Ana Mola: “Mi compromiso es trabajar”

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 21 junio, 2017 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

El 18 de mayo, del presente año, cuando el país festejaba el Día internacional de los museos, Ana Regla Mora Rodríguez, bayamesa por adopción, recibía, en la capital cubana, uno de los mayores estímulos de su vida: el Premio por la conservación del patrimonio de la Casa natal de Carlos Manuel de Céspedes, institución en la que labora desde hace casi medio siglo.

De regreso al terruño y con la alegría reflejada en sus labios, ofrece el testimonio que multiplica su pequeña estatura.

“Fue un momento muy emotivo -comenta mientras ordena algunos papeles- todo un privilegio, la única elegida de la zona oriental. Aunque nací en el centro de La Habana, vivo con inmenso placer en Bayamo, una ciudad que me abrió sus puertas cuando apenas tenía cuatro años de edad.

“El premio encierra  un doble honor, el recibirlo en el acto nacional rodeado de otros valiosos compañeros y el reconocimiento popular de la gente que a diario lo comparte conmigo.

“Me enorgullezco cuando camino por las calles y alguien me dice con agrado: Tú lo mereces, Anita. Realmente lo agradezco, pero en realidad no trabajo para merecer, sino porque me gusta lo que hago, porque vengo de una familia que me educó bajo ese concepto.

“Fui alumna del historiador bayamés Luis Orlando Lacalle, quien me enseñó lo que sé de esta ciudad, de su protagonismo en la lucha insurreccional, de sus costumbres y tradiciones”.

Esta mujer, de ojos vivos, comunicadora natural por excelencia, siente placer cotidiano frente a la labor que desempeña:

“Llevo 49 años trabajando en la conservación patrimonial, con el orgullo de haber acompañado al Comandante Fidel en el año 1986, durante las tres horas y 15 minutos que duró su recorrido por la misma institución, que este año avaló el estímulo recibido.

“De aquel histórico momento conservo esta anécdota que no me canso de repetir: Fidel emocionado pidió a la profesora de música invitada que interpretara un número relacionado con Bayamo, ella, algo nerviosa, tomó entre sus manos el violín y dejó escuchar La Bayamesa, mientras el rostro del Comandante subía rápidamente de tonalidad, hasta llegar casi al rojo intenso. Aquello me impresionó, la primera canción romántica de la música cubana había calado hondamente en el sentimiento del Líder.

“En agosto del pasado año contribuí en el mantenimiento de la Casa del Comandante Fidel, en La Plata, acción que obtuvo mención nacional de conservación y me satisface.

“Guardo con amor el Sello de trabajador laureado de la Cultura, también el conferido por Eusebio Leal, el Escudo de la ciudad de Bayamo y otros reconocimientos otorgados por Marta Arjona y Armando Hart…”.

Por un instante detuvo la voz y ordenó la memoria  para luego lanzar nuevas ideas:

“En el año 2002, el Presidente del gobierno bayamés me encomendó la tarea de arreglar el reloj de la catedral, que luego de una reparación capital funcionó.

“La noticia trascendió las fronteras de Granma, mediante un reportaje televisivo, y fue tan grande el impacto que pronto las autoridades de Sancti Spíritus y Trinidad, con igual situación a la nuestra, se interesaron en el arreglo de los suyos y colaboramos en tal empeño.

“No solo trabajo para la Casa del Padre de la Patria, lo hago con igual amor en cualquier institución que me necesite, así lo testifican los pisos de la Casa de la trova y de la Uneac, varios sitios históricos de Bayamo…, ese es el orgullo y la satisfacción que llevo dentro.

“Ahora estoy atareada en la línea de montajes en el Parque-museo Ñico López, sobre todo  el relacionado con la Sala de los asaltantes, porque el 26 de Julio cumple 35 años de inaugurada”.

Por un instante recuerda a los jóvenes caídos en aquella gesta heroica y brota de su memoria la imagen del hombre que atendió durante el memorable recorrido por la Casa natal de Céspedes:

“Mi compromiso es trabajar diariamente y hacerlo bien, para que las generaciones futuras también conozcan los sitios patrimoniales que enaltecen nuestra historia. Esa es mi lucha, ese es mi aporte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *