Cederistas en cuerpo y alma

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 27 septiembre, 2019 |
0
Wilson Leyva Espinosa FOTO/Orlando Fombellida Claro

Cuando cumplieron 14 años de edad, Wilson Leyva Espinosa y Víctor Adriano Castillo Tamayo ingresaron a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), en sus respectivos lugares de residencia: Caureje, en Bayamo, y San Antonio, en Buey Arriba.

La incorporación a la organización de masas los hizo sentirse adultos y asumieron con seriedad las tareas que esta les asignó, a tal punto que al pasar el tiempo fueron sus líderes en estructuras de base.

WILSON

Con la energía del joven de 23 años que era, Wilson asumió en 1985 el cargo de coordinador de la zona 183 de los CDR en el municipio cabecera de Granma, que sobresalió por el cumplimiento de la vigilancia tanto en horario nocturno como diurno, apoyo a procesos electorales del Poder Popular, vacunación contra la poliomielitis y donaciones de sangre, humanista acción en la fue Centenaria varios años.

En 2007, por cuestiones de trabajo, se muda del querido asentamiento próximo a la carretera Tunas-Bayamo, en el vial conducente a la presa Cauto del Paso, para el reparto 26 de Julio, también llamado Aeropuerto Viejo, en la capital granmense.

Los nuevos vecinos notan su sistemática participación en las actividades comunitarias, en 2010 lo eligen presidente del CDR y al cabo de seis meses, de la zona 245, declarada al año siguiente, y en los siete posteriores, Vanguardia Nacional de la masiva organización “por los resultados en la vigilancia, realización de trabajos de higienización y otras muchas acciones”, subraya Wilson.

Dicha zona está compuesta por 14 Comités de Defensa de la Revolución y 673 cederistas, que emulan entre sí en el cumplimiento de las tareas de la organización, chequeadas trimestral, semestral y anualmente, “primero en lugares históricos como La Demajagua, la tanqueta de Guisa, el jardín botánico Cupaynicú, la casa natal de Fidel, en Birán, en viajes costeados por nosotros, y después, en nuestros CDR más destacados”.

Wilson remarca que por el entusiasmo, disciplina y motivación de la membresía, dicha zona fue estimulada con el otorgamiento de la sede del acto en Bayamo por el aniversario 54 de la organización de masas, de un encuentro cespediano durante el último congreso de historiadores y certificado por el trabajo con los jóvenes.

Su entrega y dedicación le han sido reconocidas a Wilson con la elección como delegado al Octavo Congreso de los CDR, en el que recibió la Bandera 28 de Septiembre de manos de José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), el Premio del Barrio a su familia y la condición Del Esfuerzo, la victoria, conferida por la Asamblea provincial del Poder Popular (Gobierno).

A esos estímulos añade la Medalla Por la Defensa de la Patria y la Unidad del Barrio, otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba, que recibirá mañana, sábado 28 de septiembre,  en el acto nacional, en Bayamo,  por el aniversario 59 de la fundación de los CDR.

Wilson Leyva muestra fotos y certificados de reconocimiento FOTO/Orlando Fombellida ClaroWilson es capitán del Ministerio del Interior y en el cumplimiento de las misiones dentro de la institución emplea bastante tiempo, pero saca el necesario para dedicarlo a los CDR, en el que se involucra, dice satisfecho “mi esposa, una hija y dos nietos” que forman su núcleo familiar.

VICTOR ADRIANO

Al soñar despierto en los ratos de ocio, durante sus años de estudiante en la academia de la agricultura  Jorge Dimitrov, en Bulgaria; en la Escuela Superior del Partido Comunista de la Unión Soviética, y durante su misión como asesor en el Ministerio de la Alimentación en Venezuela, Víctor Adriano revivía las actividades de los CDR en fechas históricas.

Rememoraba en particular las celebraciones de los 26 de julio, 28 de septiembre y 1 de enero, lo bonitas que se veían las engalanadas comunidades, los platos elaborados por los vecinos y colocados en varias mesas cubiertas con lindos manteles, la música, el baile, los chistes…

Víctor Adriano, quien se desempeñó como cuadro de la Unión de Jóvenes Comunistas, del PCC  y de Comercio, organismo este último en el que se jubiló, ha sido presidente de CDR durante 23 años y 15 coordinador de la zona  cuatro, Nuevo Bayamo.

Víctor Adriano Castillo Tamayo FOTO/Orlando Fombellida Claro

Él considera que “más allá de las complejidades del trabajo que se desempeñe, el de los CDR es una cuestión de convicción de que estos son evidencia latente de la unidad del pueblo en torno a la revolución.

“Y cuando estás convencido de algo, acomodas el tiempo, te proyectas, cumples con tu tarea profesional y también con las no profesional,  participando en la construcción del espíritu unitario. Eso, más el importantísimo apoyo de la familia.

“También es decisiva la voluntad de los cederistas de seguirte, quienes he dirigido en la base siempre me han seguido, he logrado unidad  y cohesión”.

A ellos dedica Víctor Adriano la Medalla 28 de Septiembre que junto con Wilson recibirá maña sábado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *