Alexis Pantoja en el mapa internacional del arte

Share Button
Por Zeide Balada Camps | 2 enero, 2016 |
0

 

Foto Luis Carlos Palacios Leyva
Foto Luis Carlos Palacios Leyva

No siempre los artistas de la plástica radicados en pequeñas ciudades lejos de grandes polos culturales, logran insertar su obra en circuitos internacionales del arte contemporáneo. El caso de Alexis Pantoja, un artista de la provincia Granma, en el oriente de Cuba, es un ejemplo sui gereri que clasifica entre esas excepciones, que nos recuerdan cómo el talento y la inteligencia cuando se unen en un pincel, dejan un rastro luminoso donde estén.

Y es precisamente en este contexto provinciano, sin apenas tradición pictórica desde donde aflora la creación de sus narraciones plásticas, que a lo largo del tiempo ha madurado, dotándolas de mayor fuerza visual.

Sus composiciones de voluptuosas figuras, la excelente factura de sus obras, su acendrada técnica, el erotismo gestual y las provocaciones intelectuales conque asume el desafío artístico han ganado adeptos dentro y fuera del país.

Sin hacer concepciones al mercado y depurando su estilo, este artista ha mostrado con éxito sus producciones en Italia, Portugal, Puerto Rico, México, Colombia, Estados Unidos, España y Noruega.

Durante varios años importantes casas de subastas de Estados Unidos han incluido sus cuadros en sus lides junto a importantes creadores contemporáneos. Este año supimos de su éxito en la de Skinner, en Bostón, por lo que nos acercarnos a quien ha desandado esos terrenos de la mano del triunfo para conocer sus opiniones sobre ese polémico ámbito de las artes visuales.

-¿Cómo Alexis Pantoja ha logrado posicionar su obra en el circuito internacional desde Bayamo?

– Esto ha sido un proceso que no surgió ayer, ni tampoco es fortuito, ya han transcurrido cerca de 14 años. El trabajo que he hecho me ha permitido insertarme en diversos espacios. En el 2003 me invitaron al Festival del Habano, para mi sorpresa allí había originales de Fabelo, de Nelson Domínguez, se daban cita empresarios de todo el mundo y luego participe en una exposición en el Centro Nacional de Prensa, en una Cumbre de Jefes de Estado.

“De ahí el salto al extranjero, en Italia estuve en un evento de arte cubano. Instituciones de peso en el exterior se fijaron en mi obra, es así como en el 2007 la subasta de Sothebys, en Nueva York, me incluye en el departamento de Latinoamericano y eso me abrió muchas puertas.

“El desconocimiento que tenemos de la operatividad del arte desde aquí hace pensar que todo mure en las galerías, y no es así.

“No soy el único artista que pudo tenido esa opción, hay otros del patio muy buenos con una obra espectacular, pero no basta solo con estar en el taller y crear, no se puede desconocer las reglas y leyes, la manera en que esa obra transita en los canales de distribución y consumo; hay que aprenderlas con un alto nivel de especialidad para poder sacar el mejor provecho.”

-¿En qué medida esto depende del artista o de las instituciones culturales?

-En Cuba no hay mercado de arte, una de las primeras condiciones es que haya coleccionistas. En el gran debate sobre el arte contemporáneo se discute la capacidad de una nación para consumir a sus propios artistas, cuando esa realidad la contrastas aquí te das cuenta del problema tan serio y difícil que hay.

“Las instituciones en Granma no están abocadas a ser abiertas, dependen de una estructura encadenada a factores que no tienen nada que ver a lo que pasa en el mundo del arte internacional, y eso es muy delicado pero hay que tenerlo claro.

“A veces intenta poner ciertos criterios estéticos circunstanciales, en ese caso el artista está obligado a tomar las riendas de su propio destino. Es una gran responsabilidad personal, creo que el Estado cubano ha sido bastante elástico para que los creadores puedan buscar su espacio.

“Sin embargo lo triste es que no existe la capacidad del diálogo ni del debate con quienes ya han logrado colarse en estos predios para que todos puedan beneficiarse en algún grado sobre estas realidades.”

-Proviene de una generación de artistas de la plástica que tiene características particulares. ¿Cree que de alguna manera la formación que recibiste y la postura que asume como intelectual se relacionan con el éxito fuera de Cuba?

-“Creo que hay de todo un poco, en los encuentros con muchos colegas cuando lo contrastamos con la formación de los estudiantes en los últimos años nos damos cuenta cuan privilegiada fue nuestra generación.

“En la primera mitad de los noventa el arte exigía un nivel de formación de tipo cultural porque de ello dependía el discurso plástico. Estabas en la obligación de utilizar los mismos mecanismos intelectivos de quienes estudiaban historia del arte o que se dedicaba al ejercicio crítico y eso creó zonas un poco extraña en la cual algunos teóricos intentaron hacer arte y muchos de los artistas intentamos hacer teoría, fue muy rico ese ambiente, hoy eso no existe: o eres una cosa o la otra.

“Como quiera que sea, a la hora del debate tenemos un punto a nuestro favor y no es que con ello seamos superiores ni nada que se le parezca, pero la práctica ha demostrado que es complicado con el mundo de los teóricos hay que saber jugar con ciertas armas de teoría o puntos de vista, hay que saber convencer.

“Hoy eso se ha relajado y volvemos a la etapa si eres pintor dedícate a la pintura que el ejercicio teórico es para personas que estás abocadas hacia ese ejercicio. No obstante como consecuencia de mi formación, se quedó en mí el ser obsesivo con la información, que te ayuda a parir un criterio de tipo intelectual sobre el que se soporta la reflexión y por ende los cuadros que realizas.

-En el arte contemporáneo se observan varias tendencias, en ocasiones opera con fuerza el arte efímero, y son los curadores en las instituciones quienes validan tu obra. ¿Qué opina al respecto?

“Hoy existe una nueva forma de operar, en los 90 se habló de post modernismo hoy se está hablando de otros fenómenos socioculturales en los cuales el arte ya no puede mirarse con el mismo rasero, uno de los grandes problemas en una lugar como Bayamo todavía está en las disquisiciones si un género es más válido que otro, eso es para hace 20 años atrás. Hay que salir a buscar lo que está pasando en el arte internacional y hacer una valoración acertada.

“Con la reevalución que se ha dado a partir de todos los problemas en el mundo financiero, las burbujas artificiales que había en el sistema institucional, el sistema del arte internacional está reconsiderando cuanto timo había detrás de supuestas prácticas intelectuales. Se está repensando sobre cual es la verdad en el ejercicio artístico, cuáles han sido propuestas que han valido la pena asumir y asimilar. Se han percatado que hay que rescatar el nivel de especialización como ejercicio plástico.

“Podíamos ver en una misma bienal todo tipo de tendencias, ahora las instituciones se están llamando a contra a partir de un nuevo ejercicio teórico, no es solo la obra como objeto, es todo el andamiaje alrededor de esta que ha sido construido como mecanismo de mercado, pero a la larga, después que hay un pico, viene un proceso de relajamiento y después de la fiesta se ve lo que quedó, en medio de eso está floreciendo una neofiguración, que para mi no es sorpresa porque yo siempre me he abocado por la pintura.

“En ese sentido, por el ejercicio que he llegado a madurar estoy cerca de dos grandes maestros, uno de Cuba, Pedro Pablo Oliva, que ha madurado a lo largo de varias décadas un discurso, y otro internacional, se trata del maestro colombiano Fernando Botero.”

-En esa madurez de tu obra te has planteado algún tipo de experimentación.

-“Los proyectos son una sorpresa, en el arte no bastan las ganas, saber hacer, también es importante, otro principio fundamental es que importa no es el esfuerzo sino el resultado, tengo algunas ideas en cuanto a esculto-pintura, está todavía en planteos, hasta que no esté listo no daré la primicia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .