Anticonceptivo de emergencia ya es una realidad en Costa Rica

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 17 mayo, 2019 |
0
San José, – Pese a campañas y opositores, el anticonceptivo de emergencia, conocido como la píldora del día después, es hoy una realidad en Costa Rica, donde se vende de manera libre para asegurar su efectividad.

 

Tras una larga batalla de las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, incluido el estatal Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), el mes anterior fue firmado el decreto que permitiría la venta de esa pastilla en todas las farmacias del país, previa información del profesional del local, de manera libre.

Este jueves, el decreto fue publicado en el diario oficial La Gaceta, con lo cual la venta del Levonorgestrel -único anticonceptivo de emergencia registrado hasta el momento en este país- es ya un hecho y las mujeres que lo deseen pueden hacer uso de ese medicamento con el objetivo de evitar un embarazo.

La decisión oficial de venderlo sin receta médica responde a que su mayor efectividad se produce 12 horas después -aunque es recomendado hasta las 72 horas posteriores- del contacto sexual donde falló alguno de los métodos anticonceptivos empleados, o la mujer fue víctima de una violación o cualquier otra situación que lo amerite.

Desde el mismo inicio de la discusión sobre su autorización, el Inamu abogó por el acceso libre de las féminas de Costa Rica a la píldora de anticoncepción de emergencia, la cual evita el inicio del embarazo.

‘Si una mujer es víctima de violación o si tuvo una relación sexual de riesgo, debe tener la opción de acceder libremente a la píldora de anticoncepción de emergencia’, afirma el Inamu.

Asevera que ese medicamento es anticonceptivo, como lo es el preservativo, el dispositivo intrauterino y otros métodos que permiten la planificación familiar, al impedirle a la mujer quedar embarazada, porque actúa sobre la ovulación, evitándola o retrasándola.

Lo anterior, destaca el Inamu, significa que la anticoncepción de emergencia no puede interrumpir un embarazo concebido, y apunta que el uso de la anticoncepción de urgencia no tiene ninguna contraindicación médica ni tampoco ningún límite de edad.

La entidad favorece además que la anticoncepción de emergencia debería integrarse en los servicios de salud que se prestan a las poblaciones con mayor riesgo de relaciones sexuales sin protección, incluida la atención posterior a una agresión sexual y los servicios dirigidos a mujeres y niñas que viven en entornos de emergencia o de ayuda humanitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *