Alacrán azul de Cuba: ¿dañino o beneficioso?

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 24 diciembre, 2020 |
0
FOTO/ Labiofam

Muchas personas le temen a los escorpiones, incluso los matan para evitar una dolorosa picadura, sin embargo, en la provincia de Cienfuegos protegen y cuidan a esa especie venenosa, en especial el alacrán Azul de Cuba.

Y es que estos arácnidos pueden resultar beneficiosos, precisamente porque los niveles de veneno que poseen y usan para atacar a sus presas son empleados como un paliativo en el tratamiento del cáncer.

Según el sitio digital nationalgeographic.es en el mundo “hay casi dos mil especies de escorpión, aunque solo 30 o 40 tienen un veneno lo bastante potente como para matar a una persona”.

Paradójicamente, los alacranes azules de Cuba salvan vidas, por ello existe un espacio en el centro-sureño territorio de Cienfuegos donde esos pequeños animales tienen condiciones favorables para su desarrollo: lugar climatizado, agua y comida diaria.

En el bioterio, ubicado en la Facultad de Ciencias Médicas Raúl Dorticós Torrado, de la provincia, los especialistas que allí trabajan colectan el veneno del Rhopalurus junceus como ingrediente farmacéutico activo para la producción de Vidatox 30 CH.

Fabio Jesús Linares Pasos, al frente del equipo de expertos, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que mediante un convenio con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en el territorio, tienen mapeados los lugares para capturar los animales adultos del entorno, principalmente en el Macizo Montañoso de Guamuhaya.

El también Máster en Ciencias aseguró que ese proceder científico se realiza para garantizar la sostenibilidad ecológica de la especie.

Agregó que las personas encargadas de localizar a los alacranes hacen llegar los ejemplares al escorpionario, donde les asignan un número para conocer la procedencia del animal y los clasifican por sexo.

Una vez en el bioterio, donde permanecerán un año, los escorpiones son sometidos a cuarentena para determinar si vienen enfermos y lograr su adaptación al cautiverio.

Los laboratoristas extraen el veneno una vez al mes: para lograrlo le dan al ejemplar un choque eléctrico con pinzas, de manera que cuando el arácnido sienta la corriente se defienda automáticamente y eyecte la toxina.

Ese veneno lo recogen en envases colocados sobre una piedra de hielo purificada, para obtener más tarde el tóxico diluido en agua en proporciones ya establecidas.

Recalcó Linares Pasos que el producto lo congelan y lo envían a un laboratorio de control de calidad, a fin de conocer la concentración de proteínas y luego producir el Vidatox 30CH.

Abundó que en ese enclave pueden llegar a fabricar unos 12 litros de toxina en 12 meses.

Al culminar la estancia en el bioterio, los alacranes son devueltos al lugar de donde fueron extraídos, en aras de evitar la sobreexplotación de esos animales y mantener el equilibrio biológico de cada zona.

El escorpionario, con capacidad para siete mil ejemplares, cuenta con las licencias operativas y sanitarias del Centro Estatal de Control de Medicamentos y Equipos Médicos de Cuba, y posee la certificación del sistema de gestión de la calidad según la NC-ISO 9001, de 2015.

Como resultado del cuidado y utilización de los alacranes desde el año 2014 fabrican el medicamento Vidatox en ese Laboratorio de Homeopatía, y ya en 2016 comenzó la exportación hacia 17 naciones de diferentes continentes.

El Vidatox 30 CH es un medicamento de Labiofam -destinado para uso humano- registrado ante el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos.

Esas gotas homeopáticas, cuyo principio activo es el veneno del escorpión Rhopalurus junceus, contribuyen a mejorar la calidad de vida de pacientes enfermos de cáncer, de ahí que valga la pena continuar desarrollando ese proceder con los venenosos alacranes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *