Aniversario 503 de Bayamo, una ciudad símbolo

Share Button
Por Yasel Toledo Garnache | 5 noviembre, 2016 |
0

Ciudad de Bayamo CubaMe detengo en cada tarja, en cada monumento. Y pienso “por aquí entraron” , “en este lugar cantaron”. Imagino las llamas consumiendo el lugar, los habitantes hacia el monte, el asombro de los españoles colonialistas…, pero la historia comenzó mucho antes.     

Este cinco de noviembre la otrora Villa de San Salvador de Bayamo, la segunda fundada en Cuba, cumplirá 503 años, y tal vez nunca lució tan joven y llena de vida como en la actualidad, con miles de personas en sus calles y parques, sonrisas, la satisfacción por lo logrado y el anhelo de más conquistas.

Cuentan páginas impresas y digitales que el mayor poblado impulsado por Diego Velázquez y sus hombres en esta zona no estaba donde hoy radica la Ciudad Monumento Nacional, capital de Granma, sino en un
lugar más próximo al Golfo de Guacanayabo.

Los españoles conocían la región desde antes, pues a finales de 1511 y
principios de 1512 la recorrieron con el propósito de capturar al cacique
Hatuey, líder de una rebelión, y observaron parte de la abundante
población aborigen, potencial mano de obra.

Ellos establecieron un campamento, el cual fue atacado por unos dos mil indios en septiembre de 1512, porque el valor y la rebeldía  parecen circular por las venas de los habitantes de este lugar de  tanta historia desde hace bastante.

Más tarde, las bondades del río Bayamo para la navegación y de las tierras cercanas para los cultivos agrícolas como la yuca, el maíz y el boniato atrajeron a muchos.

Poco a poco, la villa alcanzó prosperidad y aquí nacieron hombres de
altura tremenda como Carlos Manuel de Céspedes, iniciador de las guerras independentistas en el país y Padre de la Patria; y Francisco Vicente Aguilera, considerado el más rico de aquella época en el oriente de Cuba.

Ellos y otros como Pedro Felipe Figueredo (Perucho Figueredo), autor del Himno Nacional, prefirieron la incomodidad de la manigua y el peligro de los disparos y la lucha para conquistar el sueño de
una nación libre, lo cual no deberá ser traicionado jamás.

Bayamo, primera capital de la República en Armas, será siempre nostalgias y recuerdos, que conocí primero por libros e
historiadores.

Espectáculos artísticos, entrega de premios, conferencias y eventos, como el festival internacional de teatro Lazarte, son favorables para celebrar el aniversario, aunque lo más importante es cuidar la ciudad y sus esencias, amarla e impulsar su permanente  progreso.

Miro la estatua de El Padre en la primera plaza denominada de la Revolución en Cuba. Y me voy al interior de su casa natal, hoy museo. Entre cuadros con su imagen, frases y objetos suyos, tiemblo.

Me siento en uno de los bancos en la mencionada plaza, cerca de donde fueron estrenadas las notas del Himno, en el actual Centro Histórico Urbano. Y miro a todas partes. Tal vez los vea. Sé que siguen aquí. Luego camino y me detengo en cada tarja, en cada monumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *