Carbonell Alard un apasionado por la historia

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 11 septiembre, 2021 |
0
Foto Archivo historico

Hay nombres que resultan imposibles pasar por alto en la historia de los pueblos, uno de ellos es José Manuel Carbonell Alard, nacido el 28 de abril de 1922 en  Manzanillo y radicado posteriormente  en Bayamo, donde formó parte de una célula contra la tiranía de Fulgencio Batista.

Memorable resultó su participación en la instalación de la primera radio clandestina “La voz de la Sierra Maestra” y tras el triunfo revolucionario de 1959, el desempeño como primer tesorero del Ayuntamiento de Bayamo, el trabajo desplegado en la dirección local de Cultura y en  el archivo histórico que dirigió entre 1967 y 1986.

En la referida ciudad, jugó un papel creativo en diferentes direcciones: aportó la idea referencial a la Ventana de Luz Vázquez, también promovió la estatua de José Martí, ejecutada por  el escultor José Ramón De Lázaro Bencomo (José Delarra),   en la rotonda del reparto Jesús Menéndez, donde aparece la cita del Maestro: Yo tengo de Bayamo el alma intrépida y natural.

Otro de sus grandes aportes en el orden cultural fue  trasladar, desde Santiago de Cuba, los restos de la poetisa María Luisa Milanés y la colocación de la piedra monumental sobre su tumba, cumpliendo el deseo de la devenida Liana de Lux, de igual forma laboró en el cambio de nombres a importantes calles de la ciudad  y sitios históricos .

Reconocido como Personalidad de la Cultura en Granma (1999), Carbonell Alard, recibió el Premio Bayamo, de la  UNEAC, 2004, el Honorífico de Historia José Maceo Verdecia , 2007 y fue laureado al Mérito Literario José Joaquín Palma  2010, entre otros importantes reconocimientos.

Trabajó incansablemente en la  elaboración de  textos para numerosa tarjas y sitios históricos y dejó para la posteridad su libro  Estampas de Bayamo, a cargo de la Editorial Oriente,1982, cuyas apasionantes leyendas , tradiciones y relatos aparecen cada mes en una de las columnas del periódico La Demajagua.

Este semanario  se viste de lujo con sus recuerdos literarios  que reaparecen bajo el nombre Con el polvo del archivo, espacio compilado por el fotógrafo Luis Carlos Palacios Leyva en la que folclor e historia convergen  para mantener latente las ideas de aquel hombre que dejó de existir físicamente el 8 de septiembre de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *