Bayamo ayuda a mantener la arquitectura colonial de Baracoa

Share Button
Por Martín Corona Jerez | 13 octubre, 2016 |
0
Obreros de la Unidad Empresarial de Base Hormigón y Barros de la Empresa de Materiales de la Construcción Provincial, producen tejas criollas para los damnificados por el huracán Matthew
Obreros de la Unidad Empresarial de Base Hormigón y Barros de la Empresa de Materiales de la Construcción Provincial, producen tejas criollas para los damnificados por el huracán Matthew / FOTO Armando Contreras Tamayo (ACN)

Bayamo-.  La teja criolla de barro seguirá adornando a la arquitectura colonial en la ciudad de Baracoa, primera villa fundada por los españoles en Cuba, y a ese objetivo se sumaron trabajadores de la homóloga Bayamo, donde el citado elemento también forma parte de la tradición.

Erik Gil Mayedo, director de la Empresa de Materiales de la Construcción de Granma, informó hoy a la ACN que, para auxiliar a la Primada de Cuba tras los destrozos del huracán Matthew, la bayamesa Planta de Cerámica Roja activó este miércoles una línea del mencionado material.

Debido a la situación financiera del país, la fábrica estaba paralizada hacía tres años, pero la respuesta de los obreros fue inmediata y cinco días después del llamado reiniciaron la producción, explicó.

El propósito, dijo, es hacer mil 500 tejas en cada jornada, mas el miércoles confeccionaron tres mil, lo cual habla a las claras del entusiasmo y el espíritu solidario del colectivo, acotó.

Precisó que no se conocen con exactitud las necesidades de Baracoa y los demás municipios guantanameros afectados por el fenómeno hidrometeológico, y el país también posee otras productoras de tejas criollas, todo lo cual impide adelantar cuál será meta definitiva en la capital de Granma.

La Planta de Cerámica Roja de Bayamo tiene el propósito de confeccionar 10 mil tejas en el actual octubre, y luego aportar 50 mil cada mes, mientras exista necesidad, señaló.

Manifestó que la teja criolla es de forma alargada y cóncava, lo cual permite colocar una bocarriba y dos bocabajo, para garantizar el “agarre” de los bordes y la impermeabilización del techo.

La fabricada en la Ciudad Monumento Nacional tiene color rojo vivo, dado por la arcilla empleada, que procede de Bayamo y del municipio de Bartolomé Masó, añadió.

Afirmó que este elemento, cuya producción es manual en gran medida, cuenta con resistencia mayor que la exigida por la norma cubana, lo cual se consigue en el secado, y dura más de 20 años, como promedio.

En medio del dolor provocado por Matthew en Cuba, los trabajadores de la Cerámica Roja de Bayamo se enorgullecen porque ayudan a los damnificados, afirmó Juan Roberto Jiménez, quien tiene 60 años de edad, labora en el centro desde 1979 y ahora es operador del mezclador.

Por eso se trabajó el 10 de octubre, día feriado, y cada jornada comienza a las 6:30 de la mañana y finaliza a las cinco de la tarde, agregó.

Ernesto Mora, director de la unidad empresarial de base Hormigón y Barro, a la cual pertenece la Planta de Cerámica Roja, consideró que nadie desea el paso de un huracán, pero la situación creada ofrece la oportunidad de exhibir el espíritu solidario de los cubanos.

Si es necesario, hay disposición para crear otro turno de trabajo, dijo tras recordar que los obreros del centro laboraron con igual entusiasmo en el año 2005, cuando el ciclón Dennis devastó a los municipios granmenses de Pilón y Niquero.

Gil Mayedo manifestó que la Empresa enviará una máquina ponedora de bloques para el municipio guantanamero de Imías, y posee reserva de áridos, en espera de la disposición de las autoridades del país.

Bayamo, la segunda villa española de Cuba, colabora con su antecesora, no solo para mantener el estilo colonial en la arquitectura, sino, además, para conservar la vida y la hermandad de este pueblo, único de San Antonio a Maisí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *