Capilla Nuestra Señora de los Dolores en la actualidad

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 18 septiembre, 2015 |
0

María, Nuestra Señora de los Dolores, BayamoA mediados del año 2001 se observó un deterioro de las vigas que sostienen la techumbre de la Catedral Nuestra Señora de los Dolores, como resultado, un grupo de especialistas del Obispado de Bayamo-Manzanillo, el Centro Provincial de Patrimonio y la Universidad italiana de Florencia llevaron a cabo los estudios preliminares para elaborar el proyecto de restauración de la Capilla.

El proyecto, refiere el periodista Raynor Rivera Licea, fue aprobado luego por el Programa de Desarrollo Humano Local (PDL), en Granma y pretendía conservar las características estructurales y arquitectónicas del edificio.

“Para el desarrollo de esta obra se constituyó un grupo de trabajo italo-cubano con la coordinación científica de Luigi Marino, por la parte italiana. Por la parte cubana se encuentran Roberto Roldós Lirio, del obispado local y el Arq. Rafael Rodríguez Ramos, del Centro de Patrimonio granmense.

“Además lo integran los arquitectos Francesco Ciampinilli, Francesca Malesani y Jean Luca Mengozzi, del Departamento de Historia de la Arquitectura y Restauración Arqueológica de la Universidad de Florencia”, destaca el también historiador de la Catedral.

Entre los días 7 y 16 de febrero de 2003, el equipo realizó la investigación arqueológica, que en su parte preliminar tuvo como aspecto más significativo la descripción del boceto localizado detrás del retablo.

“La existencia de la pintura era conocida por algunos historiadores de la localidad, así como por miembros de la Iglesia; y en varias ocasiones fue objeto de análisis sin llegar a concretar el contenido de la misma, porque es necesario el empleo de técnicas especializadas para captar las imágenes por la posición en que se encuentran.

“El boceto, de manera general, representa alegorías a la Pasión de Jesucristo, con la presencia de ángeles y arabescos. Todas las imágenes son monocromáticas y el material utilizado es el negro de humo”, apuntó Licea.

Entre las observaciones que hicieran los investigadores, destacan: un hombre con estampa de guerrero, barba, espada y una especie de turbante en la cabeza; otro con barba, bigote, cabello ensortijado, vestido con capa o manto y un arma blanca en la mano con la inscripción: Justicia; hombre con una bolsa en la mano; ángel con una caña y esponja (hisopo), a su lado hay una cesta de la que sobresale follaje.

También hay unas plantas de maíz con su fruto; ángel junto a una columna y un gallo; ángel con un reloj de arena; ángel junto a una lanza y una escalera; mano izquierda con un templo en la palma en señal de ofrecimiento; nazareno cargando la Cruz; Jesucristo resucitado; la Virgen de los Dolores y ángeles.

“El equipo plantea que este boceto fue inaugurado en 1740 y en la hornacina de la pared estuvo colocada una imagen de Nuestra Señora de los Dolores.

“En años posteriores se conformó el retablo de madera, el cual recoge algunos de los atributos de la Pasión de Cristo que están pintados en la pared”, expone el articulista.

“Se puede afirmar que la colocación de dicho retablo ocurrió en fecha posterior a 1740 y antes de 1756, de acuerdo con lo expresado por el Obispo e historiador Pedro Agustín Morell de Santa Cruz y de Lora, quien recorre Bayamo entre el 22 de junio y el 18 de agosto de 1756; y apunta en La Visita Eclesiástica: “(…) la Capilla de los Dolores, que es nueva, con su retablo sin dorar…”

El grupo investigador, según Rivera Licea, considera que el templo sobre la mano izquierda podría corresponder a la imagen de la actual Catedral en esa época. Esta pintura también tiene parecido a la que se encuentra en el artesonado del techo de la Capilla.

Esta obra de arte sacro, según las hipótesis formuladas, podría ser una de las pinturas en muro más antiguas de Cuba.

Sobre esta pared existen además tres capas de pintura: la primera de 1740, la segunda, un repinte amarillo de la etapa de construcción del retablo y la tercera es blanca de la reparación de 1982.

El viernes 16 de febrero de 2007 fue reinaugurado el recinto y bendecido su altar por Mons. Dionisio García Ibáñez, a la sazón Obispo de Diócesis de Bayamo-Manzanillo.

La obra de restauración recibió Mención en el certamen de la especialidad a nivel nacional en 2008.

Fotos Raafel Martínez Arias

La capilla conserva un imponente retablo de estilo barroco laminado en oro presidido por un Crucifijo tallado en madera en el siglo XVII.

María, Nuestra Señora de los Dolores, probablemente del siglo XIX y para quien posara la joven Ana María Tamayo y Tamayo, esposa del Pedro María de Céspedes, hermano menor de Carlos Manuel de Céspedes.

En la pared el visitante encontrará una reproducción de la pintura que se encuentra detrás del retablo. La integran imágenes monocromáticas alegóricas a la Pasión de Jesucristo, donde resalta la presencia de ángeles y arabescos. Asimismo la techumbre es un singular exponente del trabajo de ebanistería del siglo XVIII con la inserción de imágenes de la flora y la fauna cubana, primigenias expresiones del sentir como nación.

En este sitio se conserva además la pila bautismal del templo de San Juan Evangelista, construida en 1876.

En la parte baja se halla el Cristo yacente en el sepulcro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .