Carlos Martí y la lotería de los refuerzos

Los Alazanes se reforzaron con los holguineros Yordan Manduley y Yunior Paumier y el industrialista Noelvis Entenza.
Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 30 diciembre, 2016 |
1
Carlos Martí llega por décimo segunda ocasión a los play off con Granma / Foto Luis Carlos Palacios Leyva
Carlos Martí llega por décimo segunda ocasión a los play off con Granma / Foto Rafael Martínez Arias

Horas antes de llegar a la lotería de los refuerzos, Carlos Martí Santos, mentor de la selección de Granma, había mostrado su interés por dos jugadores de cuadro y un serpentinero. Y el estratega salió satisfecho, porque eso fue lo que escogió.

Razones justificadas asistían a Martí Santos y a su cuerpo técnico ante la necesidad de fortalecer su staff de lanzadores, de ahí la elección de Noelvis Entenza.

El cienfueguero, devenido en industrialista, debe integrarse a la rotación abridora, junto a Lázaro Blanco y el zurdo Leandro Martínez, mientras Yoelkis Cruz, Yanier González y César García asumirán la función de relevo largo, con Miguel Lahera como cerrador.

Aunque en el camino podrían surgir algunas variantes, quizá, esa es la estructuración del cuerpo de tiradores que ha pensado el timonel de los Alazanes para el inicio de los play off, el 4 de enero próximo, cuando enfrente al todopoderoso elenco de Matanzas.

De todas maneras, Entenza no fue la primera opción, esa recayó en el reconocido torpedero Yordan Manduley. Tal vez, algo arriesgado, porque el holguinero estuvo varios meses sin jugar y debutó hace apenas unos días con los Cachorros en la presente campaña.

El también holguinero Yunior Paumier completó el trío de escogidos, en su elección pesó bastante la accidentada segunda etapa que tuvo el antesalista Osvaldo Abreu, debido a su lesión en el hombro derecho.

Con la inclusión de Manduley y Paumier los Alazanes ganan en ofensiva, además aportan experiencia para juegos de mucha presión, como los de postemporada.

Paumier aporta seguridad en la custodia de la tercera base / Foto Ricardo López Hevia
Paumier aporta seguridad en la custodia de la tercera base, además de ser un buen bateador / Foto Ricardo López Hevia

Y si el mánager granmense satisfizo sus necesidades con el objetivo de encarar con acierto la etapa decisiva del campeonato, el avileño Roger Machado volvió a sacar provecho, al blindarse con el patrullero Julio Pablo Martínez (Guantánamo), el camarero Dannier Gálvez (Isla de la Juventud) y el lanzador pinareño Erlis Casanova.

De manera general, los cuatro mentores pudieron reforzarse, por ejemplo el villaclareño Vladimir Hernández optó por el torpedero camagüeyano Alexander Ayala, el espirituano Frederich Cepeda y el santiaguero Alberto Bicet; al tiempo que Víctor Mesa pidió tres tiradores, los pinareños Liván Moinelo (zurdo) y Frank Luis Medina y el experimentado santiaguero Danny Betancourt.

Así, la escena quedó lista para que el primer miércoles de 2017 arranquen las semifinales con los topes Granma-Matanzas, en el Victoria de Girón, y Villa Clara-Ciego de Ávila, en el José Ramón Cepero, de los vigentes campeones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. como dije con anterioridad, el equipo completo debe o tiene que salir al terreno a batearle a todo picher contrario y los pichers nuestros salir con un buen control y olvidarse de que están en otro terreno pensar que están jugando en sus predios con su afición animándolos y salir al terreno a hacer lo que siempre hacen en los entrenamientos o tratar de hacerlo mejor y tendrán el éxito que tanto anelan coronarse Campeones de la pelota cubana