palanquetas y, quién sabe, si más pronto de lo que muchos imaginan, emergerá otro campeón, al estilo del medallista olímpico Iván Cámbar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *