Amor con amor se paga

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 13 septiembre, 2017 |
0

Esta singular fuerza de trabajo y resultados  nació en los sitios costeros de Niquero y Campechuela hace unos pocos años.

Su devenir está íntimamente relacionado con la caña y con el azúcar, principalmente  con aquellas brotadas de las plantaciones e ingenios Roberto Ramírez y Enidio Díaz Machado, de esa zona litoral granmense.

Esa fuerza surgió   para  las recuperaciones, habidas y por haber   y para fomentar la amistad y el apoyo.

Reactivada cada vez que las circunstancias lo requieran como hace algunas  jornadas cuando el huracán Irma  estaba a muchos kilómetros de Cuba, las cinco brigadas de operadores de motosierras para la tala y poda de árboles y los dos pelotones de alzadoras para la recogida de escombros y saneamiento en general, estaban prestos  para entrar en acción cuando y donde hiciera falta y con mayor énfasis al ser decretada la fase recuperativa.

No hubo que esperar mucho: cuando el meteoro azotó sin piedad  la costa norte cubana, junto a importantes destinos turísticos, y desde Camagüey hasta  Mayabeque ya la orden estaba reiterada: ayudar  cuando y donde fuera y eso se hizo realidad en el amanecer de este lunes.

Entonces los agroazucareros  se integraron a un contingente constituido por constructores, electricistas y trabajadores de Servicios comunales para restañar   daños  en tierra agramontina vulnerada en su parte norte  por la furia ciega de Irma, ya tristemente célebre  en todo el Caribe y también en la mayor de Las Antillas.

Hoy nuestros azucareros y esa nutrida tropa  apoyan con cuerpo, alma y equipamiento  a los camagüeyanos que los ven como a familiares queridos  como ocurre siempre en estas acciones de solidaridad.

Muchos de ellos evocan como se sumaron  compatriotas desde distintos puntos de la geografía  quienes hicieron lo propio cuando su tierra costera fue golpeada  por el torbellino llamado  Dennis.

Ahora los nuestros corresponden la solidaridad  de entonces fieles  al ideario martiano: amor con amor se paga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *