Centro de Inmunoensayo dota a Cuba de diagnosticador efectivo y de alto alcance para la Covid-19 (+ video)

Share Button
Por Trabajadores | 10 junio, 2020 |
0
FOTO/Granma

El Centro de Inmunoensayo, como las restantes empresas de BioCubaFarma, contribuye en el enfrentamiento a la COVID-19 en la nación antillana a partir del diagnosticador con sistema ultramicroanalítico UMELISA SARS-CoV-2 igg, efectivo y de alto alcance.

Así lo afirmó Niurka Carlos Píaz, directora de la entidad, en el habitual espacio informativo Mesa Redonda, la cual se refirió a los diferentes usos del sistema, entre los que destacan la posibilidad de rastrear contactos de las personas confirmadas, conocer los individuos asintomáticos y la respuesta de anticuerpos del organismo para el posterior desarrollo de una vacuna, entre otros.

Sobre el estudio efectuado con esa tecnología en algunas comunidades del país en las llamadas zonas de silencio, la funcionaria declaró que ya culminó la primera fase y ahora se analizan sus resultados.

Tenemos más de mil 900 servicios con tecnología SUMA, de ellos 233 con equipamiento para el diagnóstico, los que tributan directamente a la pesquisa en los diferentes centros de salud de la geografía nacional, significó la especialista.

Los investigadores están empeñados, comentó, en varios modelos de ensayos para dar respuesta al diagnóstico y seguimiento de la enfermedad en el país.

Explicó que para ello se requiere de materias primas en el menor tiempo posible, en su mayoría materiales biológicos, por lo que el Centro trabaja de conjunto con el CIGB para obtenerlas, lo anterior ejemplifica también la integración entre las empresas del Grupo.

Recordó la dificultad para adquirir a nivel internacional los test de diagnostico debido a su alta demanda, por lo que el Centro se volcó, desde el inicio de la epidemia, en trabajar con la tecnología que disponían y así abaratar los costos.

Asimismo resaltó que la entidad trabaja hoy en la producción de tres diagnosticadores; el primero para la detección de anticuerpos totales y el segundo de anticuerpos IGGM, el cual será capaz de identificar individuos infestados recientemente por el coronavirus SARS-CoV-2.

En tanto, el tercer proyecto posibilitará reconocer personas que están infestadas en el momento de la prueba a través de la detección de antígenos, acotó.

Con 33 años de experiencia, el Centro de Inmunoensayo constituye piedra angular para el diagnóstico de enfermedades en Cuba y, en ese sentido, asegura la soberanía tecnológica del sistema nacional de salud.

Soluciones y novedades científicos cubanos ante la COVID-19

Nuevos productos, ensayos clínicos e incremento de la capacidad de procesamiento destacan en la respuesta del Centro Nacional de Investigaciones Científicas ante la COVID-19, dijo hoy el director de esa institución, Julio Alfonso Rubí, durante la Mesa Redonda sobre la situación epidemiológica.

Primero, nos enfocamos en aportar desde la prevención, con la elaboración de un jabón de aceite de girasol ozonizado, que también tendrá mucha utilidad en tiempos pos COVID-19, apuntó.

Luego, creamos una solución hidroalcohólica con oleozon, que hoy tiene una demanda de más de 200 mil litros. En general, vamos en pos de adquirir una gran escala productiva, en medio de una lógica aceleración de los procesos, señaló el directivo.

Además, trabajamos en el oleozon, que disminuye la carga viral, así como dos propuestas de ensayos clínicos, uno en busca de lograr la negativización ante la prueba PCR para determinar la COVID-19 y otro como ensayo observacional en convalecientes de esta enfermedad que presenten deterioro por los daños del virus, puntualizó.

Asimismo, incrementaremos la administración rectal de oleozon, lo cual puede mejorar la evolución ante el coronavirus, agregó.

También, para evitar que los pacientes de riesgo lleguen a estados graves, trabajaremos con un antiagregante plaquetario, habida cuenta de los síntomas que preceden al empeoramiento de la salud, refirió.

Respecto a este último medicamento, hay un antecedente en Cuba, relacionado con ictus isquémicos, con una recuperación más rápida y menos recurrencia en los afectados, comentó.

Estudiar la efectividad de algunos de estos tratamientos es fundamental, para el momento en que bajen las cifras de infección, con el riesgo y la recurrencia latentes.

Igualmente, en CENIC fabricamos suplementos nutritivos, como tabletas de moringa y anamú y un producto con propoleo, como aporte contra el virus, añadió.

El CENIC en estos momentos de crisis, participa con encadenamientos productivos y búsqueda de soluciones, comprometido con el pueblo y con seguir dando frutos, a pocas semanas de llegar a los 55 años de institución, una especie de madre de centros científicos cubanos, enfatizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *