Por amor a la naturaleza (+fotos)

El máster en Ciencias Ernesto Palacio Verdecia dedicado hace un cuarto de siglo  a la conservación, protección y manejo de áreas protegidas, fue acreditado este 2020 con el Premio Nacional de medio ambiente  
Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 5 junio, 2020 |
0

Su amor hacia el medio ambiente no sabe de egoísmos, tampoco de obstáculos ni carencias. Le inspira a desafiar las alturas y a vencer dificultades;  a ver más allá de la cima, a interpretar las señales de la naturaleza; y aunque siente que su abrazo no es suficiente para salvarla, confía en que el accionar conjunto puede hacer la diferencia.

Con más sueños que peso en su mochila, llegó a los predios del Parque Nacional “Desembarco del Granma” Ernesto Palacio Verdecia, para cumplir su servicio social luego de licenciarse en Biología. Allí se sembró,  y desde entonces no ha cesado de dar flores y frutos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Parque nacional Desembarco del Granma se encuentra ubicado en la región sur oriental de la Provincia Granma, ocupando parte de los municipios de Niquero y Pilón. Presenta una extensión de 32 mil 576 hectáreas de las cuales seis mil 631 se encuentran asociadas a superficies marinas.

“En él hay muchos sitios especiales, creo que me identifico más con el Sendero El Guafe, este sitio es emblemático por su diversidad, tanto que cada vez que lo visitas encuentras algo nuevo, es increíble”, confiesa.

Entre sus logros como conservacionista se encuentra la restauración ecológica de más de 70 hectáreas de las formaciones de manglar asociadas al sitio del desembarco de los expedicionarios del Granma, y de otras 120 hectáreas degradadas del Bosque semideciduo (que pierde su follaje en la época seca).

Su trabajo vinculado con un equipo técnico favoreció la supervivencia de varias clases de reptiles, entre ellos la lagartija de hojarasca, que figura entre los valores más relevantes de la fauna cubana, y la protección del Liguus vittatus, un  molusco autóctono de Granma, en peligro de extinción, codiciado por su concha cónica variablemente coloreada, que ya muestra una visible población en la zona.

Liggus Vicatus

Lo más gratificante, refiere, es cómo la educación ambiental se visibiliza en la incorporación de más de dos mil niños de distintas escuelas mediante el Festival de círculos de interés de áreas protegidas, y la incidencia de estos con acciones directas sobre estos predios.

“Hoy, por ejemplo, contamos con nuevos registros de la Coccotrinax victorinii, una palmácea presente solo en la región sur oriental de Granma, desde Cabo Cruz hasta la desembocadura del Río Tana, en Media Luna, resultantes de esta cultura ambiental y el reforzamiento poblacional in situ”, acota Palacio Verdecia.

Testimonian también su amor por el entorno, la autoría y coautoría de varias publicaciones con aportes científicos en el manejo y preservación de especies acosadas, y la futura publicación de una revista sobre los ejemplares florísticos amenazados del parque.

Su labor conservacionista en el Parque  Nacional “Desembarco del Granma”, el mayor y más protegido exponente mundial de sistemas de terrazas marinas emergidas y sumergidas sobre rocas calcáreas de la región  sur oriental de Cuba, le ha hecho merecedor de varios reconocimientos.

Recibió el Sello conmemorativo “Forjadores del Futuro” y Sello 8 de octubre, el Premio provincial de medio ambiente en 2018, la Medalla Álvaro Barba Machado, por más de 25 años dedicados a la defensa y fomento de bosques de Cuba, en 2019; y el Premio nacional de medio ambiente le será entregado este 5 de junio como parte de las celebraciones del Día Mundial del Medio Ambiente, en esta ocasión bajo las medidas que impone el Coronavirus.

tocororo

“Aunque hoy existe una mayor conciencia sobre la necesidad de conservar nuestro entorno y favorecer la conservación de la naturaleza aún falta mucho por mejorar. En muchas de nuestras comunidades se presentan problemas socio ambientales entre los que se encuentran problemas de contaminación por vertimientos de residuales sólidos y líquidos, deficiente educación ambiental y falta de una cultura legislativa relacionada con el medio ambiente.

“Muchas de estas problemáticas pueden minimizarse a partir de una participación activa de las instituciones, la concientización de las poblaciones locales acerca de la necesidad de la eliminación o mitigación de los problemas socioambientales serán factores determinantes en el éxito en la mitigación de la problemática.

“En el medio de esta lucha está la  escuela, que es donde se inicia y se fortalece el proceso docente educativo, permanente y sistemático, integrador y multiplicador, que hace de este sector un actor clave en el proceso de educación ambiental”, comenta Palacio Verdecia.

Innumerables razones podría darnos este ambientalista para persuadirnos de por qué es necesario involucrarnos en el cuidado de la biodiversidad, sin embargo, también tiene una frase breve y enfática bajo la manga: “Amar la naturaleza es amar la vida.”

Granma ha sido sede del acto nacional por el Día mundial del medio ambiente en 2007 y 2016. Este 2020 es su segundo año como provincia destacada, junto a sus homólogas de Villa Clara y Camagüey, mientras Pinar del Río es la sede de la efeméride por el Día mundial del medio ambiente.

Sendero arqueológico El Guafe

Acompañan a Granma en su condición de destacada los municipios de Bayamo, Manzanillo, Niquero, Cauto Cristo y Pilón, sin desconocer los restantes territorios y el desempeño de sus especialistas.

Cartacuba

Se destaca en el trabajo de sensibilización de las personas en el adecuado enfrentamiento al Cambio Climático la Doctora en Ciencias Susel Noemí Alejandre Jiménez, creadora del proyecto extensionista Costa Viva, así como el doctor en Ciencias Luis Manuel Díaz Granado Bricuyet, que ha desarrollado acciones a través del Proyecto Ecoescuela 2020 “Por una educación para la sostenibilidad en el cambio climático”.

Carpintero verde

Entre las instituciones sobresale el colectivo de trabajadores de la Finca “El zapote” de la Estación Territorial de Investigaciones Agroforestales de Guisa por sus contribuciones en la investigación de los recursos forestales de la provincia, así como aportes en la producción de alimentos.

“Este año nuestro mensaje va dirigido en dos direcciones, primeramente felicitar a los granmenses, porque este es el resultado de trabajo de cada uno. En una segunda dirección seguiremos acompañando lo que la dirección del país nos está pidiendo: cumplir con las medidas para enfrentar la Covid-19, para que cuando nos volvamos a reunir, proteger mejor el ambiente y la calidad de vida”, expresó María Isabel Guilart Castillo, sub delegada de medio ambiente de la delegación territorial del Citma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *