Es cantante y se llama Leonardito Vera

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 4 diciembre, 2021 |
0

Foto LUIS CARLOS FRÓMETA AGUEROCincuenta años de vida artística y un reconocimiento del comité municipal de la UNEAC en Manzanillo avalan la trayectoria musical de Leonardo Vera Lastre,(Leonardito).

Descendiente de una familia de músicos y pintores, Leonardito, como se le conoce, empezó a cantar en una peña familiar liderada por su padre y cuentan que por su baja estatura subía a una mesa para deleitar a los presentes con  reconocidas canciones mexicanas.

COMIENZA LA HISTORIA.

“En cierta ocasión el Maestro de música Leovigildo Palma me escuchó y propuso integrarme al movimiento de artistas aficionados hasta que en 1964 integré el trío Los Bohemios, poco después  recibía la primera evaluación artística en Santiago de Cuba.

“Como era menor de edad me concedieron la calificación de a minúscula, autorizado a trabajar, integraron el jurado la compositora y cantante Isolina Carrillo, el músico Felo Bergaza y una pianista que no recuerdo su nombre.

“Con apenas 15 años de edad  el cabaret San Pedro  del mar me promocionó como El niño prodigio y artista exclusivo de la institución, acompañado por la orquesta Chepín, trabajo que alternaba en el Níspero Club, del reparto Vista Alegre.

“Regresé a Manzanillo para incursionar como cantante en la orquesta América hasta 1967,  en que fui llamado al Servicio Militar, etapa que pasé como clarinetista en la Banda Militar de la Isla de la Juventud.

“Tres años bajo la batuta del Maestro Salvador Alarcón, muy exigente por cierto, me ayudaron a profundizar en los secretos del instrumento y en la disciplina a mantener en agrupaciones musicales”.

ESCENARIOS

“Al culminar esa etapa regresé como solista para Manzanillo, trabajé en el combo de Felin y cumplí misión internacionalista en la República Popular de Angola donde colaboré, en condición de solista, con giras por unidades militares de ese territorio.

“Fueron varias las agrupaciones cubanas a las que uní mi voz: la orquesta Revé, el grupo Maguaré, también lo hice con  Beatriz Márquez y la solista Miriam Makeba, la primera mujer negra en ganar un premio Grammy, en 1965”.

CRITERIOS

“El bolero es un género musical grandioso, lo que no puedes decir con palabras, lo trasmites con melodía, no se trata de cantarlo, sino de expresarlo con sentimiento, con el corazón, como lo merecen temas que inmortalizaron el pentagrama internacional: El reloj, La hiedra, Somos, Caminemos…

“Compartí escenarios con Gina León, Orestes Macías , el Trío Los Cancilleres…, en Bayamo trabajé con la orquesta Hatuey en el antiguo Club Holiday y en el Cuco Bar con el grupo Armónico, así como Mundito González, el Charro Negro, Ángel Labrada, Mayda Montesino…”.

“Durante mucho tiempo interpreté La Rondalla venezolana, romántica letra  popularizada en Cuba por Chucho Álvarez, la voz sentimental de Cuba, letra a la que imprimí tanto amor que el público la reclamaba en cada presentación que hacía, sin embargo fue el tema Cartas Amarillas, el  más socializado en mi voz y que aún lo recuerdan muchos de mis seguidores.

AÑORANZAS

Y como la vida depende de la intensidad con que se viva, no de su extensión, asiste a las peñas trovadorescas, y a los Boleros de la Uneac manzanillera, junto al trombonista Jorge Ariste, para evocar  tiempos de esplendor musical y mantener en activo la vocación que un día eligieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *