“…Al pescado, hielo” (+fotos y video)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 18 abril, 2020 |
0
FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

Los trabajadores de la Industria Comercializadora Bayamo (Incobay) abrazan hace años un viejo refrán: “Al muerto, flores; y al pescado, hielo.” Es, digamos, su manera popular de reflejar cuán importante es el hielo en su ciclo productivo, por eso cuando la placa congeladora dejó de funcionar, todos, excepto los aniristas, se llevaron las manos a la cabeza.

La situación era alarmante, pues la placa congeladora refrigera los productos destinados para la exportación: cajas con minutas, filetes de claria, de tilapia y entera, por citar algunos.

La mole de metal, que en solo cuatro horas poner como piedra cuatro toneladas de producción terminada no refrigeraba y las pérdidas serían irreparables.

”La  placa trabaja con una torre de enfriamiento de agua que sufrió deterioros, así como los compresores;  la pizarra, que implicaron adaptaciones en sus partes. Nos tomó esfuerzo, pero la pusimos al día”, rememora Sigifredo Ledea Acosta, secretario del buró sindical.

SigifredoLedea Acosta/FOTO: Anaisis Hidalgo Rodríguez

La innovación es una constante en Incobay, pues sus equipos cuentan con más de 30 años de existencia, la planta de hielo de amoniaco, de procedencia canadiense, insignia del centro y única de su tipo en Cuba, tiene más de 27 años en explotación y aún está activa con uno que otro remiendo.

Las inventivas también aclimatan equipos como el tacho mezclador, donde se cocina la masa para generar 32 toneladas mensuales de croquetas, un alimento  tradicional en la mesa del granmense.

FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

Si bien la industria ha recibido nuevos equipos tecnológicos, entre ellos la máquina de picadillo, muy eficiente, aún mantiene la vitalidad de la existente hace 26 años.

Como parte de su proceso inversionista Incobay ultima detalles para poner en marcha un laboratorio de análisis equiparable al primer mundo, ratificó Jesús Sobrino Martínez, su director.

Vale decir que por estos días de contingencia ante el Coronavirus, Incobay tiene el encargo de producir entre 130 y 135 toneladas de productos, cuando su máxima capacidad es de 90.

La Industria Comercializadora Bayamo (Incobay) tiene el compromiso de producir por estos días de contingencia ante el Coronavirus, entre 130 y 135 toneladas de productos, cuando su máxima capacidad es de 90.

Publicado por Anaisis Hidalgo Rodríguez en Sábado, 18 de abril de 2020

Ello significa abastecer de embutidos, chorizo, mortadella y croqueta, su producto líder, los municipios desde Jiguaní hasta Pilón.

FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

Hoy, estos retos son posibles gracias al trabajo conjunto de innovadores, operarios y consejo de dirección, todos imbuidos en el proceso productivo no como observadores, sino actuantes, incluso, si ello implica conformar o empaquetar croquetas.

Para asegurar una mejor alimentación a los trabajadores, dedican horas voluntarias, sin afectar la jornada laboral a laborar en el área de autoconsumo. Por estos días alistan la tierra para apenas caigan las primeras lluvias, empezar a sembrar.

El colectivo de aniristas de Incobay ostenta la distinción de Colectivo 8 de octubre, así como diez de sus trabajadores.

Sus mujeres creadoras, son el orgullo de la industria, pues ellas iniciaron en Granma la utilización de la harina de arroz y maíz, que hoy se generaliza en sus homólogas del cárnico y el lácteo.

FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

Incobay celebró el Día del trabajador de la industria pesquera (8 de abril) con todos los compromisos sindicales cumplidos, y de la divisa que devenga, aporta al programa materno infantil de Bayamo, otro loable gesto que pone en velo el corazón de sus trabajadores y palpita al ritmo de su pueblo, al paso de su gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *