Al rescate de la producción en patios y parcelas

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 3 junio, 2020 |
1
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Jorge La Rosa Rodríguez pudiera parecer a simple vista un agricultor más, de los que existen en cualquier otro sitio de la provincia de  Granma.

Sin embargo, detrás de este hombre y la abrupta serranía de Victorino, en Guisa, hay una historia que lo hace singular y ejemplo en la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.

Él sobresale en las siembras de café, papa, col,  cilantro, lechuga, pepino, ajíes, y otras hortalizas. Es el único en Cuba que tiene una casa rústica de cultivo protegido en la montaña, donde ha cosechado una tonelada de tomate.

Ostenta la Cuarta Corona de la Excelencia, máxima categoría que otorga nacionalmente el movimiento productivo y numerosos premios por sus aportes al autoabastecimiento local, además acaba de comenzar la cría de cerdo de capa oscura.

¨Los primeros reconocimientos los recibí por la producción de los cilantros, como condimento fresco¨, rememora La Rosa Rodríguez, acerca de sus inicios  en la actividad, a partir de los conocimientos  que les trasmitió Ramón Soriano, vecino de la zona, hace 15 años.

Manifestó que todo lo que sabe lo aprendió con la asesoría de los compañeros del Instituto de Ciencias Agrícolas y de la Agricultura Urbana y experimentando en el terreno.

¨En estas lomas hay potencialidades de producir más vegetales y frutas para que no falten el año entero en la comunidad, al igual que a mi familia.¨

Muy próximo al lugar encontramos preparando la tierra al campesino Luis La Rosa, hermano de Jorge, quien refiere que entregaron varios productos agrícolas al centro de sospechosos del nuevo coronavirus SARS-COV-2, donación realizada por la Cooperativa de créditos y servicios Eliseo Reyes, a la que ambos pertenecen.

Pese a padecer de epilepsia,  cuenta, que desde pequeño optó por atender los canteros y la finca que nombró La Esperanza en la que posee  plantaciones de cacao, plátano, zapote y guanábana.

¨Por  mi padecimiento, estoy obligado a cuidarme, y hacer el trabajo con el apoyo de mi esposa e hijo, en el que continuaré porque la economía familiar y del país necesitan  de la producción de alimentos¨.

Mientras, Luis Manuel Gamboa Guevara, técnico integral de la Empresa agroforestal Batalla de Guisa, dijo que hay mucha motivación en el consejo popular de Victorino con el rescate de patios y parcelas por lo que se proponen llegar a 125 en el entorno de las viviendas.

Informó que en las áreas aledañas de las instalaciones  de beneficio de café, cuando no se despulpa el grano, plantan hortalizas, algunas fuera de época con la utilización de los desechos de cosecha, como materia orgánica, para fertilizar.

Gamboa Guevara señaló que en mayo acopiaron más de cuatro toneladas de vegetales frescos e instó a los campesinos y la población en general a sembrar hasta la última cuarta de tierra.

Calificó a La Rosa como ¨motor¨ impulsor y guía del programa, sus productos son comercializados en el barrio y la cabecera municipal, incluida la  venta de las primeras 286 latas de su cafetal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Saludos Farrel, interesante idea aproximarse a la producción que se puede realizar en el rescate de parcelas y patios y yo diria más en numerosas tierras que hace unos añitos producían mucho y hoy muy poco producen, dice el productor entrevistado una frase que nos debe poner a pensar, dicha por alguien que está produciendo, ¨En estas lomas hay potencialidades de producir más vegetales y frutas para que no falten el año entero en la comunidad, al igual que a mi familia.¨si tomamos la idea pues de ella se desprende que si no tenemos más es por la falta de explotación de las potencialidades de Granma, como he dicho en mis comentarios frecuentes, eso mismo se aplica para tierras que existen en la ciudad de Bayamo y que usted las ve inactivas todo el año o una parte de él, ejemplo las del huerto de la zona del cementerio, hace un tiempo aportaban gran cantidad de productos, hoy muchas veces no ofrecen nada o muy poco, los organopónicos siempre tenía sus tierras bien sembradas y con facilidad se podía adquirir los productos allí, hoy muchas veces usted pasa y no ofertan nada o están ofertando algo que es útil pero no se produce allí. Solo hay que evaluar casuísticamente cada lugar y podremos transformar la escasés alimentaria que hay hoy en la población y la escasa o nula variedad de platops en nuestras mesas.