Certificación orgánica, una garantía de vida

Share Button
Por Andy Zamora Zamora | 21 octubre, 2017 |
0

Promotores agroecológicos de la región oriental avanzan en el proceso de socialización de experiencias sobre la certificación orgánica de productos obtenidos en condiciones naturales, según trascendió en un encuentro, que tiene lugar en la Cooperativa de Créditos y Servicios Fortalecida VIII Congreso, de Cauto Cristo.

La cita forma parte de un programa de capacitación a los asociados de esa entidad, por parte de un centro con sede en Santiago de Cuba y busca propiciar la comercialización de alimentos sanos, con garantía, según normas establecidas de monitoreo y control.

Para alcanzar tal objetivo, los participantes cuentan con prácticas en provincias como Holguín, donde el trabajo incluye valoraciones de factibilidad y procederes legales para emprender la venta, a mediano plazo, como mercado alternativo al empleado por quienes para alcanzar sus obtenciones utilizan elementos químicos contaminantes y dañinos para la salud.

Virginia Corrales Pérez, Coordinadora del proyecto aseguró que “el tema es relativamente nuevo en el país y es impulsado por el Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales (INIVIT), el cual ya realizó un experimento piloto con un sistema de certificación participativa y constituye el facilitador del evento.”

Las acciones para la ejecución del novedoso aparato económico incluyen la capacitación, formación e implementación de las normas, en la cual están presentes permacultores, asociados a las labores agrícolas y especialistas de la Universidad de Granma.

Apostar por un proceso de calidad para beneplácito colectivo resulta prioridad, pues “buscamos la integración de todos los sectores y de quienes desde el campo pueden aportar a la satisfacción de las demandas del pueblo y para ello es preciso escuchar sus opiniones, hacerlos parte de las decisiones respecto a cómo promover un cultivo a favor de la salud, del medio ambiente”, refirió Mayelín Aguilar Almaguer, Presidenta del Grupo Gestor Local.

Varias organizaciones e instituciones propician el desarrollo de iniciativas para alcanzar mejores cosechas en esta unidad, donde el método Campesino a campesino ha permitido la participación de mujeres en cada tarea, como parte de la sensibilización sobre su protagonismo social.

Madelaine Machado Diéguez, de Santiago de Cuba aseguró sentirse satisfecha de un evento, donde lo más fructífero es el perfeccionamiento de un modelo económico donde la gestión alimentaria constituye prioridad:

“Para mí como campesina es una oportunidad y tiene gran repercusión el taller porque el propósito consiste en otorgar un espacio dónde diferenciar bienes de consumo dañinos, de los saludables.

“Se trata de formar una cultura por el bienestar comunitario y aportar desde el campo vegetales, viandas o frutas de óptimo resultado para el organismo.

En la cita anual convergen permacultores, (quienes buscan la utilización de espacios pequeños para favorecer el medio ambiente) de sitios como Baracoa, donde el Parque Nacional Alejandro de Humbolt más allá de sus atractivos, contiene un clima favorable para la germinación.

“Hace tres años comencé con un proyecto en esa zona, pero la forma más apropiada para desarrollar habilidades prácticas  ha sido la preparación en conferencias específicas como esta, donde aprendemos cómo preservar la vida, desde una parcela, aseguró Onairis Jiménez Guilarte, residente de la Primada de Cuba.

El amplio taller de una semana, concluye este sábado, luego de la impartición de varias temáticas de la agricultura comunitaria y el desarrollo local, parte de los primeros pasos ante el reto de lograr la soberanía alimentaria a partir de la producción familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *