CARACOL GIGANTE AFRICANO: Un enemigo silencioso (+fotos, audio, video e infografía)

HACE 22 DÍAS NO HAY REPORTES DE NUEVOS EJEMPLARES
Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez y Angélica Maria López Vega | 5 septiembre, 2019 |
0

Amanece. Margarita Vázquez Mayet, vecina de Calle 2 Final, en el reparto Latinoamericano, cuela su acostumbrado café y procede a la limpieza de su patio.Entre la maleza, una llamativa concha en espiral acapara su atención. Por sus vecinos, conoce que es el caracol africano y pone el grito en el cielo.

 

A solo dos horas de haber vislumbrado el enjambre de moluscos, el personal de Sanidad Vegetal y Entomología corrobora la hipótesis, y procede a su exterminación. Se estampa entonces el 30 de abril de 2019 como el primer indicio de caracol gigante africano en Bayamo.

⚠️ [#ATENCION] Autoridades sanitarias y de la Defensa Civil confirman la presencia en Bayamo de al menos una treintena …

Publicado por Yunior García Ginarte en Martes, 7 de mayo de 2019

Para el 2 de mayo colectaron y destruyeron 30 ejemplares, incluyendo grávidas (con un total de 110 huevos en dos ejemplares), lo cual apuntaba a una población establecida en el área circunscripta.

VOCES POR LA SALUD

“¡Aquello era lo más grande del mundo, de tanto bichos que aparecieron! Desde ese día para acá empezamos a limpiar el patio. De madrugada salía con una lámpara recargable a ‘cazar’ caracoles.

“Los de la campaña antivectorial, vecinos y trabajadores de entidades aledañas, como la Empresa de tenerías y pieles UEB Oriente Sur, nos ayudaron mucho con la sal para su eliminación.

Publicado por Marisela Presa en Jueves, 22 de agosto de 2019

“A los niños (uno de un año de vida y cinco años de edad) los enviamos para el Aeropuerto Viejo, por precaución”, comenta Margarita, quien asegura que aún persiste en la búsqueda, con resultados fallidos.

“No pienso que se hayan ido, porque encontramos huevitos vacíos, pero estamos alertas”, sentencia escoba en mano.

En esa etapa, refiere, tuvieron que cercar el patio porque los niños del área penetraban en busca de almendras, ciruelas, o atraídos por la curiosidad.

“La presencia del caracol Gigante Africano trae consigo riesgos en sanidad vegetal, pero también en la salud humana, por eso integramos a los vecinos, refiere Yaniuska Acosta Arzuaga, doctora del CMF número 19 A.

“Realizamos audiencias, charlas educativas y capacitamos al grupo poblacional (mil cuatro) sobre los peligros que acarrea este molusco, cómo erradicarlo y los severos daños que causa al sistema nervioso central”, advirtió Yaniuska.

Según Miguel Ángel Hechavarría Andino, especialista en Entomología médica, en Bayamo solo existe un foco confirmado y se localiza en el reparto Latinoamericano, con cuatro viviendas implicadas y se han detectado más de 400 criaturas.

 

Así lo vieron al Caracol Gigante Africano los especialistas de la Agricultura en Granma que participaron en su captura.

Publicado por Marisela Presa en Martes, 7 de mayo de 2019

Ante la presencia de un caracol poco común las personas deben informar al consultorio, al departamento de control de vectores más cercano o al policlínico para hacer el diagnóstico.

“El foco está bajo control por las autoridades sanitarias del policlínico Bayamo Oeste, el área de higiene y epidemiología, especialistas de vigilancia, médicos del consultorio…que integran el grupo social  de enfrentamiento al caracol en este consejo popular.

“La población ha contribuido animadamente en la búsqueda de ejemplares, y en su exterminio”, destacó Hechavarría Andino.

El entomólogo recomienda mantener la vigilancia activa para la búsqueda y extinción en los recintos domiciliarios, incluyendo centros de trabajos, educacionales; sostener una higienización diaria a través del saneamiento ambiental, la chapea, la poda de árboles, la recogida de desechos sólidos, chatarra, neumáticos y otros, propensos a su proliferación.

Según la bibliografía especializada, el caracol Gigante africano constituye hoy una de las 100 peores especies exóticas invasoras del mundo. Mantenerlo al margen, dada su alta reproducción, exige además del control por salud pública o sanidad vegetal, del activismo popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *