Centros de elaboración: Donde también se decide el aislamiento

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 24 abril, 2020 |
0
FOTOS/ Rafael Martínez Arias

Incesantemente, desde las 7:00 am y durante 12 horas, los trabajadores del centro de elaboración para unidades de la Empresa de alojamiento y recreación en Granma, conforman una diversa gama de alimentos que luego, se expenden en los barrios, muy cerca de la casa de las personas, para que estas puedan mantener su aislamiento frente a la amenaza de la Covid 19.

Alrededor de 1,5 toneladas de productos diarios y 40 al mes, materializa este establecimiento, ubicado en la bayamesa avenida Francisco Vicente Aguilera, y que ya exhibe una atractiva imagen interior, como parte de un programa de remodelación aún en marcha, que busca dotarlo de mejores condiciones estructurales, con impacto en crecientes volúmenes productivos y mayor inocuidad de los alimentos.

Alexis Hernández García, administrador, informó a la prensa que, de los 56 trabajadores del colectivo, 49 accionan directos a la producción en dos turnos de trabajo ahora con 12 horas; mas, el centro proyecta extender su quehacer a 24 horas, a lo cual contribuirá la inserción cercana de la empresa a la cual pertenece, a la llamada autogestión de recursos, amparada por la resolución 99 del Ministerio de Comercio Interior.

Priorizar elaboraciones a base de carnes pero con extensores, para poder brindar mayores cantidades de alimentos, centra la atención del establecimiento por estos días de enfrentamiento a la Covid 19, de ahí que más que jamones, por ejemplo, el objetivo es producir croquetas, jamonada, picadillos, empanadillas, pasteles y otras destinadas a mercados ideales de Bayamo, y unidades de alojamiento de toda la provincia, estas últimas vinculadas ahora a las ventas móviles de alimentos en las comunidades.

Como señala Hernández García, tres de las unidades de la empresa, accionan hoy como centros de aislamiento, por tanto, hacia ellos también se dirige la voluntad del colectivo de este centro de elaboración, el cual en sí mismo también es decisivo para que la población en general cumpla con el aislamiento social, al garantizar la producción de buena cantidad de alimentos que luego otras unidades acercan al barrio.

Comprometidos con esa misión el citado colectivo trabaja cada día incesantemente, a pesar de lidiar con tecnología obsoleta, que anda gracias a las habilidades de los elaboradores y al esfuerzo innovador del colectivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *