Álvaro Estévez Pérez: Sencillamente un joven de estos tiempos (+ audio y fotos)

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 27 agosto, 2018 |
1
FOTO Omar Moreno Suárez.

Un día inolvidable para Álvaro Jesús Estévez Pérez es el 18 de julio de 2018, pues en la emblemática Plaza de la Revolución de Bayamo, recibió el título de Doctor en Medicina, sazonado con un índice de 5,60 puntos, y las categorías de Destacado en la esfera de Docencia, Mejor en la Ayudantía, Vanguardia integral de la carrera de Medicina de la Filial Efraín Benítez Popa, de Bayamo y de la Universidad de las Ciencias Médicas Celia Sánchez Manduley.

FOTO Luis Carlos Palacios

Allí, mientras recibía el reconocimiento y el aplauso cariñoso de sus compañeros, sintió muy cerca de sí la presencia de alguien que fue artífice principal de su vocación, el Doctor Emilio Pérez Profet, eminente cirujano que caló en el corazón de los habitantes de la provincia de Granma, y su abuelo materno.

“Desde niño andaba siempre con abuelo –rememora- incluso me llevaba al hospital, él era detenido cada tres pasos por personas que se le acercaban, esa fue una manera de enseñarme la nobleza y la humildad imprescindibles en quienes ejercen esta profesión.

“Fíjese cómo era, que cuando manejaba, si alguien iba a pasar, paraba y esperaba, aunque tuviera detrás muchos vehículos. Por eso fue tan querido”.

Con 25 años de edad, Alvarito, como todos le dicen, es aún aquel niño inquieto que junto a sus mayores participaba en todas las actividades de la cuadra y presidía el CDR infantil.

Gusta de bailar, divertirse, jugar voleibol, compartir con sus amigos, dar mucho amor a sus mascotas (perra y gato) y cocinar, pues “si no fuera médico, sin dudas, hubiera sido cocinero”.

BREVE RECUENTO

Ha sabido disfrutar cada etapa de su vida, la secundaria básica, con los primeros descubrimientos adolescentes; el preuniversitario en el de Ciencias Exactas Silberto Álvarez Aroche, donde experimentó cambios radicales.

“Fue muy bonito, hacíamos maldades, y estudiábamos bastante. Fue, además, el primer contacto directo con la biología más profunda, y la elección de la carrera universitaria.

“Aunque entré por primera vez al salón de operaciones a los siete años, pues mi mamá intentó convencerme de que no fuera cirujano, en realidad eso me motivó, y desde entonces supe que sería médico.

“En mi casa, los almuerzos familiares se convertían casi en una entrega de guardia de la especialidad, entre mi abuelo, mi mamá y mi tío, los doctores Pérez Suárez (La Nena y El Nene), cirujanos. Sin dudas, todo ello influyó en mi decisión”.

MÚSICO, POETA Y …

Pasó el servicio militar en la propia Filial de Ciencias Médicas Efraín Benítez Popa, de Bayamo, y luego cursó ahí los seis años de su carrera.

“Siempre me gustó estar involucrado en todos los eventos, aunque mi meta era enfocarme en el estudio sin ser academicista, por eso, sin saber cantar hice una audición de canto, uff, fue divertido, participé en Fotografía, en audiovisuales, en Cine club y hasta en Literatura.

“Me mantuve como Presidente de brigada y a partir del segundo curso Coordinador del año. Ya en cuarto año mi abuelito se puso peor de su enfermedad y fue muy difícil para mí, disminuyó mi participación en trabajos científicos y exámenes de premio, solo la guardia de la ayudantía.

“En quinto año integro el secretariado de la FEU, a cargo de la secretaría de Docencia e investigaciones, y presidente del Grupo científico de la Filial. Participé en eventos que me enriquecieron académica y profesionalmente.

FOTO Luis Carlos Palacios

“En la Universidad uno florece y deviene la persona que finalmente vas a ser. Se avecina una etapa embarazosa, durante la carrera fue difícil demostrar que soy yo por mí, y no por mi familia, ahora lo será más, aunque sé nunca voy a poder igualar a mi abuelo.

“Me gusta lo que hago, me verticalicé en Cirugía al concluir el quinto año, ahora toca continuar la especialidad y honrarla. Soy un soldado de la Revolución y de la más hermosa de las profesiones”.

Alvarito es alegre, tiene una mirada profunda y a la vez tierna, y atrapa al interlocutor con su risa desenfadada, es, sencillamente un joven de estos tiempos.

FOTO Luis Carlos Palacios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Felicidades para ti, tienes vocación y estoy segura que si sigues con ese amor, humildad y esa sencibilidad, llegarás a ser grande como el Querido Pérez Profet, la Nena y el Nene.Médicos a sí son los que necesitamos. Muchas felicidades y que lo Disfrutes