¿Amar el arte o el arte de amar?

Share Button
Por Andy Zamora Zamora | 22 abril, 2018 |
0

“Un artista de la plástica debe caracterizarse por ser profesional tanto en cada espacio donde comparte, como en sus propios conceptos para asumir con responsabilidad y amor sus funciones”.

Así lo expresa Rafael Fernández de Castro Gracial, el mejor instructor de arte en Cauto Cristo, evaluado por varios años consecutivos con esa categoría, gracias a la práctica de sus conceptos.

Rafa, como le llaman cariñosamente, defiende a cabalidad la tarea tan compleja y noble de educar, con la premisa de formar estudiantes de bien como planteara José Martí.

En su desempeño, el entrevistado encuentra como recompensa un alumnado con el talento para exponer sentimientos, mensajes, equilibrio y lógica, en una obra pensada para formar en valores.

Al llegar al Seminternado Luis Ramírez López, eran cerca de las 8:00 de la mañana. Las aulas estaban bien ambientadas y los profes encantaban con su denuedo persuasivo.

Varios educandos rodeaban al integrante de la Brigada José Martí. Nos dirigimos al sitio más adecuado para dialogar, pues también los pequeños entre sus juegos característicos pretendían el espacio con el redactor.

Admirables pinturas atrapan a los observadores de exposiciones cada año en la Casa de Cultura municipal en eventos como De donde crece la palma. Son sus pioneros los autores, pero la calidad habla de una estrecha relación entre ustedes, indagué.

“Iniciamos primero esbozando varios criterios en conjunto y luego me traen en papel sus iniciativas, de acuerdo con su nivel de creatividad y dominio de las prácticas a aplicar. Después de la corrección, dedicamos largas horas a perfeccionar lo expuesto”, explica el interlocutor.

Al proseguir, confesó que para él es causa de mucho placer, el estar junto a sus pequeños en una clase, donde juntos sueñan cómo colorear una realidad, a veces subjetiva, pero con la intención de impregnar en los demás una idea bien definida.

“Trabajamos generalmente de día, pero si es preciso hacerlo en horario nocturno lo hacemos, incluso los fines de semana, porque cuando preparamos un dibujo o varios, nos entretenemos y valoramos las técnicas, los contrastes, hasta alcanzar un acabado, donde unos y otros elementos vayan de la mano en función del objetivo, argumentó.

“Mis motivaciones por este perfil fueron prácticamente casuales, yo estaba estudiando en Secundaria Básica, cuando comenzó el programa de los instructores. Lo más impresionante fue al saber que a quienes optaran por esa carrera nos llamarían ´los hijos de Fidel´, todos queríamos serlo, por el solo hecho de que fuese el Comandante, impulsor de esa hermosa especialidad.

“La convicción de enseñar me llevó hasta una zona rural, donde laboré en diferentes centros educacionales. Allí fue donde creció mi pasión, en el trabajo con los pinceles, los cuales no pude separar jamás de los niños. Disfruto mucho de su ingenuidad y de cómo expresan lo que sienten, eso es fabuloso.

“Ya suman 14 los años dedicados a esta disciplina, apenas tengo oportunidad para realizar una muestra propia, pero cuando la agenda está menos cargada, aprovecho para saciar la sed de escribir mi historia en acuarelas.

“Me han reconocido en varias ocasiones, a nivel nacional obtuve premio UNICEF, recientemente también el de ONURE, con el estudiante de esta escuela Ubisnel Parra González, así como dos menciones Defensa civil y una en Materia Prima, además de muchos en Granma y en el municipio.

La solidez de la docencia de Rafael está tanto en su talento para aprender, como de transmitir sus conocimientos. Para lograrlo cuenta con el arte de amar lo que hace y entregarse por completo para conseguir cada propósito, donde el protagonismo suyo es compartido con infantes de la enseñanza primaria.

Para el joven, el quehacer artístico resulta una forma de exponer la sensibilidad creativa, que surge desde la imaginación y que para materializarla amerita de una pasión incondicional.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *