Altruismo en pos de la vida

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 12 enero, 2016 |
1
Virgen Maray sonríe satisfecha y agradecida por haber logrado sobrevivir.Foto Rafael Martínez Arias
Virgen Maray sonríe satisfecha y agradecida por haber logrado sobrevivir.Foto Rafael Martínez Arias

Conseguir escapar de los tropiezos que la vida pone ante nosotros es una gran suerte, mucho más si para ello contamos con la ayuda y profesionalidad de otras personas.

Así les sucedió recientemente a Virgen Maray Yordis León y a Gustavo Rosales Muñoz, quienes por diferentes patologías pudieron emerger prácticamente del “fondo”, la primera en la sala de ICTUS y el segundo en la de Terapia intensiva del hospital Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, municipio cabecera de la suroriental provincia cubana de Granma.

La jiguanicera Virgen, con solo 20 años de edad y parida de tres meses, ingresó en ICTUS aquejada de una hemorragia Subaracnoidea (volocado de sangre en el espacio subaracnoideo, donde normalmente circula líquido cefalorraquídeo, afecta a de seis a 10 personas cada mil en un año. Es una patología grave, con una mortalidad aproximada del 20 al 40 por ciento de los pacientes internados).

“Imagine cómo me he sentido, pero todo ha sido más llevadero por quienes se ocuparon aquí de atenderme con esmero y conocimiento, ya son como mi familia. La limpieza es buena y también la alimentación. Estoy segura que mi recuperación se debe a ellos en gran medida”, manifestó al ser entrevistada.

Gustavo Rosales, por su parte, ingeniero agrónomo de 55 años, residente en Bayamo y presidente de la Cooperativa de Créditos y Servicios Clemente Ramos, se infectó con Lectospirosis (enfermedad infecciosa que se transmite de los animales al ser humano y puede producir cuadros clínicos que van desde solo fiebre hasta la afección de múltiples órganos, causando incluso la muerte), lo cual le provocó estar 13 días en la Terapia intensiva, y recibir 18 hemodiálisis, cuatro plasmas féresis y tres transfusiones de sangre.

Es prácticamente un “milagro” que esté hoy para hacer el cuento, pero como él explica tuvo el privilegio de ser atendido por “gente tan competente y humana, a quien mi familia y yo le estamos eternamente agradecidos. Fíjese que ni la carencia de medicamentos ni las necesidades económicas han podido eclipsar ese servicio”.

POSITIVOS RESULTADOS

Sobre las especificidades del departamento de Emergencia y Terapia en el territorio granmense, conversamos con su jefe, el Máster en Ciencias, doctor Orlando Iglesias Pérez, especialista de Segundo Grado en Medicina Interna y en Terapia intensiva, quien calificó como positivos los resultados en 2015.

La sala de ICTUS del hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, tiene ahora mayor confort luego de ser remodelada y ganar en amplitud.Foto Rafael Martínez Arias
La sala de ICTUS del hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, tiene ahora mayor confort luego de ser remodelada y ganar en amplitud.Foto Rafael Martínez Arias

Más de cinco mil 650 pacientes fueron atendidos, con un bajo índice de mortalidad en las tres salas de Terapia intensivas provinciales (Niquero, Manzanillo y Bayamo), y 10 municipales, además en las dos unidades de ICTUS, las dos salas de cuidados coronarios e igual número de unidades de terapia intermedia emergente.

Iglesias Pérez, también profesor auxiliar, dijo asimismo que sobresale haber alcanzado índices de letalidad por debajo de los indicadores establecidos en las denominadas enfermedades trazadoras, por ejemplo, ninguna muerte por asma bronquial (801 casos), ni por diabetes mellitus (391 ingresos); 14 fallecidos en politraumas de 211 atendidos; 20 decesos por infarto, contra 340 pacientes enfermos, y 194 vidas perdidas por enfermedades cerebrovasculares de un total de 519 aquejados.

“No obstante los logros señalados se mantuvo como aspecto negativo la alta mortalidad en los servicios de urgencia en los dos hospitales principales, Celia Sánchez, de Manzanillo y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, como consecuencia de las neoplasias terminales, y deterioro de algunas enfermedades causadas por el envejecimiento poblacional, ante lo cual se trazaron estrategias para revertir esa situación.”

En otro orden de cosas, el directivo acotó que la provincia cuenta con un parque de 65 ambulancias distribuidas en cuatro bases, Bayamo, Jiguaní, Manzanillo y Niquero, quienes se encargan del traslado de los pacientes graves y menos graves a las unidades de salud del territorio y fuera de él.

Al referirse al Programa de Trasplante de órganos, Orlando Iglesias indicó que hay un sólido trabajo, que incluye pesquisas diarias en los hospitales para determinar los pacientes a incluir en el Programa de donantes, por posible deterioro del nivel de conciencia, para caer luego en muerte encefálica. En 2015 se hicieron cuatro donaciones de órganos.

La doctora Mariela Véliz Fonseca, especialista de Primer Grado en Pediatría y jefa del Programa Materno Infantil en la provincia resaltó la labor desplegada por los colectivos de las terapias intensivas, que posibilitó cerrar el 2015 con cero muertes maternas.

Además hizo referencia a las terapias infantiles y neonatales, con incidencia directa en la cifra de mortalidad infantil, 3,8 por cada mil nacidos vivos.

MÁS ALLA DE UNA ATENCION

La salud es invaluable, de eso no hay la menor de las dudas, pero tiene costos en términos económicos, los cuales unido a la prestación de servicios, constituyen un sistema que requiere máxima atención, fundamentalmente cuando los pacientes la reciben de forma gratuita, en unidades presupuestadas por el estado cubano.

Todas las decisiones, tanto en organización de los servicios como desde el punto de vista clínico y epidemiológico, tienen implicaciones económicas.

Para la atención de salud, no se dispone de recursos ilimitados, de ahí que sea necesario brindar servicios óptimos, con el menor costo posible.

Para ejemplificar lo antes expuesto compartimos los resultados de un estudio realizado durante un año en 231 pacientes ingresados en la sala de ICTUS del hospital Carlos Juan Filnlay, de La Habana, con accidentes isquémicos agudos: el costo total de hospitalización fue de 89 mil 553,16 pesos cubanos, con una media per cápita de 387 mil 67 pesos.

Mientras el gasto en medicamentos ascendió a 15 mil 741,73 pesos.

Otras investigaciones realizadas arrojan que en México, por ejemplo, tres días de hospitalización con un Infarto agudo del miocardio cuesta entre tres mil seis mil pesos mexicanos diarios, en tanto, si el ingreso es una sala de Terapia intensiva supera los 120 mil pesos.

En Estados Unidos, por su parte, el costo promedio por paciente en las terapias es de entre mil 783 dólares y 48 mil 435.

Cabe entonces preguntarse, ¿podrían Virgen Maray y Gustavo costear los tratamientos recibidos si no vivieran en Cuba? Ellos aseguran que no.

No todo es absolutamente positivo, será preciso resolver algunas deficiencias para hacer mucho mejores los servicios de marras, pero sí es un hecho que con ellos Granma ha fortalecido la atención al paciente grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .

  1. Saludos para orlando iglesias peres ledeseo muchas suerte desde
    alemania i que siga asi tebajando por nuestra patria para nuestro
    pueblo saludos ruben