Almeida en el corazón de Niquero

Share Button
Por Yudelkis de la Hera Jeréz. | 17 febrero, 2020 |
0
FOTO/ Archivo de Alberto Debs Cardellá

Una imagen del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque da la bienvenida a quienes arriban al costero municipio de Niquero como reflejo de su presencia por estas tierras y el compromiso con la Revolución de quienes habitan esta porción del Oriente cubano.
Almeida llegó por vez primera a Niquero en 1956 como parte del contingente revolucionario que a bordo del Granma diera inicio a una nueva etapa por la Libertad definitiva. Alegría de Pío tatuado en mármol recuerda aquella histórica frase Aquí no se rinde nadie….., expresión de la fortaleza de sus ideas y la convicción de lucha.

En el aniversario 93 de su natalicio los niquereños lo recuerdan. Para el máster en Ciencias Alberto Debs Cardellá encerrar entre números las visitas del Comandante de la Revolución a Niquero es tarea difícil.

Juan Almeida Bosque siempre sintió amor, respeto y cariño por este pueblo de Niquero – explica el historiador – se recuerda las visitas que realizaba fundamentalmente en la industria azucarera y la conmemoración del 2 de diciembre, que casi todos los años venía preseidiendo estos actos. Era un hombre de pueblo. A él se debe muchas obras del territorio como el hotel y la emisora local.

Zenaida Lugones Tellez quien por muchos años se desempeñara como primera secretaria del Partido Comunista de Cuba en Niquero asegura que cononerlo cambió su vida, la presencia del Comandante contribuyó a su crecimiento profesional. Con lágrimas en los ojos y palabras llenas de sentimientos reseña aquellos encuentros.

Almeida era un hombre con un hombre con un hablar pausado – nos cuenta – coherente, respetuoso, diría que extremadamente educado. La vida y el trabajo me dieron la posibilidad de intercambier con él, eso para mí es lo más grande.

En la sala de su hogar en la calle 2 de diciembre, Teresita Domínguez Rivero atesora una fotografía que recuerda el momento que mostró a Almeida las salas expositivas del Museo Municipal y explicó lo sucedido en diciembre 1956 a uno de los protagonistas de la contienda.

Su legado va más allá de la lucha revolucionaria pues incursionó en el arte como escritor y compositor musical. Su especial sensibilidad humana y artística hizo posible el difícil reto de simultanear su intensa, responsable y fecunda labor como dirigente revolucionario, con una valiosa y prolija obra artística, la cual incluye más de 300 canciones y una docena de libros que constituyen un invaluable aporte al conocimiento de nuestra historia.

Uno de esos temas musicales fue la Lupe, , obra compuesta por Juan Almeida en los preparativos de la expedición del yate Granma a Cuba, y cuyo honor de interpretar ante su autor tuvieron los hermanos Felipe y Yaritza Gil Miranda. Quienes a pesar de ser niños en aquel entonces no olvidan el privilegio de haberlo conocido.

A 93 años de su natalicio Almeida se multiplica en esta histórica porción de la provincia Granma privilegiada por su historia, naturaleza y tradiciones.

Niquero lo recuerda con cariño y emoción. Más que una imagen a la entrada del poblado, una frase tatuada sobre el mármol en Alegría de Pío o una tarja en el Monumento Nacional Las Coloradas Almeida es la convicción de lucha de una tierra que hace suya la frase Aquí no se rinde nadie… y decide seguir adelante pesea las dificultades derivadas del cruel bloqueo impuesto por Estados Unidos.

FOTO/ Archivo de Alberto Debs Cardellá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *