Cercanía de amor

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 22 noviembre, 2017 |
0
El Hospital Ginecobstétrico Fe del Valle Ramos, de Manzanillo atiende a todas las mujeres de los municipios de la antigua región del Guacanayabo./FOTOS: Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- La yarense Yanelis González González y la medialunera Yenni Salcedo, se estrenan por estos días como madres, y los pequeños gozan de buena salud con los cuidados que les brinda el colectivo de especialistas del Hospital Provincial Ginecosbtétrico Fe del Valle Ramos, de esta costera ciudad. 

Ambas jóvenes forman parte de las casi 30 mujeres que se atienden ahora en la sala de puerperio inmediato, espacio donde en las primeras 24 horas, las progenitoras tienen a los bebés sobre el pecho, en un procedimiento que se conoce como “piel a piel” , “alojamiento conjunto” o “madres – canguro”.

Yanelis sonrié feliz y valora al procedimiento “piel a piel” de muy efectivo/ FOTO Roberto Mesa Matos.

Yanelis, de 24 años de edad,  dibuja una sonrisa en su rostro y manifiesta que así es más seguro: “Siempre una extrema los cuidados para que no suceda nada, pero los médicos nos explican los beneficios y uno accede por la salud de los pequeños. Es una cercanía de amor, al ser de los primeros contactos. Me siento segura y feliz.”

Apenas acabada de salir del salón de partos, Yenni, de 27 años, describe: “Tener a mí bebé tan cerquita se siente divino. Siento su respiración; los médicos y enfermeras son gentiles y lo explican todo.

El contacto piel a piel (COPAP) consiste en poner el bebé sobre el pecho sin restricciones, garantizando  vigilancia durante el procedimiento, para evitar cualquier accidente.

Conversar con el doctor Hugo Torres, especialista en Neonatología, con más de tres décadas de experiencia, se convierte en instante de fácil aprendizaje al abordar el tema de manera directa y comprensible para todos.

“Si usted me quiere, el cariño va a llegar a mí, si no, me siento abandonado. Siempre digo que las mujeres deben ´parecerse´ a las gallinas: no desprenderse de los bebés hasta que se les recomiende”,  y el equipo de periodistas sonríe al conocer la inusual comparación, pero el experto aclara enseguida.

“Los niños están ´pegaditos´: en su microambiente y temperatura, sintiendo y escuchando a la madre, que no puede estar ansiosa, porque el infante lo ´capta´ y entonces no avanza. La progenitora lo asume de manera consciente y convencida y va adelante, salvo excepciones”.

El doctor Torres recalca, además, que las bondades de la lactancia materna favorecen el desarrollo de los recién nacidos: evitan las diarreas y es el alimento más seguro y confiable. “Yo les digo a mis pacientes: a lo hecho, pecho, que para eso lo tiene”.

La sala de puerperio inmediato está bien organizada y al momento de nuestra visita, los galenos y estudiantes realizaban el tradicional chequeo matutino.

“Aquí nos esforzamos a diario para que los bebés, sus madres y familiares estén satisfechos”, dice la licenciada Arletis Acosta López,  jefa de enfermeras de ese salón.

“Temprano analizamos la evolución de los recién nacidos y de sus mamás, la estancia no supera las 24 horas”, dice la joven profesional y agrega que las atenciones se personalizan cuando existen algún problema, como pacientes que ingresan con mastitis, sepsis urinarias u otras patologías que demanden procedimientos específicos.

El colectivo de especialistas del Hospital Provincial Ginecosbtétrico Fe del Valle Ramos, de la ciudad del Golfo, exhibe hoy una tasa de mortalidad infantil de 1, 74, fruto de tres mil 341 niños nacidos vivos, residentes en los municipios de la región del Guacanayabo.

La doctora Rita Ruth Roldán, subdirectora de aseguramiento médico de la institución asistencial, afirma que todas las madres y sus familiares están informados de las bondades del procedimiento “piel a piel”, lo que no significa hacinamiento hospitalario, porque hay garantía de camas y cuneros.

“No siempre obtenemos la compresión que demanda esa manera de asumir el nacimiento de un niño o niña en las primeras horas. Hemos estado haciendo una labor con las enfermeras especialistas en neonatología, las obstetras, psicólogas y los funcionarios de atención a la población  esclareciendo  cada detalle para un eficaz resultado de esta práctica”.

Yanelis abriga en su pecho a Magdiel, mientras Yenni deja un suave beso en la frente de Alexander. Muy pronto estarán en casa para hacerlos progresar sanos y felices, amor que comenzó a crecer desde la cercanía  “piel a piel.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *