Camino de la eficiencia en producción arrocera

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 9 abril, 2018 |
1
FOTO Luis Carlos Palacios

La entrada de mo­dernos equipos para mejorar los campos de arroz, del mayor polo productivo del grano del país, contribuirá al uso eficiente del agua e incrementar, de manera gradual, el rendimiento agrícola sin necesidad de aumentar las áreas dedicadas al cultivo.

La provincia de Granma cuenta con tres brigadas mecanizadas, incluida la Empresa José Manuel Capote Sosa, lo cual multiplica la capacidad tecnológica para nivelar adecuadamente los terrenos, dar mantenimiento a los canales secundarios y terciarios en los viales.

Así, la más reciente incorporación de tractores de alta potencia con refinadores y las conocidas traíllas impulsa el desarrollo del programa arrocero, con el objetivo de lograr altos niveles productivos y la sustitución de la importación del cereal con elevados precios en el mercado internacional.

Según especialistas del ramo, la desnivelación y deterioro de las terrazas provoca que no sea pareja la película de agua que debe cubrir un campo, y existan zonas bajas que acumulen demasiado líquido o áreas altas adonde no alcanza el riego; como consecuencia de lo cual el rendimiento se re­duce y la demanda de agua se eleva hasta índices muy superiores a lo óptimo.

La empresa agroindustrial de granos Fernando Echenique intensifica los trabajos de nivelación de terrenos, enclavados en granjas de la entidad mixta cubano-china Taichi S.A., lo que redundará en un crecimiento por lo menos en una tonelada más, de las siete por hectárea registradas en cosechas anteriores, cuando cumplía con los requisitos ingenieros.

Martín Marrero Estrada, director de la Unidad empresarial número 23 y al frente de la brigada de transformación de campo, sistema de riego y drenaje, dijo que laboran en 83 hectáreas del vial dos, en busca de recuperar la eficiencia agrícola.

Edisnel González Valdés, director general de la empresa, explicó la importancia de la aplicación de la ciencia y la técnica por los colectivos y ejemplificó con la utilización de los equipos con tecnología de rayos láser para la nivelación de las arroceras.

Explicó que esta tarea, iniciada hace algunas jornadas, será generalizada y avanzará paulatinamente con movimientos de tierra, de mayor volumen; ejecución de proyectos bien definidos y la aspiración es llegar, de manera paulatina, a toda la extensión cultivable.

CONTINÚA LA INVERSIÓN EN LA INDUSTRIA

El proceso inversionista es de más 10 millones de pesos en el 2018, cuantía que ubica a la entidad entre las primeras de la nación, e indica la elevada responsabilidad que asumen los trabajadores del sector para extraerle a la tierra el máximo del grano a la espiga dorada.

Incluye el nuevo secadero de arroz con mayor capacidad, en La Martí, de Yara; otro, en Dos Grúas, Bartolomé Masó, el cual facilitará la integración con el cercano molino y, un tercero, en Media Luna que beneficiará a los productores de ese municipio y de Campechuela.

Además, se ampliará el almacenamiento de la materia prima en cáscara seca con cuatro silos para más de cuatro mil toneladas en Cayamas, Río Cauto; una batería de silos, en cuatro posiciones, en la UEB molino Julio Zenón, de Manzanillo, y dos plantas para el tratamiento de semillas con tecnología china, en la ciudad del Golfo de Guacanayabo, y en la zona riocautense de Yucayo.

González Valdés dijo que también están sustituyendo cuatro antiguas básculas (mecánicas) por digitales en el pesaje en las fábricas, las que se completarían, este año, tras el montaje en el molino Faustino Vega.

Aseguró que en el 2019 tendrían la infraestructura industrial capaz de asimilar el arroz, tanto en el proceso de secado como su almacenamiento, acorde con el propósito de desarrollo en la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Qué bueno que hemos reiniciado el camino de la aplicación de la tecnología a partir de la nivelación de los terrenos, que perece novedoso pero ya se había comenzado su aplicación en Cuba hace más de dos décadas, siempre he pensado que las inversiones en ciencia y tecnología no deben nunca cesar pues solo así se logra hacer más eficiente los proceso productivos, no podemos seguir pensando en la modernidad desde un coche de caballos. Esperemos que hagamos bien las cosas y podfamos sacar a esa millonaria inversión el fruto esperado, pues otro de los problemas serios que hemos enfrentado es que invertimos fuertes sumas de dinero pero no lo hacemos con la calidad requerida y al final la inversión no rinde el fruto esperado.