Bayamo festejó el triunfo junto a toda Cuba

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 1 enero, 2018 |
0
El pueblo bayamés recibió el primero de enero de 1959 a los rebeldes FOTO / Cortesía de la Oficina del Historiador de la ciudad de Bayamo

El Triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959 fue un hecho que  estremeció a toda Cuba, pues jóvenes barbudos tomaban la dirección del país y se proponían cambiar el presente y el futuro de la Isla.

Bayamo como todo el archipiélago festejó la huida de Batista y celebró la victoria de los hombres de verde olivo comandados por Fidel.

Sobre este hecho La Demajagua Digital dialogó con Ludín Bernardo Fonseca García, historiador de la capital granmense.

“El Bayamo de finales de 1950 muestra grandes contrastes, porque había sectores de la sociedad disfrutando una gran bonanza y otros muy marginados. Existían analfabetos, personas sin asistencia sanitaria, y padeciendo otros males denunciados por Fidel magistralmente en La Historia me Absolverá.

“Era una ciudad de pensamientos divididos porque si había personas que anhelaban un cambio y discrepaban con la situación existente, otras estaban muy a gusto con la política seguida por Batista desde 1952.

“Entre las corrientes políticas a favor del dictador nos encontramos fundamentalmente a la burguesía y entre los detractores del régimen a los jóvenes, estudiantes, obreros y personas que vivían en el campo sin ningún tipo de propiedad y sumidos en la pobreza”.

Un aspecto destacado por el investigador es que la Ciudad Monumento Nacional durante la guerra de liberación no fue escenario de grandes batallas y combates, pero eso tiene su explicación histórica.

Bayamo era el centro de aprovisionamiento de la Sierra Maestra. Desde aquí se brindaba apoyo a quienes llegaban para incorporarse al Ejército Rebelde y se contribuía, además, con el suministro de armamentos, medicinas y avituallamiento a los barbudos.

Por eso el papel desarrollado por los bayameses fue de gran importancia, por ser esta la principal vía para las montañas y porque el apoyo lo realizaron teniendo instaurado en este terruño, el puesto de mando o centro de operaciones del ejército batistiano para contrarrestar las acciones rebeldes.

Debido al rol desempeñado la alegría inundó los hogares de los hijos de esta tierra el 1 de enero de 1959. La victoria era en parte el reflejo del apoyo de los pobladores de esta zona al Ejército Rebelde.

“El 1 de enero se vivió una gran alegría y las personas salen a la calle mucho antes de llegar Fidel, porque ya la población intuía el triunfo y la rendición de las tropas de Batista. Cuando Fidel llega el día 2 de enero no cabían las personas en la plaza del pueblo para verlo y escucharlo.

“Fue un momento de fiesta y júbilo. El ámbito histórico de la segunda villa debió haber emocionado mucho a Fidel aunque existe poca documentación sobre sus palabras aquí.

“Los bayameses salieron a congratular a los vencedores de un ejército autoproclamado inexpugnable y que a la postre fue derrotado. En esos días fue importante la reunión de Cautillo para poner fuera de combate a los casi tres mil hombres acantonados en este territorio.

“Fidel se gana el afecto y cariño de las masas porque se mueve entre la multitud”.

Nuevamente ondeaban las banderas de la libertad y esta ciudad tuvo el privilegio, al entrar Fidel, de ver a otro libertador ganándose la simpatía del pueblo, como lo hizo Céspedes en 1868, cuando liberó y entró triunfante a Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *