Atractivos de una ínsula

La tierra que acoge por estos días la cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) tiene historias y hechizos.
Share Button
Por Osviel Castro Medel | 16 septiembre, 2016 |
0

Isla MargaritaEn agosto 1498, en su tercer viaje de «descubrimiento», el gran navegante, Cristóbal Colón, avistó una llamativa porción de tierra cerca de las costas de lo que luego sería Venezuela. Al desembarcar la llamó La Asunción; pero poco después fue nombrada como La Margarita.

Así , de un tirón, quedaba eliminado su nombre aborigen de Paraguachoa, como le decían los nativos guaiqueríes. El vocablo significaba en su lengua «tierra de abundantes peces».

Al final, como toda nuestra América, fue azotada por la fusta de los colonizadores europeos, quienes fundaron paulatinamente ciudades como Porlamar, La Asunción, Pampatar, Juan Griego…

La primera, pese a no ser la capital de la Isla ni del estado de Nueva Esparta (compuesto por otras dos ínsulas), es hoy la más importante. Esa urbe habitan más de 190 000 habitantes en temporada de alza turística y en ella se concentra buena parte de la actividad comercial.  Mientras Asunción, capital política, acoge a las principales instituciones de Gobierno.

Margarita fue blanco desmedido de ataques de piratas y corsarios. Por eso se cargó de fortines, al punto que hoy, con apenas 1 071 kilómetros cuadrados conserva las fortalezas de San Carlos Borromeo, Santa Rosa de la Eminencia, y los fortines Caranta, España y de la Galera.

«Aquí han llegado a visitarnos en un día más de 2 000 personas», nos dijo en enero de 2014 Johan Corrales, guía turístico de la primera edificación, ubicada en Pampatar y distinguida por ser Monumento Nacional desde hace 51 años.

En su calabozo, terminado en el siglo XVII, estuvieron recluidos personajes margariteños que aportaron a la causa independentista como Manuel Plácido Maneiro y Luisa Cáceres de Arismendi.

Debe agregarse que El Libertador, Simón Bolívar, pasó por esta localidad en 1816, en trajines de la gesta emancipadora.

Muy llamativo también es el Fortín de la Galera, ubicado en Juan Griego, que fuera escenario de una encarnizada batalla entre tropas españolas e independentistas locales, muchos de los cuales perecieron en una explosión de un depósito de pólvora de la fortaleza y otros terminaron degollados con vileza en una laguna cercana.

En sus afueras algunos margariteños se dedican a expender hoy petroglifos de Venezuela (representaciones grabadas en piedras o materiales similares), que poseen significados simbólicos vinculados al amor, la amistad o la vida, como nos explicó hace dos años una de las vendedoras.

HOTELES Y PECES

El turismo y la pesca son los dos renglones fundamentales de Margarita. Prácticamente no existen fábricas en esta porción venezolana de más de 490 000 habitantes, cifra fluctuante según la temporada, sea alta o baja.

Entre sus playas paradisiacas se encuentran Manzanillo o El Agua. Y de sus hoteles es famoso el Hesperia, el cual sirvió de alojamiento a la delegación cubana que, encabezada por Fidel, participó en la VII Cumbre Iberoamericana, celebrada en noviembre de 1997.

En esa ocasión, como recuerdan algunos de los trabajadores del hospedaje, elementos recalcitrantes radicados en Miami, aupados por la Fundación Nacional Cubano Americana, fueron capturados a bordo del yate La Esperanza en aguas jurisdiccionales de Puerto Rico, cuando se dirigían a la isla para asesinar al Líder de la Revolución.

OTRAS DOS ISLAS

El estado de Nueva Esparta está compuesto por otras dos islas, Coche y Cubagua, ambas al sur de Margarita. La primera, de 55 kilómetros cuadrados, tiene unos 13 000 habitantes; la otra –sin infraestructura alguna y de 24 kilómetros cuadrados- está poblada ocasionalmente por unos 30 pescadores.

En las tres impera la belleza y en las tres puede verse la arena seductora, las aves en el cielo, el sol saliendo de entre las olas para hechizar a los que llegan desde cualquier latitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *