A buen tiempo, ganancia de pescadores

Share Button
Por Leslie Anlly Estrada Guilarte | 8 abril, 2016 |
0
FOTO / Rafael Martínez Arias
FOTO / Rafael Martínez Arias

La extracción de los peces u otras especies acuáticas de su hábitat natural es una de las actividades económicas más antiguas del mundo y en la Empresa Pesquera Industrial de Niquero (Epiniq) se agrupan hombres y mujeres que, con destreza y conocimientos, intentan sacarle el mayor provecho.Aunque saben cómo aguantar un mal tiempo en el mar, los resultados son mejores cuando todo está en calma. Las habilidades de los pescadores, curtidos por el sol y el salitre, se combinan con quienes en tierra procesan las producciones, investigan, dirigen, para que esta entidad granmense cumpla sus capturas.

La reina del Caribe en su trono

En Epiniq, la pesca de la langosta, denominada como la reina del Caribe, es una de las actividades que más aporta económicamente. Desde hace varios años ese renglón se incumplía en la entidad, y en el 2015, se rompió esa mala racha.

Joaquín Evelio Montero Reyes, director general de la Empresa, dijo que en ese período sobrepasaron las 180 toneladas planificadas, y para este 2016 se mantiene esa cifra, que representa dos millones 500 mil dólares (USD).

“Nuestro principal mercado para ese producto se concentra en Asia y Europa, y también existe una alta demanda en el turismo nacional. Entre nuestras estrategias para cumplir en el 2015 estuvo la recuperación de embarcaciones; los muestreos realizados demuestran que existe abundancia de biomasa en el mar, favorable para nosotros.

“Somos rigurosos en el procesamiento de la langosta, pues los clientes son exigentes”, agregó.

Mientras, la captura de escamas y el proceso en la industria también forman parte de las prioridades.

“Tenemos la responsabilidad de entregar las dietas médicas de Bayamo y Niquero, además, compromisos con Gastronomía y Comercio de los municipios mencionados, más Campechuela y Media Luna.

“Durante el 2015 tuvimos dificultades con las entregas a la Gastronomía bayamesa, en este período estamos trabajando con intencionalidad para que no vuelva a suceder”.

Lograr que las 72 embarcaciones de la Empresa estén en servicio es uno de los sueños, por eso, se proyectan dar mantenimientos oportunos y realizar las reparaciones necesarias.

Industria en la retaguardia

Aunque sus horas no pasan entre los vaivenes de las olas, quienes laboran en la industria de Epiniq conocen de los productos del mar. Los cuidados a la hora de procesar son rigurosos, sin importar si el destino es para la comercialización dentro o fuera de Cuba.

“Ningún producto nuestro puede salir sin calidad, por eso, velamos celosamente por la inocuidad de los alimentos y contamos con un laboratorio equipado para realizar análisis microbiológicos y físico-químico diariamente”, apuntó Raúl Vilariño Núñez, director de la industria.

“Los trabajadores tienen experiencia y están consciente de la importancia que tiene mantener la higiene. En el 2015 sobrecumplimos los compromisos y para este año esperemos lograr los mismos resultados, con 999 toneladas como plan”.

Allí, procesan la aleta de tiburón, masa de cobo, filetes, minutas, masa de ostión, croqueta de pescado, entre otros surtidos que tienen destinos diferentes, desde la exportación hasta el consumo nacional.

En el mar, o en la tierra, los trabajadores de Epiniq tienen entre sus metas principales contribuir al incremento económico y a la alimentación de la población. Hoy, junto a todos los pescadores granmenses celebran su día y se comprometen con su labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *