Centro cubano de alta tecnología prevé investigaciones y productos de mayor impacto

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 15 enero, 2021 |
0
FOTO/ Autor desconocido

La Habana, – El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) se propone proyectos superiores como una de las dos Empresas de Alta Tecnología (EAT) aprobadas recientemente en el país, señaló el Doctor en Ciencias Biológicas Gerardo Guillén Nieto, director de Investigaciones Biomédicas en la institución.


La biotecnología permite un salto cualitativo en la capacidad empresarial, debido a la innovación, pues la investigación científica posibilita la obtención de productos novedosos con alto valor agregado en relación con su costo de producción, explicó el Investigador y Profesor Titular.

Añadió que el conocimiento incorporado en los procesos constituye la base de las EAT, que a su vez tienen como requisito fundamental el impacto de la investigación- desarrollo en los resultados de la entidad y en sus perspectivas de progreso.

El experto en vacunas especificó que los indicadores para optar por esta condición consisten en producir, exportar, tener rentabilidad, contar con creaciones innovadoras patentadas, publicaciones científicas de gran repercusión y otros logros.

Comentó que el CIGB cumple ampliamente esas condiciones, una muestra es su medicamento Heberprot-P, fármaco exclusivo cubano con notables éxitos en el tratamiento de las úlceras provocadas por el pie diabético de alto grado de complicación clínica, el cual se aplica en la actualidad en más de una veintena de naciones.

Guillén Nieto señaló que al reconocerse como centro de alta tecnología las metas deben ser mayores en alusión a sus estudios y cartera de productos, y ello implica acelerar las investigaciones.

Refirió la necesidad de incorporar a las rutinas productivas las experiencias del trabajo durante la pandemia, cuando la potencialidad de la institución se redireccionó para el enfrentamiento del SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.

Se alcanzaron importantes resultados en tiempo récord, añadió, lo que normalmente nos hubiesen tomado varios años para su descubrimiento e introducción; e implementamos otros métodos organizativos mediante el empleo del personal más idóneo por su experiencia y capacidad para cada tarea.

El especialista, también vinculado durante su trayectoria con medicamentos para la Hepatitis B y el virus del papiloma humano (HPV), resaltó el rol de los jóvenes científicos en el combate contra el coronavirus, quienes demostraron compromiso y consagración y trabajaron a la par con los más experimentados.

Mencionó que ser EAT estimula a los investigadores, pues el CIGB tiene más solvencia financiera para distribuir trimestralmente hasta el 30 por ciento de sus utilidades entre los trabajadores e impulsar la actividad de investigación desarrollo e inversionista.

Otras ventajas resultan las libertades para importar y exportar de manera directa y el alivio del pago de los aranceles sobre el equipamiento y las tecnologías adquiridas por la empresa, así como facilidades desde el punto de vista tributario y fiscal.

Guillén Nieto reconoció la integración como factor esencial para lograr la categoría, y recomendó a otros aspirantes fortalecer los vínculos y el trabajo en equipo con el Ministerio de Salud Pública, otras entidades del sector y especialmente con las universidades, en aras de suplir sus dificultades y obtener mejores resultados.

En su opinión, esa posibilidad de unión es una de las principales fortalezas de la ciencia cubana, limitada en gran medida por el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos.

A eso se suma, agregó, la voluntad política de la dirección del país, promovida por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y reafirmada por el gobierno actual, de respaldar a los científicos y contar con su aporte para la toma de decisiones en todas las esferas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *