¿Alazanes faltarán al compromiso?

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 22 enero, 2016 |
1
Asiel Díez contuvo la ofensiva azul en cuatro entradas y dos tercios, pero su equipo quedó tendido en el campo / Foto Luis Carlos Palacios
Asiel Díez contuvo la ofensiva azul en cuatro entradas y dos tercios, pero su equipo quedó tendido en el campo / Foto Luis Carlos Palacios

La derrota de anoche ante Industriales, en el estadio Latinoamericano, impidió a Los Alazanes recortar diferencia con relación al rival más asequible y, con ello, aumentaron las dudas sobre su posible avance a los play off en la presente campaña beisbolera.

A pesar de la reacción en el octavo capítulo cuando fabricaron tres carreras y tomaron ventaja de 5-4, Juan Ramón Olivera, el principal apagafuegos granmense, no pudo evitar el revés, al soportar un estacazo del receptor Frank Camilo Morejón. Así, los orientales quedaron tendidos en el campo, en lo que representó su fracaso 33 del certamen (con 37 éxitos).

Este posible triunfo malogrado en el Coloso del Cerro confirmó el mal momento que vive el conjunto, y según el comportamiento todo indica que faltarán al compromiso de repetir, al menos, la actuación de la temporada anterior cuando se incluyeron entre los cuatro grandes.

Solo un repunte vigoroso, con una racha positiva de varias victorias consecutivas, devolvería al equipo la ilusión de avanzar a semifinales. Sin embargo, por lo visto hasta ahora, esa reacción parece poco probable porque el equipo luce desajustado.

Habría que esperar el reinicio de las acciones, después de la incursión de Ciego de Ávila en la Serie del Caribe, por República Dominicana, aunque para entonces solo restarán las cinco subseries finales (15 partidos).

Para tener una idea más exacta de la merma del elenco, solo el inicialista Yordanis Samón exhibía promedio superior a los 300 de average en esta fase, con 398 (83-33); de ahí el anémico 256 de la selección, penúltimo entre los ocho participantes.

En igual posición se encuentra el cuerpo de lanzadores, cuya efectividad de 5.13 promedio de carreras limpias le hace imposible acumular victorias. Pero, el meollo del problema radica en la ineficiencia de sus abridores, con 5.94, el peor de la justa. Coincidentemente, esa fue el área que guió al conjunto en la primera etapa, para ubicarlo entre los ocho clasificados.

Y la defensa, desastrosa con ¡38 errores! y 962 de average, por supuesto octava en el ordenamiento.

Con esas cifras no se puede aspirar a mucho. De todas maneras, sería factible corregir el tiro cuando se reanuden las acciones el 13 de febrero próximo, para, al menos, evadir el sótano y dejar la mejor imagen posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. desastrosa la actuación del equipo en esta segunda fase, que faltó? bueno ya los mas avezados en la materia se encargaran de discernir, y no vengan ahora que Carlos Martí. es un equipo que no ha echo nada por la victoria, ahí están sus números que no mienten, no batean, con excepción de Samón, no fildean y mal en el picheo, a que se puede aspirar