Brindis con agua dulce en El Salvial (+ fotos y audio)

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 14 diciembre, 2018 |
0
Vista de la desaladora de El Salvial FOTO/Luis C. Palacios Leyva

El próximo 31 de diciembre, a las 12 de la noche, los vecinos de El Salvial pueden alzar, para brindar, vasos con agua, tomarla y después, si lo desean, ingerir vino, cerveza, ron o cualquier otra bebida.
El saludar así la llegada del 2019 tendría justificada razón, pues desde mayo último se les suministra agua de óptima calidad, de una moderna planta desaladora instalada en ese barrio rural del municipio de Cauto Cristo.

Después del triunfo de la Revolución Cubana, el 1 de enero de 1959, fue construido un sistema de acueducto en dicha comunidad, ahora habitada por cerca de 600 personas, pero el agua de los pozos que lo abastecen tiene un elevado índice de sales minerales, debido a las rocas existentes en el subsuelo de toda la cuenca del río Cauto.

Cuando en mayo de 2017 periodistas de diferentes medios de comunicación masiva, en esta provincia, fuimos a El Salvial a realizar un reportaje sobre el inicio de las acciones constructivas para el montaje de la susodicha planta de tratamiento y depuración de aguas, la maestra de quinto y sexto grado en la escuela Eduardo García Delegado, declaró: “aquí la calidad del agua es pésima, muy densa, no nos sirve para el consumo humano”.
Otro lugareño, Alexander Silva, dijo: “esa potabilizadora hace una falta extraordinaria aquí, ya que esta es una comunidad apartada, vulnerable, que se incomunica en tiempo de lluvias”.
Días atrás volvimos al lugar, reporteros de este semanario y de la Televisión Cubana, y comprobamos que el paisaje, lel semblante de los lugareños y sus declaraciones, eran favorablemente diferentes a lo visto y escuchado en aquella primera visita.
En un terreno un poquitín más elevado que el resto de la extensa llanura circundante, escogido por ser el único de la zona que no se inunda cuando llueve y el cual su propietario donó, hay varios depósitos de fibrocemento, pintados de color azul.
También, un contenedor con la planta desaladora, compuesta por tanques y tuberías plásticas, por las que entra el agua salobre y mediante un complejo proceso de filtración e inyección de sustancias químicas, denominado por ósmosis inversa, sale apta para el consumo humano.
Los residuales –denominados salmuera- del proceso de potabilización y auto limpieza de los equipos, son vertidos en un canal cercano y a él acuden animales vacunos y porcinos, a beberla y no le es dañina.
Allí vimos a Ramón Fonseca Salgado y Javier Castellano Cedeño, vicepresidente y ordeñador de vacas, respectivamente, de la cooperativa de producción agropecuaria (CPA) Romárico Cordero, llenar de agua varios recipientes -de los empleados para acopiar leche- y acomodarlos en un carretón tirado por bueyes.

Ramón Fonseca Salgado FOTO/Luis C. Palacios Leyva

El líquido, explicó Ramón, era para las oficinistas de la CPA; al preguntarle sobre su calidad, aseveró “esto es lo mejor que nosotros hemos podido tener en agua”.
En una cabalgadura de acompasado trote pasa por el camino real una mujer, le hacemos señas que se acerque y lo hace con interrogante gesto en el rostro, que distiende y sonríe tras la presentación.

Es ama de casa y refiere que el agua que ahora consume “es bastante buena”. -¿Y para cocinar? -Especial. Para todo -atestigua.

María Luisa Jorge Fonseca FOTO/Luis C. Palacios Leyva

De pie, frente a su casa, cerca del tanque en el que recoge agua de lluvia mediante un rústico sistema de aljibe, se encuentra Noemí Cruz Salgado, con quien sostuvimos el siguiente diálogo:
-¿Qué tiempo hace que vive aquí?
-Toda la vida. 53 años.
-¿Cómo obtenía agua para tomar?
– De Monte Alto (lugar a más de 10 kilómetros de El Salvial) y cuando llueve, si no, la que llega por la manguera, que es salada.
-¿Qué le parece la de la potabilizadora?
-Es muy buena. Buscamos dos cubos, que es las vasijas que tenemos.

Roberto Domínguez Ramírez FOTO/Luis C. Palacios Leyva

Roberto Domínguez Ramírez, delegado a la Asamblea municipal del Poder Popular, En Cauto Cristo, por la circunscripción número ocho, El Salvial, cuenta que el referido a la mala calidad del agua fue “un planteamiento de toda una vida por la población de esta comunidad.

“Nos quejamos a diferentes niveles y se logró un proyecto de beneficio a la población, el agua es muy buena y estamos agradecidos por eso; ahora la dificultad es que algunas familias tienen muy poca capacidad para guardarla”.

Por su parte, Alberto Capote Reyes, director de la Unidad Empresarial de Base de Acueducto y Alcantarillado en Cauto Cristo, plantea: “Esta obra trajo buenos resultados a El Salvial, a partir de que la planta (desaladora) está funcionando hay un favorable criterio de la población.

“Con su terminación y puesta en marcha, nuestra localidad saluda el próximo 1 de enero, aniversario 60 del triunfo de la Revolución Cubana”.

Aristónico Alarcón Contreras, subdelegado de inversiones de la delegación provincial de Recursos Hidráulicos (RH), plantea que la planta de tratamiento y depuración de aguas mencionada, fue ejecutada en 10 meses, a un costo superior a cuatrocientos mil pesos, pues fue necesario realizar varias acciones colaterales, como arreglo del vial de acceso, que incrementaron el valor de la inversión, aprobada por RH con financiamiento central.

Está previsto, prosiguió, montar en territorio granmense otras seis de esas plantas, como parte del programa de enfrentamiento a la sequía y al cambio climático, y así “elevar el nivel de vida de la población beneficiada”.

Al realizar “la labor de campo” para este reportaje, personal de la Empresa de Automatización Integral Cedai) chequeaba el funcionamiento de la planta.
Everardo Hernández Valdéz, especialista químico de la división hidrotecnología, expuso que esa entidad es la encargada de su montaje, puesta en marcha, sostenibilidad y servicios de mantenimiento.

Everardo Hernández Valdés FOTO/Luis C. Palacios Leyva

“Esta es una de las seis primeras, de diferentes fabricantes, para escoger la que mejor funcione en Cuba y adquirir las demás que se montarán en el país.
“Según los análisis del agua –de la planta de El salvial-, los resultados son satisfactorios, están dentro de los parámetros de las normas de agua potababilidad y funciona de manera estable”.

Aunque los periodistas, técnicos de Cedai y directivos de RH llevamos pomos con agua garantizada, tomamos, al tiempo, la servida en la planta desaladora de El Salvial y concordamos en que nada tiene que envidiarle a la comercializada en divisas en diferentes envases. Nos la sirvieron en latas de refrescos vacías y con ellas brindamos.

Personal de Cedai chequea el funcionamiento de la planta desaladora de el Salvial FOTO/Luis C. Palqacios Leyva
Comunidad El Salvial FOTO/Luis C. Palacios Leyva
Ramón Fonseca y Javier Castellano cargan agua en una carreta FOTO/Luis C. Palacios Leyva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *