Asegura Raúl que no puede dilatarse solución a dualidad monetaria

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 22 diciembre, 2017 |
0
El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, durante las palabras de clausura del Décimo Período Ordinario de la Asamblea Nacional del Poder Popular/ FOTO Marcelino Vázquez

La Habana, – El General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, aseguró hoy que no puede dilatarse por más tiempo la solución a la dualidad monetaria y cambiaria en el país.

En su discurso de clausura al décimo periodo ordinario de sesiones del Parlamento cubano, en su VIII Legislatura, el mandatario precisó que si bien la eliminación de la dualidad no solucionará los problemas acumulados en la economía, constituye el proceso más determinante para avanzar en la actualización del modelo económico, por el impacto que tendrá en todas las esferas de la nación.

Sin resolver esa cuestión será difícil avanzar correctamente, subrayó Raúl, al tiempo que reconoció se ha alcanzado una mayor integralidad y alcance para superar además las distorsiones existentes en materia de subsidios, precios y tarifas mayoristas y minoristas, pensiones y salarios del sector estatal de la economía.

Nadie puede calcular el elevado costo que ha significado para el sector estatal la persistencia de la dualidad, lo cual favorece la injusta pirámide invertida, donde a mayor responsabilidad, se recibe una menor retribución, valoró el General de Ejército.

Remarcó que no todos los ciudadanos aptos se sienten motivados a trabajar legalmente debido a la persistencia de esa anomalía, la cual desestimula también la promoción a cargos superiores de los mejores y más capacitados trabajadores y cuadros, algunos de los cuales emigran al sector no estatal.

Como se informó con anterioridad a los diputados, Raúl subrayó que se estima un crecimiento del dos por ciento del PIB para el 2018, lo que presupone garantizar el uso eficiente de los recursos financieros y materiales disponibles, elevar los ingresos por concepto de exportaciones y aumentar las producciones nacionales, en particular de los alimentos.

El PIB conservó su signo positivo al registrar un crecimiento del 1,6 por ciento en el actual calendario, precisó el dignatario, y aclaró que tal resultado aún no satisface.

El próximo año también será complicado para las finanzas externas de la nación, sostuvo, mientras ratificó que Cuba mantendrá su propósito de recuperar gradualmente la credibilidad internacional en la economía nacional, y reiteró a los acreedores la voluntad de cumplir los compromisos asumidos en los diferentes procesos de reordenamiento de la deuda externa.

Raúl llamó a consolidar la todavía incipiente participación de la inversión foránea en la economía, la cual mostró este año resultados superiores, y acotó que no se pueden soslayar los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba, recrudecido por la actual administración norteña.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros insistió que Cuba no renunciará al despliegue y desarrollo de las formas de gestión no estatales en la economía, a la vez que apuntó la necesidad de asegurar el respeto a la ley, afianzar los resultados positivos y enfrentar con firmeza las ilegalidades y violaciones a la política vigente.

Se refirió también a los daños ocasionados por el huracán Irma -el mayor fenómeno hidrometeorológico registrado de la cuenca del Atlántico- que fueron cuantificados por 13 mil millones185 mil pesos, cifra calculada a partir de la paridad de esa moneda con el dólar estadounidense.

Por primera vez se produjo la interrupción del sistema eléctrico nacional, aseveró el mandatario, quien destacó el espíritu de resistencia del pueblo y la unidad, disciplina y solidaridad mostrada durante el paso del huracán y en la etapa recuperativa.

Significó que en solo 62 días se restablecieron las cuantiosas afectaciones en instalaciones turísticas, sobre todo en la cayería norte del centro de la Isla, que quedaron listas para prestar servicios antes de la temporada alta del turismo, iniciada a mediados de noviembre último.

Raúl reiteró que ningún cubano quedó desamparado antes ni después del paso de Irma, y que para resolver el más complejo de los problemas que dejó, la vivienda, se ejecutan programas de construcción en las comunidades con mayores afectaciones, lo cual está entre las prioridades de la economía para el próximo año.
Reiteró el agradecimiento del pueblo cubano por la ayuda internacional recibida y las incontables muestras de apoyo llegadas desde todas partes del planeta.

El General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, dijo que la primera etapa del proceso de elecciones generales constituyó una demostración de la confianza del pueblo en la Revolución y fue un digno homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro.

Ante diputados reunidos en el Palacio de Convenciones de La Habana, en el décimo período ordinario de sesiones del Parlamento, Raúl calificó de exitoso el proceso en el que fueron elegidos 12 mil 515 delegados de circunscripción, quienes asumieron sus responsabilidades el pasado domingo.

El pueblo acudió masivamente a las urnas con la participación de siete millones 610 mil 183 electores, lo que representó el 89.02 por ciento de las personas habilitadas para ejercer el derecho al voto.

Se refirió el Presidente a la calidad de los sufragios, que se manifestó con el 91.79 por ciento de las boletas válidas, cifra superior al 2015 (90.52 por ciento).

Sobre la extensión del mandato de la VIII Legislatura del Parlamento, apuntó que se hizo de conformidad con la Constitución de la República, ante la excepcional situación provocada por el devastador huracán Irma.

Resaltó la coincidencia de la fecha de juramentación de la nueva Asamblea Nacional del Poder Popular, el 19 de abril,  con el día en que Cuba asestó en 1961, en Playa Girón, la primera derrota al imperialismo en América.

Raúl ratificó –tal y como ha expresado en otras oportunidades- la conveniencia de limitar a dos términos de cinco años el ejercicio de los principales cargos de la nación.

Manifestó que, en consecuencia, cuando el Parlamento se constituya el próximo año, habrá concluido su segundo y último mandato al frente del Estado y el Gobierno, y habrá un nuevo presidente.

En otro momento de su discurso, Raúl significó que el 2017 fue testigo de un serio e irracional deterioro de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Subrayó que la Isla no es en lo absoluto responsable de ese retroceso, marcado por el recrudecimiento del bloqueo, el regreso de la retórica agresiva e irrespetuosa, y la arbitraria aplicación de medidas injustificadas.

El Presidente argumentó que tales acciones afectan sensiblemente los vínculos entre los pueblos y las familias, así como los derechos y libertades  de los cubanos y estadounidenses.

Las decisiones adoptadas por el Gobierno norteamericano en los últimos meses no solo interrumpieron el proceso iniciado por voluntad soberana de ambos países, para avanzar hacia un nuevo tipo de relación por primera vez en la historia, sino que han abierto nuevos frentes de tensión, aseveró.

En este retroceso EE.UU. acude nuevamente a la fabricación artificial de pretextos que justifiquen el regreso a políticas fracasadas y universalmente rechazadas, abundó Raúl.

Reiteró que Cuba no tuvo ni tiene responsabilidades en los incidentes que se alega habrían afectado la salud de diplomáticos norteamericanos acreditados o de otros visitantes extranjeros.

Explicó que los resultados de las investigaciones cubanas y estadounidenses,  hasta ahora no han revelado la más mínima evidencia de las causas y el origen de esas supuestas afecciones.

Se refirió a las limitaciones establecidas a los viajes de estadounidenses a Cuba, en tanto citó las afectaciones al funcionamiento de las embajadas, con consecuencias negativas para las relaciones migratorias, los intercambios y los viajes entre ambas naciones.

Abundó que no se debe olvidar que la política adoptada por la Casa Blanca tiene la oposición del pueblo norteamericano y de la comunidad internacional, y de la mayoría de la emigración cubana.

Hemos hecho esfuerzos y continuaremos trabajando para preservar en la medida de lo posible los espacios de intercambio y cooperación  establecidos en los últimos años, enfatizó, y remarcó la voluntad de continuar negociando los asuntos pendientes sobre la base de la igualdad y el respeto a la soberanía.

En su intervención, Raúl rechazó las medidas coercitivas y unilaterales por EE.UU., Unión Europea y Canadá contra Venezuela, en tanto reiteró la invariable solidaridad con el proceso bolivariano y chavista.

También rechazó la decisión unilateral  de EE.UU. de reconocer a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel, lo que constituye una grave violación de las resoluciones de las Naciones Unidas sobre el tema, y del derecho internacional.

En tal coyuntura, realzó la importancia de que los países de América Latina y el Caribe avancen  en su integración y en la defensa de la unidad dentro de la diversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *