Cañeros de pura cepa en Campechuela (+ fotos)

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 18 enero, 2019 |
4
José Tamayo Ramírez FOTO/Rafael Martínez Arias

Abundante y continua  “comida” demanda para saciar su pantagruélico apetito, el central Enidio Díaz Machado, de Ceiba Hueca, municipio de Campechuela.

A satisfacer esa necesidad de la mejor fábrica de azúcar de Granma, contribuyen 48 experimentados macheteros pertenecientes a la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC), El Realengo, en la zona rural homónima.

No solo son “largos” en el corte de caña, sino que disfrutan hacerlo, más allá de lo que les reporta a su economía personal y, en consecuencia, satisfacción de necesidades del hogar.

Uno de ellos es José Tamayo Ramírez, quien perdió la cuenta de cuántas mochas gastó en las 46 zafras en las que ha participado.

José se estrenó como machetero a los 14 años de edad, tiene 67 y está jubilado, pero prosigue activo, ahora contratado por la mencionada base productiva.

Iván Guevara Espinosa FOTO/Rafael Martínez Arias

“Nos gusta hacerlo (cortar caña)”,  asegura Iván Guevara Espinosa, participante en 32 campañas azucareras e integrante de 14 brigadas de alta productividad (millonarias).

José Juan Santisteban Tamayo, administrador de la UBPC El Realengo, expone que ésta posee mil 123 hectáreas (ha) de cañaverales y no obstante ser los suelos poco fértiles, el rendimiento de las áreas cortadas es de 54 toneladas por ha, una decena por encima de las planificadas.

La entidad, añade, tiene en plan tributar al Enidio Díaz, en la presente campaña, 28 mil toneladas de materia prima, pero está convencido que sobrepasará esa cifra.

En predios de dicha cooperativa brindan servicios dos veteranas combinadas cañeras KTP 2 M, operadas por Misael García Tortosa y Maikel Jiménez Vega, ambos enamorados de sus equipos, a los cuales acarician con llaves aprentándole los tornillos y dándoles los mantenimientos requeridos.

Misael García Tortosa FOTO/Rafael Martínez Arias

“Tengo que quererla (a la combinada) porque me da los frijoles de la casa”, dice Misael, quien tiene 23 años y envía una convocatoria a los jóvenes a sumarse a la agroindustria azucarera, por cuanto el país lo necesita y se obtiene buena paga.

Los dulces tallos cortados por dichas KTP van a parar a camiones a cuyos conductores les dicen las bibijaguas, por la cantidad de viajes que realizan, cargados, al basculador del Enidio Díaz.

El “cacique” de esos camioneros es Juan Núñez Yero, de 62 años, cuyos hijos y hermanos se dedican a la conducción de medios de carga.

Juan Núñez Yero FOTO/Rafael Martínez Arias

Núñez Yero dice que la productividad de los conductores está en correspondencia con la de los operadores de las combinadas, a levantarse unos y otros a las dos y media o 3.00 de la madrugada y “pegarse” a trabajar con constancia, “sin corredera, el chofer que corra se embarca”, manifiesta.

Su nieto de 15 años, Ernesto Núñez Mariño, estudiante de maquinaria azucarera, lo mira con admiración y dice que él seguirá los pasos de su abuelo.

Aseguran los entrevistados que la atención al hombre en la UBPC El Realengo es buena, si alguno de sus integrantes tiene problemas personales o familiares más allá de la entidad, esta lo ayuda en la medida de sus posibilidades, los estimulan material y moralmente.

De esa atención forma parte, por supuesto, la alimentación, que es, afirman, abundante, variada y bien elaborada, garantizada por sus compañeros encargados de atender la producción de arroz, viandas, hortalizas, frijoles y ganado menor.

Aliuska Tamayo Martínez  prepara un suculento almuerzo al pie de los cañavarales de El Realengo FOTO/Rafael Martínez Arias

También,  por la cocinera Alexandra Batista Tamayo y la ayudante Aliuska Tamayo Martínez, quienes garantizan que el café esté colado a las 4.00 de la madrigada, luego el desayuno, el almuerzo y la merienda.

Más allá de vínculos consanguíneos entre varios de ellos, los 149 socios de la UBPC El Realengo son una gran familia que con su labor alimentan sus bolsillos y la boca del central campechuelense.

José Juan Santisteban Tamayo, administrador de la UBPC El realengo FOTO/Rafael Martínez Arias
Ernesto Núñez Mariño FOTO/Rafael Martínez Arias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Adelante azucareros!!! A satisfacer esa necesidad de la mejor fábrica de azúcar de Granma, contribuyen 48 experimentados macheteros pertenecientes a la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC), El Realengo, en la zona rural homónima.

  2. Los granmense tienen un muy buen equipo de trabajo y muy buenos macheteros que tienen muchas ganas de cumplir con nuestro socialismo y con su misión de aportar un granito de azúcar a la zafra 2018-2019.

  3. De vera que realengo no es un realego es un deseo de hacerrrrr de contribuir a la economia ,mis respeto para la cocinera Alexandra ,de vera en condiciones infraumana sin novia ,ni comedor a la merced de dios como es capaz de hacer maravillas para los azucareros del realengo