Celia Sánchez, la madrina

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 11 enero, 2017 |
2

celia-sanchez

Este 11 de enero se cumplen 37 años del fallecimiento de Celia Sánchez Manduley, heroína de la Sierra y el llano de Cuba, quien vino al mundo en Media Luna,  residió en Pilón y desarrolló una intensa actividad revolucionaria en Manzanillo –localidades de la actual provincia de Granma-, y en  todo el país.

FLOR

El doctor Armando Hart Dávalos, en la despedida de su duelo, dijo:
Celia era y será siempre para todos sus compañeros, la fibra más íntima y querida de la Revolución Cubana; la más entrañable de nuestras hermanas. La más autóctona flor de la Revolución.

(…)

Hay que situarla como genuina representación popular de la etapa en que Fidel y nuestro pueblo cambiaron el curso de la historia de América y ayudaron de modo decisivo a la transformación revolucionaria del mundo. Está junto al Che y Camilo. Como ellos, entró por las puertas de la eternidad como símbolo purísimo del pueblo cubano en la época de Fidel.

Celia -Che

GUERRILLERA DE CUERPO ENTERO

Quienes se vincularon de alguna manera a esta cubana insigne, suman cientos. Uno fue el coronel Ramiro  Arturo Aguilera Barreiro (9-2-1926, Manzanillo-24-5-2010, Bayamo) quien la conoció en 1957 y junto a ella colabora con el Ejército Rebelde que operaba en la Sierra Maestra al mando de Fidel Castro Ruz, al cual ambos se incorporan posteriormente.

Ya retirado de las Fuerzas Armadas, Aguilerita, como le decían cariñosamente, contó en una ocasión que aunque Celia era mujer fina, de complexión física en apariencia débil, tenía una gran resistencia, demostrada no solo al acompañar a su padre en la escalada al Pico Real del Turquino, a colocar en la cima de Cuba un busto de José Martí.

Miren que Fidel era incansable y caminaba rápido en las montañas, sin embargo, Celia no se quedaba detrás de él. ¡Qué resistencia tenía! Añadió Arturo Aguilera, e hizo constar que esa característica era una de las que más admiraba en ella.

También encomió que fungía de “económica” de la tropa, llevaba el dinero y el control estricto de los gastos. “A Fidel se podía sacudir por los pies boca abajo, que no soltaba un centavo, él no llevaba dinero encima”.

LA MADRINA

En el libro de 15,3 centímetros de ancho por 23 de alto, y 358 páginas, CELIA ensayo para una biografía, de Pedro Álvarez Tabío, se narra: “en fecha tan temprana como abril de 1957, Raúl Castro escribe en mensaje enviado desde la montaña a Celia, quien estaba entonces preparando en Manzanillo su segunda subida a la Sierra: “Tú te has convertido en nuestro paño de lágrimas más inmediato y por eso todo el peso recae sobre ti; te vamos a tener que nombrar Madrina Oficial del Destacamento. (…) Muchas cartas y mensajes posteriores de Raúl (…) van a estar dirigidas a “Querida Madrinita”.

FRUGAL ALMUERZO

En el aquí mencionado libro de Álvarez Tabío, aparece que en una ocasión varios de sus colaboradores van a recoger a Celia a las 5.00 de la mañana para salir por carretera a una reunión en una ciudad del interior de Cuba. Al montar dijo sonriente a sus compañeros de viaje: “Aquí llevo el almuerzo para no ocasionar gastos a la provincia” y mostró un cartucho de palitroques. “Y, además, les traigo hasta el postre”. Y enseñó otro cartucho de mamoncillos.

Al mediodía, cuando sus acompañantes hacia rato se esforzaban por disimular el hambre, repartió dos palitroques y un mamoncillo por cabeza. De más está decir que todos se sometieron sin chistar a la dieta.

QUÉ ASAMBLEA, DANIEL

Daniel Rodríguez Verdecia, en la actualidad historiador del movimiento obrero en Manzanillo, cuenta que siendo él primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en un municipio granmense, Celia Sánchez asiste a una asamblea de balance del organismo en su localidad, y en el punto de someter a votación la candidatura para el nuevo Comité municipal del PCC, un delegado pide la palabra y objeta a uno de los candidatos, y lo hace exponiendo argumentos fuertes en contra del objetado.

Dice Rodríguez Verdecia que a partir de ese momento él no cesó de pensar en la tremenda descarga que le echaría Celia por el suceso.

Por el contrario, al terminar la asamblea ella le dice: ¡Qué buena asamblea, Daniel, qué buena asamblea! Y lo felicita.

Estas son pinceladas que dejan entrever qué clase de mujer, de combatiente, de amiga, fue Celia Sánchez Manduley, quien hace 37 años partió a la inmortalidad, sin embargo,  La Madrina sigue presente en la mente y el corazón de su pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. La Casa Natal de Celia Sánchez Manduley se fundó como museo el 11 de enero de 1983 realizando, desde esta fecha, una importante labor en la formación patriótico militar e internacionalista no solo de nuestro municipio, sino de la provincia y el país, tomando como punto de partida las relaciones interinstitucionales, los convenios con la Asociación de Combatientes, las Escuelas de Formación de Cadetes, la Escuela Inter-Armas Antonio Maceo, las visitas coordinadas con el MININT y las Fuerzas Armadas Revolucionarias .
    Teniendo como base el legado del pensamiento de Celia profundamente martiana, imbuida desde su niñez en el más ardiente patriotismo y el afán de una sociedad mejor, guiada por el ejemplo de su padre el Dr. Manuel Sánchez Silveira; ella fue desde sus inicios un fiel soldado de la Revolución, ejemplo de dedicación, atención y solidaridad hacia los combatientes. Su sencillez y sensibilidad humana, su espíritu de lucha y de firmeza, su inigualable lealtad y absoluta fidelidad a la dirección revolucionaria constituyen, desde entonces, uno de los ejemplos más elevados de nuestro proceso revolucionario.
    El Museo Casa Natal de Celia Sánchez Manduley constituye hoy una de las joyas más preciadas del patrimonio cubano, frecuentada por los habitantes de la provincia de Granma y de toda Cuba.
    Es una vieja casona construida en 1908 y ubicada en la calle principal del poblado costero de Media Luna, frente al Golfo de Guacanayabo, a unos 120 kilómetros de la ciudad.
    La casa está ubicada en la Avenida Raúl Podio 111, en el barrio de Pueblo Nuevo, municipio Media Luna. Aquí nació la Heroína de la Sierra y el Llano Celia Sánchez Manduley el domingo 9 de mayo de 1920 en horas de la tarde, y vivió toda su niñez, adolescencia y los primeros años de su juventud.
    La institución atesora 271 objetos pertenecientes a Celia una de las colecciones más completas de Cuba, y exhibe en sus ocho salas de exposición las temáticas de su vida y obra: Familia, Niñez y Juventud, Clandestinidad, Sierra Maestra y Revolución.
    Entre las particularidades que caracterizan la arquitectura en madera en este período, se destaca la modificación de las proporciones de los elementos portantes. Las columnas de madera se hacen más delgadas y esbeltas, combinándose en grupos de dos o tres elementos y se incrementa la decoración entre ellas. Las rejas y barandas de hierro son sustituidas por piezas de madera que adoptan variadas formas, las celosías y otros aspectos decorativos, que tenían un uso discreto y moderado hasta el momento, adquieren mayor profusión y complejidad en las soluciones de las paredes de tabla, se adoptan nuevas formas de colocación de sus componentes y los anchos de los mismos se reducen con respecto a edificaciones más antiguas.
    La planta de la casa es de forma compacta, tiene un pasillo lateral, patio y traspatio pletóricos de una hermosa jardinería y árboles frutales; en la época en que la familia vivió en ella, esta área limitaba al fondo con los márgenes del rio Vicana. En al año 1940 la familia se traslada a vivir al poblado de Pilón y a partir de ese momento la casa tuvo diferentes inquilinos, hasta que al morir Celia en 1980, por decisión del gobierno y patrimonio cultural se inicia la primera reparación capital del inmueble en el año 1983, como parte de la labor de generalización cultural, la casa fue escogida como digna sede del museo municipal en 1990, con motivo del septuagésimo aniversario de su natalicio, inaugurada como museo memorial, declarándose además con la categoría de Monumento Nacional el 9 de enero de ese mismo año. Ha sido sometido a varias reparaciones capitales, la última de las cuales la hizo merecedora del Premio Nacional de Restauración y Conservación del año 2004, otorgado por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural.
    La casa como patrimonio histórico cultural. Montajes museográficos que se han realizado.
    En el año 1980 con motivo del fallecimiento de la Heroína de la Revolución cubana Celia Sánchez Manduley se decide por parte de las autoridades del gobierno, del Partido y de Ministerio Cultural que la casa donde nació la aguerrida revolucionaria sea sometida a una reparación capital para que se convierta en sede del museo municipal de Media Luna, dándole cumplimiento además, a la Ley 23 de la Asamblea Nacional que promulgo la creación de estas instalaciones en todos los municipios del país. Este hecho cultural causo un gran impacto en pueblo, fue la primera vez que los medialuneros tuvieron la posibilidad de contar con un museo.
    Fue inaugurado el día 11 de enero de 1983 por Pedro García Ministro de Cultura en ese momento. Estuvieron presente también Melba Hernández, Jesús Montané, Pedro Álvarez Tabío y otros dirigentes del Partido, el Gobierno y la dirección de cultura en Granma, así como familiares, combatientes y amigos allegados a Celia.
    El montaje museográfico fue asumido por la Dirección de Patrimonio en Granma, se mostro una colección compuesta por 271 objetos vinculados a la historia local. La institución fue visitada por el comandante en jefe el 18 de diciembre de 1986, con motivo de la celebración del 30 aniversario del Reencuentro con Raúl Castro en Cinco Palma.
    En el año 1988 cierra sus puertas nuevamente para ser sometida a reparación parcial y se reinaugura, esta vez como Museo Memorial, el día 9 de mayo de 1990, coincidiendo con septuagésimo aniversario del nacimiento de Celia. El montaje estuvo a cargo de Pedro Álvarez Tabío, director de la Oficina de Asuntos Histórico del Consejo de Estado y por el prestigioso museógrafo José Linares, de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural.
    Se expusieron 133 objetos pertenecientes a Celia Sánchez, en su mayoría de valor 1, dejándose la Carabina M1 que le fue asignada por el Comandante en Jefe en la Cierra Maestra, esta pieza desde el punto de vista histórico es la más valiosa de la colección, la acompaño durante toda su etapa guerrillera y la conservo cuidadosamente hasta su fallecimiento.
    En el año 2003 la casa se somete a otra reparación capital y expone un nuevo montaje asumida por la Dirección Provincial de Patrimonio y el museógrafo Pedro Fuentes, se cambia completamente el diseño de las vitrinas y se reduce el número de exponentes dándole a la casa un lugar privilegiado dentro del discurso museológico como exponente significativo de la arquitectura en madera de principios del siglo xx. Otro elemento novedoso que se introduce dentro del discurso museológico es el patio, que fue sometido a una intervención cultural por parte del Jardín Botánico Cupainicú de Granma, convirtiéndose en una sala de exposición más, donde se pueden apreciar plantas de jardín que eran de la preferencia de Celia, como las orquídeas, las mariposas, los mantos y los helechos.
    Esta restauración le hizo merecedora en el año 2004 del Premio Nacional de Restauración que otorga en Cuba la Comisión Nacional de Monumentos.
    En el año 2015 se somete nuevamente a una restauración parcial y a un nuevo montaje realizado por la Dirección Provincial de Patrimonio. Se renueva la jardinería del patio y se emprende el proyecto Orquídeas para Celia que permitió inaugurar un pequeño orquidiario con más de 180 plantas y 29 variedades de orquídeas, así como de mariposas blancas, amarillas y anaranjadas.
    Se introdujo en esta área también un objeto de gran valor histórico y de atracción, el jeep Gaz 69 utilizado por Celia en gestión de trabajo cuando visitaba la zona oriental costera, para el que se construyo un garaje que armoniza perfectamente con la arquitectura del inmueble.
    Y es que este museo se destacada por su autenticidad histórica e integridad de este patrimonio cultural convertido en símbolo que irradia elementos inmateriales relacionados con sus valores arquitectónicos, históricos y patrimoniales. Convertido hoy, en un punto de encuentro de admiradores, investigadores de la vida y obra de Celia Sánchez Manduley, como personalidad relevante de nuestra historia local y nacional.

  2. Soy estudiante de la Universidad de Holguín de la carrera de Historia, primer año y mi comentario es el siguiente: Celia Sánchez Manduley que fue y ser grande en su abnegación heroica y en su lealtad incondicional ,grande en su identificación con el pueblo ,en su amor a la Revolución y en su interés apasionado por los demás ,grande en su preocupación por los aspectos más concretos y decisivos de cada obra de la Revolución ,grande ,quizás ,sobre cualquier otra virtud ,en su modestia y sencillez. de Holguín de la carrera de licenciatura en Historia. En Celia cobró carne la gracia inigualable de la mujer cubana, la frescura proletaria y campesina de nuestros trabajadores, la alegría vital de nuestros niños, la firmeza y el valor de nuestros combatientes. Todo eso permite recordarla para siempre, viva y vigente, presente y activa, como lo que fue y será en el recuerdo de todos los cubanos. Pero espero que publiquen elementos menes tenidos encenta que formaron parte de su desarrollo intelectual como Revolucionaria martina. Quisiera que abordaran el tema de la Casa Natal de Celia que constituye hoy una de las joyas más preciadas del patrimonio cubano, frecuentada por los habitantes de la provincia de Granma y de toda Cuba.