En busca del team work (+ video)

Los Alazanes se reforzaron con los lanzadores Miguel Lahera, Yoelkis Cruz y Leorisbel Sánchez, el receptor Frank Camilo Morejón y el jardinero Denis Laza.
Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 28 octubre, 2016 |
0
En su hoja de srvicios, Lahera muestra el título con el desparecido equipo de La Habana en la serie 48 (año 2009) / Foto Internet
En su hoja de servicios, Lahera muestra el título con el desaparecido equipo de La Habana en la serie 48 (año 2009) / FOTO Internet

Con la selección de los cinco refuerzos, los seis conjuntos que animarán la segunda etapa de la LVI Serie nacional de béisbol asumirán en mejores condiciones el tramo decisivo del torneo.

A esa realidad no escapan los Alazanes ni su director Carlos Martí Santos, quien durante el programa televisivo cumplió con lo que había adelantado: elegir tres lanzadores, un receptor y otro jugador de posición.

Como el resto de sus homólogos, en la ronda inicial Martí Santos echó mano a un serpentinero de puntería, el artemiseño Miguel Lahera, antes de inclinarse por el tunero Yoelkis Cruz. Sabia decisión del estratega para redondear la rotación abridora que encabeza Lázaro Blanco.

Lahera y Cruz escoltarán al principal tirador granmense, pero el primero de ellos puede asumir también el rol de cerrador. Tanto Miguel como Yoelkis tienen experiencia en los clásicos cubanos, son trabajadores y de brazos fuertes, y gozan de buen control.

Asimismo, el más longevo de los mentores cubanos estaba consciente de la necesidad de reforzar la receptoría, aún así dio prioridad a su bullpen. No obstante, al comenzar el sorteo (la tercera ronda) tuvo la opción del capitalino Frank Camilo Morejón, y no lo dejó escapar.

Quizá -para la cuarta vuelta- quiso algún jugador de cuadro, pero no le llegó ninguno de los que había pensado, y se inclinó por el mayabequense Denis Laza, buen bateador y excelente defensor de los jardines.

Para cerrar, Carlos escogió el pitcher zurdo Leorisbel Sánchez, quien estuvo distante de su mejor rendimiento en la primera parte. Sin embargo, el cienfueguero tiene recursos y debe ser empleado como relevista y en situaciones determinadas, sobre todo, para enfrentar a bateadores de su mano.

De modo general, el mánager de los Alazanes realizó buena elección, superior a las dos versiones anteriores. Aunque el terreno de juego y la integración de los legionarios a su nuevo equipo dirán la última palabra en busca del deseado team work y, por su puesto, el añorado avance a la postemporada.

Como era de esperar, los lanzadores ganaron protagonismo en la selección, con 16 de los 30 refuerzos elegidos, cuya cifra completaron seis jugadores de cuadro, seis jardineros y dos enmascarados.

Al parecer, Ciego de Ávila fue el conjunto que mejor provecho sacó, con los serpentineros José Ángel García, de Artemisa; Valdimir Baños y Raidel Martínez, ambos de Pinar del Río; el antesalista Donal Duarte, también vueltabajero, y el inicialista santiaguero Edilse Silva.

Pinar del Río e Industriales fueron los equipos que más aportaron, con nueve y seis jugadores, respectivamente, de Las Tunas salieron tres y con dos per cápita Isla de la Juventud, Cienfuegos, Artemisa, Mayabeque, Santiago de Cuba y Guantánamo; mientras Sancti Spíritus no tendrá jugadores en la próxima fase, que iniciará el 1 de noviembre cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *