Alazanes en terapia

Share Button
Por Yasel Toledo Garnache | 29 septiembre, 2018 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios

¿Qué pasa con los Alazanes? ¿Todavía pueden clasificar o ya están totalmente muertos?…, son preguntas recurrentes en calles de Granma y, seguramente en otros lugares de Cuba. Algunos lo hacen con el tono de la esperanza y el deseo de que los Caballos se vuelvan “superpoderosos” (como fueron en otras ocasiones) y se metan hasta el octavo puesto, pero a estas alturas eso parecería ficción.

Los actuales bicampeones están en terapia, casi del lado de la eliminación, y necesitan demasiados superhéroes y hasta suerte para llegar a posiciones de comodines y luchar, luego, por uno de los seis pasajes a la siguiente fase.

Antes del partido de este viernes frente a los Cazadores de Artemisa, aparecían en el décimocuarto lugar, con 14 éxitos y 22 fracasos, lejos de los artemiseños, ocupantes del octavo, con 19 sonrisas y 16 derrotas.

Aunque los muchachos del timonel Carlos Martí Santos ganen los nueve desafíos restantes, lo tendrían muy difícil para sobrevivir, pues dependerían también de lo que hagan otros conjuntos como el de los Cazadores y el de Sancti Spíritus (18 alegrías y 17 tropiezos). La subserie actual contra los artemiseños resulta casi decisiva, por eso dolió tanto la derrota del jueves, con marcador de tres anotaciones a una, cual disparo a la esperanza.

Las opciones disminuyen si tenemos en cuenta que todavía deben enfrentar a Industriales y Villa Clara, los cuales aparecen en lo alto de la tabla.

Se pronosticaba que la ofensiva fuera el arma más poderosa de los granmenses, pero los bates han estado casi congelados, pues tienen promedio colectivo de apenas 261, con solo 141 carreras anotadas (promedio de 3.91 por juego)  y 12 jonrones (uno cada tres encuentros). A eso se suma que a su picheo le batean para 318, con 18 bambinazos y los rivales pisan el home plate más de cinco veces por partido. Los Alazanes tienen la peor diferencia entre anotadas y permitidas, tal vez esa es la estadística que mejor refleja sus malos resultados, pues al final son las carreras las que definen las victorias.

La defensa también ha sido mala, con 40 errores, demasiados para un plantel que fue el mejor de las dos campañas precedentes en ese aspecto.

Durante la primera fase de la edición anterior, el equipo solo cometió 29 pifias con el guante, y en el bateo promedió para 303, con 289 carreras anotadas y 46 jonrones, números que actualmente parecen de otra galaxia para ellos. En ese aspecto sobresalía Lázaro Cedeño, quien ya tenía 12 “bambinazos”, líder en ese momento, y en esta temporada solo ha conseguido uno.

Mucho se podrá justificar en lo adelante, con argumentos como las lesiones de figuras claves, las ausencias y el cansancio de algunos atletas, lo cual verdaderamente influyó bastante, pero consideramos que también existen otras causas, como un posible exceso de confianza en la pretemporada y una preparación que no logró la plena forma deportiva de los jugadores.

Granma pagó las consecuencias también de una “afamada” Serie Especial, convertida en experimento desdichado, que agotó demasiado a varios deportistas y puede haber sido origen de las lesiones de algunos, como el tirador Leandro Martínez, quien sufrió cansancio muscular en el brazo de lanzar, casi comenzando el torneo.

Resaltamos el buen rendimiento de atletas como Carlos Benítez y Guillermo Avilés, quienes se mantienen a gran altura, y con disposición para ayudar al elenco en todo momento, a pesar de sentir a veces ciertas molestias físicas. Alentadora también es la actuación del pitcher Joel Mogena, el mejor de los Caballos, con promedio de carreras limpias de 1.84; cinco éxitos y 32 ponches propinados.

Esta SNB nos confirma cuánto necesitamos trabajar en lo adelante, a pesar de las coronas recientes, y especialmente con nuestros receptores y en el picheo. ¡Qué nadie lo dude! El béisbol granmense tiene calidad para seguir dentro de la vanguardia de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *