Cargabates, bayamés y comparsero

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 2 enero, 2020 |
0
FOTO/ LUIS CARLOS FRÓMETA AGÜERO

¨Me inicié como bailarín en 1960, en la comparsa del fallecido director de comparsa Miguel Lòpez, éramos varias parejas y figuraba como el más destacado, actividad en la que   permanecí cinco años.

¨Ensayábamos en áreas de la escuela Vicente Quesada , hasta que en1967, la comisión organizadora de los festejos populares integrada por Saturno Bruqueta, Alberto Mola y otros compañeros, indicaron la creación de la comparsa de Salud Pública.

¨Me designaron director y comenzamos los ensayos en la calle Mármol, entre Figueredo y Lora, en Bayamo, ese año, López sacó una comparsa muy vistosa llamada La corte imperial, con tremenda repercusión social, pero la mía, con el nombre de Expo 67, resultó atractiva y el jurado decidió otorgarnos el segundo lugar.

¨A partir de ese momento comencé mis labores al frente de la comparsa y hoy suman 54 años en este movimiento popular con innumerables premios  en el último recibimos diez mil pesos como estímulo para el colectivo, incluyendo a los bailarines y ocho premios, de los nueve conferidos.

¨Resulta habitual el trabajo de mesa riguroso con la presencia del coreógrafo, guionista y el director musical, juntos trazamos la estrategia del espectáculo, de ahí los resultados.

-¿Y ESTE AÑO?

¨Habrá muchas sorpresas para el carnaval , ya tenemos la concepción de lo que sacaremos , pero lo reservo como sorpresa, lucharemos por mantener los premios del pasado año.

-LA SATISFACCIÓN

¨Dirigir una compasa no es tarea fácil, hay que estar atento a muchos factores a la vez , me siento feliz cuando veo al pueblo disfrutando lo que hago, es el mayor estímulo que me ofrecen los bayameses, también cuando me siento en el parque de mi ciudad me regocija el saludo.

-EL COMPROMISO

¨Las nuevas generaciones tienen a su cargo la responsabilidad de preservar esta tradición, estaré dispuesto a ayudarlos para mantener vivo el ritmo contagioso de la comparsa.

¨Imaginariamente siento el cencerro percutir junto al tronar de los tambores y la corneta china mientras la voz del legendario Boris se alza en la multitud, como un reclamo:

-¨Olvidé decirle que fui cargabates del equipo Granma durante diez años, por si   le sirve para algo ese dato¨.

Así nos despedimos con el paso arrollador que impone siempre la comparsa de Boris.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *