Carnavalear con salud

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 1 agosto, 2018 |
0

Casi pueden escucharse los primeros toques del rumbón mayor en Bayamo y sus habitantes se preparan para jornadas de disfrute, sin embargo, tal placer puede verse frustrado por padecimientos comunes asociados a malas condiciones higiénicas o ingestión indebida de alimentos.

Las autoridades sanitarias de la provincia de Granma, en uso de las facultades que confiere la legislación vigente, han orientado extremar las medidas higiénicas para minimizar o eliminar el riesgo de propagación de enfermedades de trasmisión digestiva.

La Doctora Haydeé María Sánchez Naranjo, directora del Centro provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, informó que entre las medidas organizativas de las fiestas populares pueden señalarse que las licencias sanitarias serán otorgadas por el inspector para avalar las condiciones higiénicas de transportación, elaboración y expendio de alimentos, además habrá presencia de funcionarios en las áreas de carnaval.

La manipulación de alimentos con guantes desechables, un tratamiento superior a los 75 grados Celsius en su centro térmico para los productos cárnicos, pescados y mariscos, la comprobación de que las materias primas tengan origen conocido y fuentes seguras, y no permitir el expendio y consumo de alimentos crudos, constituyen otras garantías.

Por su parte, el servicio de cerveza y refresco a granel se realizará evitándose el derrame al comerciar el producto, y los carros pipas serán inspeccionados por las autoridades sanitarias y sellados después de llenos.

El hielo deberá tener los mismos requisitos sanitarios que el agua para consumo, incluyendo su transportación y manipulación y queda prohibida la utilización de cajas de cartón para envasar comida, al igual que la venta de ensaladas frías, espaguetis y bocaditos de mayonesa de producción casera en las vías públicas.

La directiva explica, asimismo, que el cerdo asado se ofertará utilizando guantes, pinzas, tenazas, espátulas o bolsas de nailon de primer uso, y si el lechón excede las 80 libras tendrá un proceso térmico como garantía de que no queden partes crudas.

Dice, también que se prohíbe la reutilización de vasos desechables y agrega que si los alimentos están conservados según las normas pueden venderse por espacio de cuatro horas, de lo contrario sólo dos después de su elaboración.

Indica que los productos de repostería con merengues, cremas, natillas, carnes, leche y mantequilla no tendrán venta ambulatoria.

La Doctora Sánchez Naranjo apunta que es preciso hacer diariamente la recogida de todos los desechos que se generen y la limpieza y desinfección diaria de todos los locales.

En cuanto a los baños, asegura se ubicarán en sitios donde exista un sistema de evacuación de residuales líquidos, alejados como mínimo 30 metros de donde se elaboren alimentos.

Enfatiza en que los equipos destinados a la recreación cumplan los requisitos de seguridad y los juguetes para el disfrute de los niños se laven y desinfecten todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *