Angola: 40 años de libertad

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 30 diciembre, 2015 |
0

AngolaLuanda-. Cual derecho de todos los angoleños, la libertad y sus 40 años de proclamarse como proceso irreversible en Angola dominó la vida nacional durante el 2015.

“Oh Patria, nunca más olvidaremos a los héroes del 4 de febrero/ Oh Patria nosotros saludamos a tus hijos que cayeron por nuestra independencia”, reza una de las estrofas del himno angoleño recordada por el presidente José Eduardo dos Santos en su mensaje a la nación, en ocasión de los 40 años de la independencia (11 de noviembre).

En su intervención, Dos Santos reconoció que la emancipación no fue entregada en bandeja de plata, sino conquistada “con sudor y sacrificio, a través de una lucha difícil y muy corajuda en la que se involucraron varias generaciones durante la tentativa de ocupación colonial efectiva de Angola por Portugal”.

Detalló que representantes del monarca portugués llegaron al reino del Congo en 1482 y, en sucesivas misiones, establecieron relaciones de amistad y cooperación con beneficios recíprocos para las dos partes durante cerca de 100 años.

Luego Portugal modificó unilateralmente su política e inició por la fuerza la ocupación de territorios del reino y de otros soberanos vecinos.

En esa zona empezaron a extraer recursos naturales, a ocupar tierras, a establecer a ciudadanos lusos y a iniciar un negocio muy lucrativo con el comercio de esclavos, los cuales eran transportados en navío para Brasil y otros parajes del continente americano.

Según historiadores, de los cerca de cuatro millones de esclavos llevados de África para Brasil, la mitad salieron de Angola.

Por ello, indicó Dos Santos, esa debe ser la principal razón por la cual la población de Angola no es más numerosa, pues se supone que actualmente rebasaría los 50 millones de habitantes, en vez de los cerca de 26 millones.

El jefe de Estado llamó a no olvidar que el arma más peligrosa  usada contra los angoleños fue la división de sus filas. Los colonialistas recurrieron al tribalismo, racismo, regionalismo y la intriga de todo tipo.

Después de la II Guerra Mundial surgieron en Angola intelectuales y cuadros con conocimientos teóricos y visión estratégica que permitieron presentar las bases para crear partidos políticos y movimientos de liberación nacional.

En su extensa alocución, Dos Santos reiteró que el 11 de noviembre de 1975 el presidente Agostinho Neto promulgó el nacimiento de la República Popular de Angola (actualmente República de Angola), y la paz se asomó de forma tenue con tal proclamación.

Argumentó que tras derrumbarse la autoridad colonial portuguesa, el Movimiento Popular de la Liberación de Angola (MPLA) aflora como el más importante de los tres movimientos independentistas nacionales.
Sin embargo el frágil pacto tripartito que regía entre ellos se quebró tras el MPLA hacerse cargo del gobierno y por ende del control de Luanda.

De inmediato ese grupo se vio involucrado en una guerra civil contra el Frente Nacional para la Liberación de Angola (FNLA), de tendencia derechista y bajo el liderazgo de Holden Roberto, y la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (Unita), de Jonas Savimbi.

Tanto el FNLA como la Unita, que controlaban el centro y sur del país, recibían apoyo de potencias occidentales y sus aliados regionales de Zaire y Sudáfrica.

En ese contexto se perpetra la invasión sudafricana a Angola y el MPLA solicita la ayuda de Cuba y la otrora Unión Soviética para enfrentar la agresión. Las tropas internacionalistas cubanas se mantuvieron en el país hasta 1991.

Luego de escabrosas negociaciones, a fines de mayo de ese año se alcanzó un acuerdo político que presumió el cese de las hostilidades y la celebración de elecciones generales en 1992.

Participaron en la consulta 18 partidos políticos, no obstante la rivalidad en las urnas se centraba entre el MPLA y la Unita.

El Movimiento ganó la mayoría parlamentaria y las presidenciales, con el aval de la mayoría de los observadores internacionales, quienes calificaron los comicios de libres y justos.

Esa victoria zarandeó la ambición de poder de Savimbi, quien no aceptó los resultados electorales, al invocar negligencia y fraude generalizado, y determinó reanudar la guerra.

Para noviembre de 1994, con la mediación del presidente sudafricano, Nelson Mandela, se llegó a los Acuerdos de Lusaka que  realmente se pusieron en marcha ocho años más tarde, tras la muerte de Savimbi, el 22 de febrero de 2002.

Dos meses después se estampa la anhelada concordia y el Gobierno empieza a implementar una serie de políticas públicas que favorecen el avance social de los angoleños.

Respecto a estas cuatro décadas de emancipación, el reconocido escritor angoleño António Gonçalves valoró siete conquistas importantes para Angola. En primer lugar menciona que el país sigue siendo libre e inseparable de Cabinda a Cunene.

Destaca como segunda la sana convivencia entre los 13 idiomas nacionales más representativos y el uso de la lengua oficial (el portugués).

Considera un tercer logro la seguridad de las personas y su circulación por todo el territorio nacional que se ganó en mayor medida tras la firma de los acuerdos de paz el 4 de abril de 2002.

Un cuarto resultado de suma importancia, agrega el también poeta, fue la capacitación y formación de los ciudadanos, como supuso Neto y continúo después Dos Santos.

Gonçalves señala como quinto avance la adopción de la nueva Constitución en 2010 que condujo al país a un sistema presidencial.
La sexta, de suma importancia para los angoleños, es que puede realizarse de forma regular el ejercicio de la ciudadanía, que consiste en la elección de sus líderes por votación secreta.

El literato está convencido que una séptima y última gran conquista de la nación fue su afirmación en la arena internacional con voz independiente.

Este logro tuvo expresión notoria al Angola asumir en enero de 2014 la presidencia de la Conferencia Regional de los Grandes Lagos y por segunda vez ser elegida miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

De acuerdo con autoridades, el país intensifica esfuerzos para hacer del Consejo una entidad más eficiente y equilibrada.

Procura garantizar la promoción del diálogo entre las civilizaciones como elemento esencial para la armonía, el respeto por la diferencia entre los pueblos y la prevención de crisis.

A 40 años de su independencia, Angola exhibe orgullosamente la paz como la mayor de sus riquezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .