Alfonso y Té de jazmín “enamoran” a Manzanillo

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 2 junio, 2018 |
0
Alfonso comenzó el concierto al piano. FOTOS/ Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- Noche fresca la del viernes por la lluvia en esta costera localidad y bendecida por la música trovadoresca, y de otros géneros, que enamoraron al casi centenar de personas que asistieron al principal Teatro de la ciudad del Golfo.

Gerardo Alfonso “desembarcó” en ese coliseo con la carga emocional y de reflexión de su música, junto al proyecto Té de jazmín, con el cual desarrolla la gira nacional Sábanas Blancas, que antes lo llevó a escenarios de las provincias de Guantánamo y Santiago de Cuba.

“Les agradezco estar aquí a pesar de la lluvia, para mí es un privilegio compartir en esta ciudad que vio nacer el movimiento de la nueva trova”, aseveró Alfonso en la génesis del concierto único en Granma y en lo adelante se estableció una cercana complicidad entre artista y público, en su mayoría joven.

Títulos emblemáticos como Soy un mambí, Ser o no ser, Cuando no nos queda otro lugar, Al final del camino, y Goticas de agua bendita, y otras canciones que se mueven en los géneros Ochanga y Guayason, creadas por Alfonso, matizaron la entrega artística junto a los antológicas Cuando una mujer, Yo te quería María, Quisiera, Sábanas Blancas y Son los sueños todavía, que el autor dedicara al Che Guevara.

Además, el artista cedió escenario a las jóvenes Anais Sánchez, bajista y Yeni Medina, clarinetista y saxofonista de Té de jazmín, quienes mostraron el virtuosismo de sus voces, aplaudidas por los asistentes al concierto.

Una prolongada ovación selló la entrega artística de Gerardo Alfonso en la ciudad del Golfo, y un ramo de rosas rojas sintetizó el cariño de los manzanilleros hacia uno de los más relevantes trovadores cubanos contemporáneos.

La presentación sedujo al público presente en el Teatro Manzanillo

“Busco en realidad cómo hacer mejor las cosas, desde lo que sé hacer: la música, desde mi arma que es la canción y aquí estoy y estaré.”

En intercambio con la prensa, Gerardo Alfonso se definió como un artista utópico y enamorado, convencido que desde la música se puede crecer y ser mejores y calificó como hermoso regalo el reencuentro con los manzanilleros.

“Este es un pueblo especial, dispuesto a echar pa´lante, eso ya es un privilegio, junto a la hálitos de la creación de la Nueva Trova. Carlos Manuel de Céspedes y La Demajagua son un símbolo de patriotismo, atributos históricos y culturales de los cuales y también bebemos los artistas y lo otorgan a la ciudad una riqueza espiritual y unos inmensos valores como parte del presente y futuro de la Patria.”

Gerardo Alfonso y el grupo Té de Jazmín presentarán su gira Sábanas Blancas este sábado en la ciudad de Holguín y concluirán el periplo artístico el 12 de junio con un concierto en la Isla de la Juventud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *